Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Recetas

Tres recetas con boniato, la patata dulce

Más saludable que la patata el boniato aparece aquí asado, cocido, mezclado con parmesano y relleno de quinoa

Ésta es una de las tres recetas de boniato de hoy
Ésta es una de las tres recetas de boniato de hoy
Actualizada 23/11/2020 a las 17:59

Sabía que era otoñal antes incluso de saber que era un tubérculo. No había más que verlo, tan naranja, tan potente, tan “me como uno y estoy llena un mes”. Estaba claro que el boniato tenía que ser de los meses de frío. Y lo es. Es cierto que ahora mismo con el ansia viva que tenemos de quererlo todo ya, esa impaciencia que nos ha creado la globalización, se puede encontrar durante todo el año. Pero el boniato, que se conoce también como batata (muy fan), está diseñado para llenarnos de calorías que nos hagan aguantar mejor el frío. Para compensar también tiene vitaminas y bien de minerales, pero para esas cosas técnicas ya tenemos la Wikipedia. Esta columna es para centrarnos en el papeo. ¡Y qué papeo! Siendo yo tan de patata y tan de dulce estaba claro que a mí el boniato me iba a encantar. Y en cuanto vi una receta que se llamaba Gnudi de boniato supe que estaba destinada a hacerla. Porque gnudi significa “ravioli desnudo” y me pareció pura poesía. Hacerlos no tanto porque puse perdida la cocina, se me rompieron, se me quedaron crudos, me hicieron sudar y despotricar pero al final lo conseguí y, ¡ayyyy, amigos, qué satisfacción! Qué sensación de triunfo. Todo aderezado con queso azul que es el sabor que deberían de tener todas la victorias. Para compensar esta fiemez empapuzante hice al día siguiente un boniato asado relleno de quinoa, tan sana ella, con su aguacate, sus tomatitos, su gambón... Poco tardé en volver a caer en el mundo del fiemismo y en hacer una crema de patata y boniato con nata y con mantequilla coronada con setas. No me juzguen, el frío ha llegado y el cuerpo necesita calor extra. Y yo al boniato le debía una segunda oportunidad porque la primera vez que lo cociné no me entusiasmó. Pero yo no soy de rendirme. Por eso me he comprado ropa de hacer deporte en el Black Friday, porque confío en salir a quemar los extras boniatiles del finde.

Te puede interesar

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE