Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Análisis

Osasuna cae en las arenas movedizas

Los rojillos cayeron en la trampa del Getafe y acabaron engullido

Ampliar David García se impone en el salto a Gastón en uno de los duelos.
David García se impone en el salto a Gastón en uno de los duelos.GOÑI/URDÍROZ
Publicado el 19/09/2022 a las 06:00
Estar desquiciado significa “estar alterado y fuera de sí o haber perdido la tranquilidad o la paciencia”. Así acabó este domingo el osasunismo con el árbitro Isidro Díaz Díaz de Mera. El acta parece más un parte de guerra que un partido de fútbol: 15 tarjetas (12 amarillas y tres rojas). 
Y no solo a jugadores, la mano del castellano-manchego también llegó al área técnica. Jagoba Arrasate y el visitante David García fueron amonestados. Mayor castigo recibió, según el acta, el preparador físico rojillo Juantxo Martín que fue expulsado por “protestar de forma ostensible con los brazos en alto”. Toda una retahíla de incidencias que dejó el Osasuna-Getafe.
En lo deportivo, el guion no sorprendió a nadie. El Getafe, a pesar de tener un plantel lleno de jugones, edificó la victoria con hormigón armado con un sistema de tres centrales formado por Domingos Duarte, Mitrovic y Gastón. 
Tres armarios de 1,90 metros y con cara de pocos amigos. En este contexto, el técnico Quique Sánchez Flores no hizo más que darle continuidad a la tela de araña tejida por su antecesor José Bordalás
Partido, a poder ser, cerrado donde pasen pocas cosas, haya interrupciones -se llegaron a las 30- y el tiempo corra sin que nadie se de cuenta. Osasuna, como en anteriores temporadas, volvió a caer en la trampa y fue engullido de forma evidente. Los rojillos cometieron el error de poner un pie sobre las arenas movedizas y, cuando se quisieron dar cuenta, ya era demasiado tarde. Mala suerte -y mala defensa- de Nacho Vidal en el 0-1. Autoexpulsión del Chimy Ávila y guion plácido para el Getafe. ¿Qué más quieres, Baldomero?
Las simulaciones y las pérdidas de tiempo también fueron recurrentes. Osasuna se fue calentando y endureció el partido con varias entradas evitables, sobre todo en la segunda mitad, pero los visitantes multiplicaron el dolor con gestos o gritos que sacaron de sus casillas al graderío. El árbitro, por supuesto, no estuvo acertado en el criterio ni supo manejar el duelo. Por otra parte, cada saque de banda, falta a favor o balón en posesión del meta David Soria era oxígeno para los azulones.
En este sentido, los rojillos se fueron diluyendo y desaparecieron sus prestaciones entre las arenas movedizas. En inferioridad numérica y desquiciados, la presencia en el área fue residual en el segundo acto aunque siempre estuvieron cerca de meterse en el partido. 
Arrasate trató de agitar el árbol pronto y, al minuto 57, ya había hecho un doble cambio. Salieron Rubén Peña y Abde para buscar profundidad. Dieron ocha chispa al ataque navarro, pero sin incidencia en el marcador. Dio la sensación de que, aunque el envite hubiera durado tres horas más, el Getafe ya le había sacado a Osasuna del partido hace tiempo. 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE