Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Recetas

Tres recetas con bechamel cero típicas

Ni lasañas, ni musakas, ni verduras gratinadas, ni croquetas... tres recetas con bechamel fuera de lo común

Rateé un poco con el foie así que les recomiendo que ustedes pongan más cantidad
Estas patatas con foie son una de las tres recetas con bechamel de hoySara Nahum
Publicado el 05/10/2021 a las 06:00
Hace exactamente una semana estaba desayunando croquetas. Martes. 9 horas. Croquetas. Imagino que el cielo tiene que ser algo parecido a eso. A las doce del mediodía seguía comiendo croquetas. Y brindando con vino. Música celestial para mis oídos. Podría haber sido un día normal en mi vida pero no, lo cierto es que lo exigía el guión. Fui Jurado de la Semana de la Croqueta de Navarra. Llevo cuatro años siéndolo. Desde que empezó. En Harinas Urdánoz me tienen calada. ¡Y qué bien! Y venía yo pensando desde entonces (y un poco antes, desde que nací) lo maravillosa que es la bechamel. La delicia que conseguimos con tan solo tres ingredientes tan básicos como son la mantequilla, la harina y la leche. ¡Cómo mezclándolos se puede conseguir ese milagro de la naturaleza! El caso es que vi la excusa perfecta para ponerme morada de bechamel el resto de la semana. Ya que había empezado... Me dije: hago tres recetas para mis páginas y así alargo la alegría a mi existencia. Y en esas estamos. Gracias a la vida. No quería, eso sí, que fueran recetas típicas. Bastante típica es ya la bechamel. Dije no a lasañas, canelones, pastas varias, verduras gratinadas, musakas, villarroys, pimientos rellenos, bacalaos portugueses y, por supuesto, a las croquetas, por lo obvio. Y me quedé sola, en un páramo desierto en el que no había ni rastro de mi salsita adorada. ¡Nahum, por dios, estrújate ese cerebro, tiene que haber muchas más! Y me acordé de los días en Hendaya con mis padres, en esos veranos infinitos de playa con sabor a Croque Monsieur. Sandwiches que seguían sabiendo a gloria aunque masticaras arena. Y de aquella receta heredada de la Teresa de Andosilla, con el maravilloso olor a pan tostado y la unión del huevo con la bechamel. Y me acordé también de lo que me gusta el foie y me olvidé de los diez kilos que he engordado este verano e hice esta receta principal que... madre mía... Bechamel, beeeechamel mucho...
volver arriba

Activar Notificaciones