Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suplemento Osasuna

El reformado Sadar, uno de los estadios más verticales de Europa

La verticalidad es una de las señas de identidad que presenta el nuevo recinto que este sábado verán por primera vez los aficionados

*Una imagen panorámica del estadio de El Sadar, ya preparado para abrir las puertas al público
Una imagen panorámica del estadio de El Sadar, ya preparado para abrir las puertas al públicoJosé Carlos Cordovilla
  • Diario de Navarra. Pamplona
Publicado el 14/08/2021 a las 06:00
El periodista deportivo del diario The Guardian, Sid Lowe, contaba en noviembre de 2019 cómo había sido su experiencia de visitar El Sadar y ver al frenético Osasuna de Arrasate. “Juegan como si les hubieran cortado los cables de los frenos”. En el texto resaltaba la especial geometría de la tribuna alta. Vertical como el fútbol navarro. “Es un estadio con la grada principal tan empinada y tan apretada que se sientes como si fueras a caer al campo de abajo”, reflejaba. “Los hinchas se acercan y te tocan, se sienten con las piernas colgando sobre las barreras, golpeando el tambor, ondeando banderas”.
La verticalidad es precisamente una de las señas de identidad que presenta el nuevo recinto que hoy verán por primera vez los aficionados. El Sadar ofrece por fuera un aspecto imponente por las dimensiones estructurales y por dentro, una cara de campo cerrado y uniforme con una grada nueva que da vértigo para esas seis mil nuevas butacas.
Pamplona cuenta con uno de los estadios más verticales del panorama internacional. El segundo anillo de gradas alcanza nada menos que los 40 grados de inclinación, equiparándolo de esta forma al ángulo que ofrece la tribuna alta desde que se edificara en 1990.
Los espectadores de esos nuevos graderíos superpuestos no estarán tan lejos del terreno de juego. Con ello se consigue el efecto deseado por los arquitectos del estudio OFS: ser envolvente.
EL SONIDO QUE SE QUEDA
Este diseño es el que permite que la acústica tenga una particularidad. Al ser estanco suena más por dentro y menos por fuera. Un estudio elaborado por ID Ingeniería Acústica concluía que el nuevo estadio “mejora los niveles de inmisión de los edificios adyacentes y reduce el impacto acústico de los mismos”. Se hicieron tomas reales en distintos partidos cuando había público y la presión sonora media fue de 90,1 decibelios en esos 90 minutos, “intensidad que se considera muy alta”. Con el nuevo estadio, el informe asegura que se alcanzarían los 91,2 decibelios pero ese aumento de ruido ambiental no se propagará en el exterior.
El carácter envolvente fue el arma del proyecto Muro Rojo y que sedujo al aficionado. “Queremos batir el récord de decibelios”, ensalzaron los diseñadores recordando aquellos 115,17 que se registraron en un Osasuna-Real Madrid de 2009 con el gol de Juanfran que daba la salvación.
Es un Sadar empinado, con las esquinas cerradas y cubierta única, que permite al aficionado estar siempre cerca del campo. La grada tradicional de abajo, muy próxima al terreno, tiene una angulación de 30 grados. Si la superpuesta hubiera tenido esta inclinación, no solo cabrían menos espectadores sino que estos estarían alejados del partido, más de 40 metros se calcula. Con los 40 grados de inclinación, se rebaja la distancia a menos de 35.
Es prácticamente la misma verticalidad que presenta la tribuna alta que diseñó el arquitecto catalán José Casals a finales de los 80. Se habló entonces de 39 grados para que los aficionados no perdieran contacto con el césped y la cubierta protegiera a todos de la lluvia.
Mestalla está considerado el más empinado, también el Bernabéu y el Camp Nou ofrecen señales de vértigo en sus anillos superiores. San Siro en Italia llega en algunas zonas a los 40 grados y el Signal-Iduna-Park del Borussia Dortmund alcanza los 37 en su grada más caliente. También el Juventus Stadium tiene ese aire. En la Premier League no se estila tanta inclinación. Pero si un estadio destaca por encima de todos es La Bombonera de Boca, que consigue en zonas superiores los 45 grados. 
Gráfico de las gradas de El Sadar
Gráfico de las gradas de El SadarDN
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones