Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Recetas

Tres recetas con salmón crudo

Un tartar, un poke bowl y unas láminas de salmón crudo acompañadas por salsa pesto y soja

Ampliar La salsa de soja es clave para acompañar este salmón con pesto
Este salmón con salsa pesto es una de las tres recetas de hoy
Publicado el 18/10/2022 a las 06:00
Apareció el otro día mi amiga Carole en casa y me pilló luchando contra una receta que se me resistía. Ella vino a probarse complementos para una boda que teníamos ese sábado y yo no podía hacerle caso porque tenía la cocina empantanada. Y entre frases como: “Ese te queda muy mono”, se colaban juramentos contra ese arroz que no había manera de freír en cuadraditos como hacía sin ningún esfuerzo ese chico de Instagram al que pretendía copiarle el plato. Y más aceite por las paredes, y más gritos de desesperación y más “pruébate el azul”, “los turbantes igual ya no se llevan”. Y mientras tanto y como quien no quiere la cosa nos íbamos comiendo el salmón que tenía preparado en un cuenco y que ya estaba deliciosamente aliñado. Así que yo con una mano escondía la parte de la receta que ya tenía controlada para no acabar con ella, y con la otra enseñaba un muestrario de pendientes. Todo muy relajado. Carole guapísima con su vestido negro de gala y yo con un delantal sucísimo, un moño de batalla, un calcetín de cada color y en chándal, luchando contra los elementos que en esta ocasión eran arroz de sushi y aceite hirviendo. No lo conseguí. Me rendí sin ser ese mi estilo. Eran las diez de la noche, teníamos hambre, no había luz ya para las fotos y apenas quedaba ya salmón. Así que con lo que tenía improvisé un poke bowl hawaiano tan de moda. Y triunfé. Y además de un conjunto ideal para el sábado nos llevamos una enseñanza. A veces nos empeñamos en conseguir algo y no nos damos cuenta de que la vida nos ha puesto delante otras cartas con las que jugar otra partida genial. Tenía un arroz que seguro que estaba mejor así que frito, un salmón con mil salsas, un aguacate en la nevera muerto de risa... ¿Qué me hubiera encantado que me saliera esa receta imposible? Sí, pero en lugar de quedarme llorando por lo perdido aprendí a disfrutar de lo que vino después. No queda otra.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora