Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CONCIENCIACIÓN

Conciliación sin renunciar

Medio centenar de personas se sumó en Pamplona a la carrera por la conciliación familiar, impulsada a nivel nacional por el Club de las Malas Madres bajo el lema ‘Yo no renuncio’

Reclaman

El grupo de asistentes, antes de que diera comienzo la carrera en la UPNA.

Fotos de la I Carrera por la conciliación celebraba en el campus de la UPNA de Pamplona.

Fotos de la I Carrera por la conciliación de Pamplona

B.G.
Fotos de la I Carrera por la conciliación de Pamplona 59 Fotos
Fotos de la I Carrera por la conciliación de Pamplona

Fotos de la I Carrera por la conciliación celebraba en el campus de la UPNA de Pamplona.

B.G.
Actualizada 08/10/2018 a las 07:44
A+ A-

3.000 personas en todo el país, medio centenar desde Pamplona, quisieron dar visibilidad a los obstáculos que las familias, muy especialmente las mujeres, encuentran para conciliar vida familiar y laboral cuando tienen hijos. Ese era el objetivo de la primera carrera impulsada por el Club de las Malas Madres, una comunidad virtual creada por la publicista Laura Baena para “desmitificar la maternidad” y que cuenta con 500.000 seguidores en redes sociales.

La prueba más concurrida se celebró en Alcobendas, donde se congregaron unas 2.000 personas y a la que quiso sumarse el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. En Pamplona, la cita se celebró en la Universidad Pública de Navarra a iniciativa de Yolanda Vélaz, enfermera especializada en pediatría y autora del podcast ‘Nadie como mamá’, que se publica en la web de Diario de Navarra. “La conciliación es un problema de todos, no de las mujeres. Somos nosotras las que, generalmente, renunciamos a nuestra profesión por priorizar a nuestros hijos. Y si no lo hacemos, el sentimiento de culpa por no estar con ellos es enorme. La ley tiene que cambiar y las empresas tienen que poner más facilidades”, apuntaba Vélaz.

En el campus de la UPNA

El Aulario de la UPNA sirvió como punta de partida para la carrera, que consistía en dar ocho vueltas a un recorrido de unos 600 metros por el campus pamplonés. Con camisetas amarillas, muchos optaron por hacerlo con calma, tirando de carritos y silletas, de la mano de los niños o portándolos en brazos, a hombros o en una mochila. Muy familiar y nada competitivo. Entre las asistentes, una parlamentaria: Mónica Doménech (UPN).
Naiara Olagüe (autora del blog ‘La mamá de Maite’), Elena Abad, Idoia Esparza y Ana Monente (del blog ‘Cestaland’) fueron de las primeras en llegar. “Los obstáculos son reales y son muchos”, coincidían. “Las mujeres no llegamos a todo y los hombres que quieren conciliar tienen el problema añadido de que todavía se les mira raro”, opinaba Monente.

A pesar de que la jornada parecía que iba a estar pasado por agua, el tiempo ha concedido una tregua a las 50 personas que han completado, a pie o a trote, las ocho vueltas alrededor de la biblioteca de la UPNA en las que consistía la prueba. La carrera también se ha celebrado a nivel nacional, en Albendas. El objetivo: visibilizar los obstáculos que cada día se encuentran para conciliar su faceta como padres con la carrera profesional.

Te recomendamos

El cambio, coincidían muchas, sólo llegará cuando se avance en distintos ámbitos: medidas específicas para favorecer la maternidad y la crianza al estilo de los países nórdicos; una educación igualitaria; corresponsabilidad en las labores del hogar; horarios laborales más flexibles; permisos maternales y paternales iguales e intransferibles “para que la mujer no sea penalizada a la hora de ser contratada”, etc.

Rosario Escobedo Romero, de 31 años y madre de tres hijos de 4 años, 2 años y 6 meses, es enfermera. “En lo público no te ponen pegas para cogerte excedencias o reducirte la jornada, pero por mis amigas sí veo que en la empresa privada es diferente. No quieren que te reduzcas la jornada y si lo haces, la pagana eres tú, porque acabas haciendo lo mismo en menos tiempo”, contaba ayer. A su juicio, debería haber leyes que ayuden a que las empresas puedan facilitar la conciliación. “También entiendo que el empresario vele por su negocio”. A su lado, su amiga Isabel de la Vega Brieba, también con 31 años y sin hijos, añadía. “Creo que este es un ámbito en el que el hombre y la mujer deben caminar unidos. Se ha avanzado, pero no lo bastante”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra