Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El membrillo es uno de los olores de mi infancia. Hoy, tres recetas

El dulce de membrillo de Angelita Alfaro, un bocadillo crujiente con mozzarella y una ensalada otoñal y deliciosa

Ampliar Con un queso más fuerte que un mozzarella yo creo que estará más rico.
Este bocadillo crujiente es una de las tres recetas con membrillo de hoy.
Actualizado el 06/12/2022 a las 08:11
Para mí los membrillos no huelen a campo ni a recetas deliciosas. Huelen al coche de Pilartxo, la madre de mi queridísima amiga María. Los llevaba siempre en la bandeja de atrás de ese coche blanco que me parecía lo más porque tenía los asientos tapizados con tela vaquera y pespuntes de colores. Y cada vez que nos venía a buscar al cole nos metíamos en esa burbuja que olía a membrillo y a chucherías. Porque Pilartxo siempre nos traía caprichos. Por eso era una gozada verle aparecer por el patio con esa sonrisa que le hacía achinar los ojos casi hasta hacerlos desaparecer. Sigue sonriendo así y sigue consintiéndonos en cuanto tiene ocasión. Ahora lo hace sobre todo con nuestras hijas, pero os diré una cosa malditas enanas que os habéis llevado la atención de todas nuestras personas favoritas: el solomillo con roquefort de la cena del día de Reyes lo sigue haciendo por mí. ¡Chinchaos, usurpadoras! Yo tardé mucho tiempo en deducir que esas frutas amarillas del coche eran de dónde salía ese dulce maravilloso que combina tan bien con los quesos. Con todos. Pilartxo me descubrió que son un ambientador genial y Angelita Alfaro me enseñó cómo convertirlos en un manjar. Trabajo en equipo, chicas. Qué suerte tengo de haber crecido tan bien rodeada y de seguir estándolo. Les chivo hoy la receta del dulce de membrillo de Angelita y, además, otras dos recetas que improvisé con él. Una ensalada con jamón de pato, gorgonzola y nueces, y un bocadillo rebozado. Sí, como lo oyen, va untado en huevo y leche cual torrija. ¡Torrija! Pero este además de esponjoso queda crujiente. Un crunch-crunch celestial en cada bocado. Eso sí, yo usé mozzarella pero quizá con un queso más fuerte hubiera estado todavía más rico. Pongan membrillo en sus vidas, pero sobre todo llénenlas de mujeres increíbles que las hagan más entrañables y felices.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora