Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

Ángel Oliver Santos, sacerdote primero y alcalde de Valtierra más tarde

Ampliar Ángel Oliver Santos
Ángel Oliver SantosBlanca Aldanondo
  • Juan Cruz Alli
Publicado el 10/10/2022 a las 07:55
Con el fin de septiembre falleció Ángel Oliver Santos, muy conocido en la ribera tudelana como un sacerdote natural de Ablitas (1940-2022) que desde Valtierra se convirtió en líder de la izquierda y alcalde de la localidad (1983-1995). Estas dos facetas marcaron vida y compromiso personal religioso y político en un tiempo de cambios sociales y políticos.
Nombrado coadjutor del párroco en 1964, se incorporó a la comunidad valtierrana marcando desde el primer momento sus diferencias con la concepción ministerial que, para él, era tradicionalista y no concordaba ni con las orientaciones del Concilio Vaticano II ni con sus opciones preferentes por los pobres basadas en la “Teología de la Liberación”. Participaba de la idea recogida posteriormente en los documentos de Medellín (1968) y Puebla (1979) sobre los sacerdotes de una Iglesia al servicio de los pobres, excluidos y marginados, agente de justicia social, organismo de solidaridad, denunciante de atropellos y defensora de los derechos humanos.
En aquellas fechas, Valtierra no era la villa de las luchas sindicales de la II República por la ocupación y reparto de la tierra de las corralizas ni la de la pobreza por la falta de trabajo ni la de las viviendas en las cuevas. Muchos de sus vecinos habían emigrado a núcleos industriales y en la propia localidad se establecieron industrias y servicios, que redujeron la importancia de la agricultura e hicieron desaparecer la población agraria y los braceros sin tierras. A pesar del cambio económico, social y cultural producido por la industrialización, muchas personas no olvidaron una tradición y sentimiento de izquierda reivindicativa y radical, que había sido dominante antes de ser perseguida sañudamente con fusilamientos y vejaciones durante la Guerra Civil.
El nuevo coadjutor se propuso actuar sobre esta sociedad en un momento de cambio político, de lucha obrera por la mejora de las condiciones de trabajo, creando conciencia reivindicativa y sindical. Para ello, con consentimiento y preocupación episcopal sobre su futuro, entró en la década de 1970 a formar parte del movimiento de los “curas obreros” dedicando su labor pastoral a la juventud y los trabajadores. 
Amplió su concepción de la liberación de los “pobres” a la del “pueblo” sujeto y protagonista de ésta, convirtiéndose en al aglutinante de las incipientes reivindicaciones de la izquierda trabajadora y popular, que le llevó al abandono del sacerdocio y la secularización. Mientras, por sus homilías había recibido sanciones gubernativas y arrestos en La Oliva.
Su planteamiento, inicialmente teológico, se transformó, como en otros muchos clérigos y personas de los movimientos sociales cristianos, en político radical del comunismo prochino de la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT). Participó en las elecciones generales de 1977 en la Agrupación Electoral de Trabajadores de Navarra; en las de 1979 en la Unión Navarra de Izquierdas (UNAI), en la fusión de la ORT con el Partido del Trabajo de España y con el PSOE. Formó una candidatura unitaria de izquierdas de Valtierra (1983), con la que fue elegido alcalde. Con esta candidatura y posteriormente, formando parte del PSOE obtuvo mayoría absoluta en las sucesivas elecciones municipales y la alcaldía (1983-1995), recuperando el liderazgo político que había tenido en los años republicanos.
La responsabilidad de gestionar el Ayuntamiento en interés del pueblo-comunidad de ciudadanos le convirtió en un hábil negociador y conseguidor para la mejora de la vida local, aprovechando todos los contactos políticos, amistades y vínculos locales. Su mayoría y el liderazgo total que ejercía le hicieron poder desarrollar numerosos proyectos que contribuyeron a transformar la localidad y a convertirla en una de las mejor dotadas de servicios de Navarra. 
Practicó fuera lo que no hizo dentro, no contando para nada con las aportaciones de la minoría, apareciendo un pequeño grupo de la izquierda en desacuerdo con sus métodos, que consideraban autoritarios. Para conseguir sus proyectos recibió el apoyo total del Gobierno de Navarra en la traída de aguas del Ferial, la compra de las corralizas, escuelas, polideportivo, centro de salud, urbanización, industrialización y planteamiento de otros proyectos como la variante y la residencia, que se fueron desarrollando posteriormente. Aunque algunos fueron polémicos, su tenacidad y mayoría se impusieron contra todos, porque presentaba buenos resultados que tenían que reconocer incluso los que despectivamente hablaban mal del “cura”.
Su formación de magisterio le permitió ocupar una plaza de formador de minorías étnicas, trabajando en la alfabetización y formación con la sociedad “La Romaní” de Tudela, para la promoción cultural y social de la comunidad gitana. En esta labor tuvo el apoyo del presidente de la asociación, Ricardo Hernández, y todos sus miembros. El buen resultado es evidente y reconocido.
Como persona fue un hombre congruente en su pensamiento y acción, convirtiendo aquel en obras concretas. De la “teología de la liberación de los pobres” pasó a la “ética de la liberación del pueblo”, concretada en la mejora de la vida económica, social y cultural de las comunidades donde vivió y actuó, siempre pensando en los más desfavorecidos y marginados, convencido de que la realización de las personas pasa necesariamente por su mejor calidad de vida y el acceso a la cultura y los servicios públicos. Esto lo reconocemos cuantos lo conocimos y participamos con él en sus proyectos de mejora colectiva, convertidos en realidades vividas. Descanse en paz.
Juan Cruz Alli, de los ‘pitilleses’ de Valtierra, es expresidente del Gobierno de Navarra
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora