Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suplemento Osasuna

El muro silencioso: la protesta de Indar Gorri dejará vacío el Graderío Sur

El colectivo Indar Gorri confirmó esta pasada semana su no presencia al primer partido liguero

La parte de Graderío Sur con los asientos rail seat
La parte de Graderío Sur con los asientos rail seatCordovilla/Goñi
  • Diario de Navarra. Pamplona
Publicado el 14/08/2021 a las 06:00
La vuelta a El Sadar estará descafeinada por la ausencia de aficionados en Graderío Sur. El colectivo Indar Gorri confirmó esta pasada semana su no presencia al primer partido liguero como forma de protesta por el reducido aforo que ha permitido el Gobierno de Navarra. “Indar Gorri ha decidido que no entrará al Sadar mientras no podamos entrar tod@s l@s soci@s, y se respeten las libertades y derechos de tod@s ell@s. No entendemos el fútbol de otra forma. No nos veremos en nuestra grada, nos vemos en las calles”, manifestaron en un comunicado.
Por tanto, todo parece indicar que los nuevos ‘rail-seat’ quedarán vacíos ante el Espanyol. Una parte del estadio seguirá enmudecida y pasará tiempo hasta que los abonados en esa ubicación disfruten de los nuevos asientos de Graderío Sur. Las obras de reforma y ampliación del estadio provocaron que los safe standing aterrizaran en Pamplona.
SEGURIDAD Y COMODIDAD
De estructura metálica, estas butacas especiales cuentan con un respaldo alto que forma una barandilla de pie de forma sólida y segura para evitar avalanchas. No quita espacio porque están plegados. La comodidad está garantizada. Y la animación en un estadio que será todavía más envolvente por su fisionomía, además de seguro por las barras antiavalancha.
Se unen en una fila a modo de carril. Se trata del modelo Fansit. Cuenta con una doble configuración para bloquear la silla y estar de pie o abrirla para estar sentado. Nada más levantarse, el asiento se coloca en posición vertical por medio de unos imanes. Cuenta con un sistema para bloquearlo y no poder bajarlo que se abre con una llave maestra. Es la misma para todos y estará en manos del servicio de mantenimiento del club.
Osasuna dispone de 1.272 ‘rail-seat’ en Graderío Sur, con 400 plazas nuevas en ese pulmón del estadio. Es sin duda uno de los símbolos del proyecto Muro Rojo de OFS Architects que construyó VDR. Un argumento que le sirvió para ganarse el apoyo social en la votación. En la Liga, Osasuna será innovador. Tan solo el Athletic en San Mamés colocó hace un año unos pocos asientos como prueba.
COMO EL MURO AMARILLO
En Alemania, la mitad de los estadios de la máxima categoría cuentan con sistemas de gradas de pie seguras. Pero es el Signal Iduna Park del Borussia Dortmund el más afamado. Uno de sus fondos acoge a 25.000 personas así. Se le conoce como el muro amarillo, y de ahí se inspiró el proyecto de arquitectos para llamarle Muro Rojo en este nuevo Sadar.
La atmósfera que se genera en Dortmund es espectacular. Emplean dos sistemas: el ‘rail seat’ en la parte superior y la grada vacía por abajo con solo unas barreras de seguridad. Este es el más básico, pero obliga a cargar con los asientos para engancharlos o quitarlos. En los partidos europeos su capacidad se reduce para adaptarse a las normas de la UEFA, que obliga a contar con sillas.
Ver el fútbol de pie no es quitar los asientos y dejar el hormigón al descubierto. La fórmula más popular es el ‘rail seat’ que empleará Osasuna. Se sustituyen los que tienen respaldo por una serie de barandillas que dan la posibilidad de abatirlos para sentarse y seguir el partido. Otro sistema es el fold away seats. Se trata de una estructura de asientos agrupados que se abate y queda oculta bajo una plataforma metálica.
La Bundesliga es el campeonato con más presencia de estos asientos especiales, pero hay otros países donde están implantados aunque en menor medida como Francia, Holanda, Suecia o Escocia. En este caso, Celtic Park cuenta con una grada de 2.500 espectadores de pie en una esquina.
AVATAR, EN EL RESTO
Las obras sirvieron también para renovar el resto de butacas del estadio. En todas las zonas hay sillas nuevas. Los socios de Preferencia fueron los primeros en poder estrenarlas.
Son de la marca Daplast y el modelo se llama Avatar, que se fija mediante un rail metálico al graderío. La flexibilidad permite variar fácilmente la distancia entre butacas, ya sea de forma definitiva, o bien temporal. Por lo que también permite variar con rapidez el aforo en un sector determinado de un estadio. En El Sadar habrá 50 centímetros entre el punto de fijación de cada butaca. La silla cerrada ocupa tan solo 20 cm, por lo que es una ventaja importante en cuanto a optimización del espacio de paso entre filas. Este modelo se implantó también en el Camp Nou, Sánchez Pizjuán o el Parque de los Príncipes de París.
PASILLOS Y NORMATIVA
Una de las preguntas que se hacen los aficionados es “¿por qué en El Sadar hay tantos pasillos?”. La respuestá viene dada por la licencia de actividad, donde hay que cumplir una serie de requisitos en cuanto a seguridad. En recintos en Navarra tiene que haber un pasillo con escaleras cada 18 asientos. No pasa lo mismo en otras comunidades. No hay más ver que estadios nuevos como el Wanda o San Mamés, que tienen zonas de hasta 38.
Con la volumetría de este Sadar y una normativa más flexible, el aforo hubiera sido mayor al de 23.576 actual. Los espectadores, eso sí, tendrán una mayor comodidad para acceder a su butaca.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones