x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Pamplona / Iruña

Un plan para renovar un Ensanche de 130 años

En unos meses, el Primer Ensanche de Pamplona tendrá un nuevo plan urbanístico que propone, entre otras ideas, aparcamientos subterráneos, ampliación de viviendas por la fachada y división en dos de las más grandes

Foto de la calle Padre Moret, donde los edificios originales del I Ensanche se combinan con algunos construidos en el siglo XX.

En la calle Padre Moret los edificios originales del I Ensanche se combinan con algunos construidos en el siglo XX.

Actualizada 27/02/2020 a las 09:13
Etiquetas
  • A. O.
A+ A-

Construir 4 aparcamientos subterráneos con un total de 693 plazas, ampliar la superficie de dos edificios de manera que sus viviendas ganen 24 metros cuadrados o mejorar la estética que supone la existencia de muros ciegos en el barrio. Estas son algunas de las propuestas lanzadas por los autores del Plan Especial de Actuación Urbana (PEAU) del Primer Ensanche de Pamplona, en un documento que ya ha superado con nota la fase de la participación ciudadana y que ahora está a punto de convertirse en proyecto.

La arquitecta María Urmeneta es, junto al también arquitecto Patxi Chocarro, autora de este plan que afecta directamente a los 1.800 vecinos del Primer Ensanche, un espacio limitado y delimitado geográficamente de manera muy precisa por las calles Yanguas y Miranda, Navas de Tolosa, avenida del Ejército, y calles General Chinchilla y Padre Moret. También pertenece al mismo ensanche la manzana situada entre el Paseo de Sarasate y las calles Alhóndiga, Estella y Yanguas y Miranda.

Su desarrollo, a partir de 1890, está directamente ligado a la necesidad de expansión de una ciudad constreñida por las murallas. Un acuerdo de cesión con el Ramo de Guerra es el que permite construir este Primer Ensanche en los terrenos de los glacis interiores de la Ciudadela.

120 años después, un nuevo plan persigue ahora regular las rehabilitaciones, las dotaciones, la urbanización y también la protección del patrimonio del Ensanche. Como una revisión del plan de 2007 lo presentó hace dos años el anterior alcalde de Pamplona, Joseba Asiron. Vivienda, comercio, movilidad y solventar algunas carencias era el objetivo. “Es un plan finalista, explica ahora Urmeneta, porque refunde la normativa y porque una vez que se apruebe ya no harán falta estudios de detalle o planes especiales para actuar, bastará con solicitar las licencias”. En cualquier caso sus propuestas no son inmediatas.

EL DIAGNÓSTICO

El conocimiento de la ciudad y los meses de trabajo permiten a María Urmeneta realizar un diagnóstico de la zona e incluso priorizar las necesidades. “Está claro que las viviendas necesitan unas mejores condiciones energéticas, con mayor eficiencia, porque casi el 60% cuentan con una calificación E, que supone un mayor consumo de energía”.

Destaca también Urmeneta que de los 23 edificios residenciales, todavía hay 6 que no disponen de ascensor, una carencia que además entra en contradicción con la protección que tienen algunos de esos edificios y que les impide instalar ascensor. La arquitecta es optimista y cree que este es un aspecto que se podrá resolver, como también lo será sacar partido a los muros ciegos que existen en algunos puntos del barrio como consecuencia de edificios más recientes cuya altura supera al colindante. “En esos casos, si hay que recubrir el muro para conseguir una mayor eficiencia energética no habría problema”, explica. Abrir huecos de ventanas en esas fachadas es otra solución que se plantea, no solo porque aportaría luz a las viviendas, sino que permitiría dividir aquellas de mayor tamaño.

VIVIENDAS DEMASIADO GRANDES DIVISIBLES EN DOS

Partir las viviendas es otra de las soluciones que aporta el plan del Ensanche y que en este caso tiene su razón de ser en una de las características de buena parte de los edificios que conforman su parque residencial: sus importantes dimensiones.

De las 804 viviendas existentes, 351 tienen más de 120 metros y otras 254 tienen entre 90 y 12 metros cuadrados. “Son viviendas muy grandes que permiten dividirlas. Se conseguiría de esta forma aumentar el número de viviendas del ensanche sin necesidad de incrementar el volumen edificatorio. Lo que no se podría es generar un tejido social diferente porque no tendrían cabida viviendas de protección”, aclara María Urmeneta.

En relación también con los edificios residenciales del barrio, el plan propone vaciar de negocios y despachos profesionales las entreplantas y bajarlos a todos ellos a las plantas bajas. La arquitecta explica que de esta forma se daría solución a una de las principales quejas de los vecinos, cuando se muestran preocupados por la pérdida de tejido comercial y la presencia de muchos locales vacíos. “Se conseguiría una ciudad sostenible, con locales comerciales y de servicio para el barrio”.

Ampliar las viviendas añadiendo nueva fachada


Entre las propuestas más rompedoras del plan figura la posibilidad de ampliar el volumen de dos edificios que se levantan perpendiculares entre si, en la conocida como zona de los militares, uno de ellos hace frente con la avenida del Ejército, el otro con la calle Sandoval.

Hacia el interior de ambos edificios los arquitectos del plan mantienen que las fachadas se podría ampliar 3 metros, algo que supondría ganar un total de 24 metros en cada vivienda. “La propuesta está ahí, aunque no se ha hablado con los propietarios, pero se hace porque son pisos pequeños, de 65 metros, porque es factible y además los propietarios son los dueños del terreno interior. Se trata, a grandes rasgos, de añadir galerías en toda la fachada que sobresaldrían 3 metros”, explica María Urmeneta.

La solución es la misma que el año pasado se hizo con el primer premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea Mies Van der Rohe, un proyecto de transformación de 530 viviendas sociales en Burdeos. A todas ellas se les añadió un jardín de invierno en la fachada que dio amplitud y luz a unas viviendas construidas en los años 60. Cada ampliación costó 50.000 euros y se hizo sin necesidad de que los moradores saliesen del piso.

4 alternativas para parking subterráneo


Eliminar coches de la superficie y ganar espacio para el peatón figura como uno de los principales objetivos del documento urbanístico en ejecución. Por ello se plantea la construcción de hasta 4 posibles aparcamientos subterráneos que sumarían en total 693 plazas, más del doble de las que ahora existen en superficie (306).

El de mayor capacidad (220 plazas) ocuparía Navas de Tolosa en el tramo situado frente al Bosquecillo. El de la calle Julian Arteaga (189 plazas) se construiría entre los números 3 al 9 de la calle. La tercera propuesta se ubica en la plaza interior que conforman las calles Sandoval y General Los Arcos (146 plazas), un espacio de propiedad privada. Finalmente se propone otro aparcamiento en la calle Sandoval (138 plazas de capacidad) que se prolongaría prácticamente a lo largo de toda la vía.

La intención es que estos aparcamientos ayuden a liberar de coches la superficie de las calles y plazas del barrio, y permitan de esta manera la creación de nuevos espacios públicos para uso primordial del peatón. Además, permitiría “mejorar la conectividad peatonal entre barrios”.

Crear nuevos espacios vecinales en el barrio


Enlazado con uno de los principales objetivos del plan, que pasa como ya se ha dicho por reducir el número de vehículos, el documento propone adecuar los espacios urbanos “para uso disfrute del ciudadano”, corrigiendo “la descompensación” entre el espacio destinado al vehículo y al peatón. Con este horizonte se piensa que las calles Julian Arteaga y General Chinchilla pueden servir para conectar mejor, por ejemplo, Iturrama con el Casco Antiguo y se plantea incluso un nuevo paso de peatones a la altura de la primera de estas calles para cruzar la avenida del Ejército. Renovar los espacios que ahora se utilizan como aparcamientos de vehículos entre los edificios, es otra de las ideas. Aquí lo que se pretende es transformarlos en plazas para el esparcimiento.

En esta misma dinámica tiene cabida el nuevo uso que se pretende dar al foso situado junto al edificio Singular, continuación del existente al otro lado de la avenida del Ejército. La idea propuesta es “implantar usos y actividades culturales y de ocio” en ese foso con el fin de darle un uso que sirva también para revalorizar el patrimonio arquitectónico.

Variables para la rotonda del Tres Reyes


Desde la entrada en vigor del plan de amabilización, y sobre todo con el acceso restringido a la calle Padre Moret desde José Alonso, la rotonda del Tres Reyes ha visto reducido el tráfico de manera intensa. Los redactores del plan consideran por ese motivo que ya no hace falta destinar tanto espacio a las calzadas en esta zona del barrio, mientras que recomiendan “mejorar la movilidad peatonal”.

La primera alternativa no modifica prácticamente la actual situación salvo que dibuja una amplia franja peatonal para cruzar del hotel hacia el paseo del doctor Arazuri. Una franja, además, regulada por semáforos.

La segunda solución incluye la rotonda como zona de paso para que los peatones no tengan que recorrer las aceras. Ello implicaría crear varios pasos de peatones nuevos que confluirían en la propia rotonda y permitirían atravesarla.

La tercera alternativa reduce al mínimo la rotonda y las calzadas porque la intención es permitir que únicamente circulen por ese espacio un único autobús eléctrico o similar. La rotonda queda dividida en dos, de manera que el autobús la podría atravesar reduciendo así el recorrido que ahora debe realizar.

CLAVES

23 edificios de uso residencial tiene el Primer Ensanche de Pamplona, que suman en total 830 viviendas, de las que 219 estaban destinadas a los militares.

1.827 habitantes son los que tiene el Primer Ensanche. La cifra supone que cada vivienda está ocupada por una media de 2,2 personas.

1890. En ese año comenzaron a construirse los primeros edificios residenciales del Ensanche. Entre ellos estaba la Audiencia, en el Paseo de Sarasate, cuya primera piedra se colocó en los Sanfermines de ese año y su construcción terminó a finales de 1897.

7 equipamientos. Se distribuyen por el barrio: Parlamento de Navarra (que ocupa el edificio de la antigua Audiencia, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, la Jefatura Superior de Policía, la Escuela de Música Joaquín Maya, la Cámara de Comercio, una residencia Universitaria y el Gobierno Militar.

4 aparcamientos. Subterráneos plantea el documento urbanístico. El de mayor capacidad sería el situado a lo largo de Navas de Tolosa (desde la calle José Alonso hasta el cruce con la calle Bosquecillo), con 220 plazas. Otras 189 plazas podría albergar el subterráneo en la calle Julián Arteaga (entre la avenida del Ejército y Navas de Tolosa). Un tercer aparcamiento con 146 plazas ocuparía el espacio interior en la zona de las viviendas militares, de propiedad privada, y el último, con 138 plazas se sitúa en la calle Sandoval (entre la avenida del Ejército y Padre Moret). Todos ellos tendrían dos plantas subterráneas y su diseño sería similar: un carril central y plazas a ambos lados.
Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra