Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tráfico

Cruzan a gran velocidad por una travesía para adelantar a camiones en la N-121-A

Piden reforzar la seguridad tras los últimos amagos de atropello en Sorauren con maniobras de imprudencia temeraria  

Ampliar Imagen de la travesía de Sorauren, que discurre paralela a la variante de la N-121-A
Imagen de la travesía de Sorauren, que discurre paralela a la variante de la N-121-AEDUARDO BUXENS
Actualizado el 23/08/2022 a las 12:37
La travesía de Sorauren se ha convertido en los últimos meses en alternativa de adelantamiento a camiones que transitan por la variante, insertada en el nuevo trazado de la N-121-A, según denuncian sus habitantes. La artimaña de acortar por el centro urbano es utilizada en mayor número por automovilistas pero también por transportistas con intención de ganar tiempo para aventajar a un camión que avanza a menor velocidad por la nacional, que discurre en paralelo. En defensa de los camioneros, los vecinos aducen que también pueden despistarse.
Desde la construcción de dos rotondas en ambos extremos del núcleo urbano, habitado por algo menos de 200 habitantes, el riesgo ha ido en aumento –observan los residentes de este concejo de Ezcabarte- por la práctica temeraria de algunos conductores de atravesar el pueblo “a gran velocidad”. Un último episodio del temor que sienten a que “algún día ocurra algo grave” sucedió este domingo: “un coche pasó rozando a una niña”. Con el susto en el cuerpo, compañeros de juegos y adultos increparon al conductor para que se detuviera. Hizo caso omiso y, en vez de atender a las indicaciones y echar el freno para interesarse por la pequeño, “dio un acelerón” y salió veloz rumbo a Irún. No es la primera vez que ocurre en los últimos meses un episodio, sino similar parecido. En otra ocasión, fueron tres adolescentes las que estuvieron a punto de ser atropelladas. En un tercer caso, el coche de un vecino fue declarado siniestro total por el perito del seguro tras ser embestido por un vehículo que pretendía atajar por el pueblo, tal y como denuncian afectados.
El 12 de abril, el Gobierno foral dio por finalizadas las obras del ‘2+1’ en el primer tramo de los cinco en que está estructurada la reforma de la carretera. La ampliación, con un carril central alterno según el sentido de la circulación, incluyó la construcción de las dos nuevas rotondas de Sorauren. El nuevo trazado del N-121-A discurre, sin embargo, por dos carriles, uno por sentido de la circulación, por la variante de la localidad de Ezcabarte. La existencia de un puente impide ampliar la anchura de la calzada. La línea continua –reforzada con una valla- señala la prohibición de adelantar por el poco menos de kilómetro entre rotondas. El tránsito de transportes es elevado para una ruta transeuropea, que desemboca en la frontera francesa. El aforo es de 2.800 camiones de media para un tráfico global de 10.000 vehículos.
BADENES Y SEMÁFORO
Tan pronto como comprobaron que el desvío por la travesía se había convertido en una práctica reiterada e imprudente, los vecinos comenzaron a realizar gestiones para reforzar la seguridad. Remitieron al Ayuntamiento de Ezcabarate un escrito, con el sello del concejo y la firma de más de un centenar de personas. El consistorio hizo de mediador ante el Gobierno de Navarra para obtener su autorización en la adopción de medidas que obliguen a aminorar la marcha de los vehículos al pasar junto a sus casas. Su petición se concretó en la instalación de tres badenes, un semáforo y un paso de cebra junto a una urbanización en los algo más de 800 metros que discurren por el centro urbano.
Si se dirigieron al Gobierno foral, a través del concejo y el Ayuntamiento, fue por que la titularidad de la travesía descansa en el propio Ejecutivo, tras las comprobaciones realizadas. Aseguran que sus reivindicaciones no han hallado hasta la fecha una respuesta satisfactoria, mientras crece su inquietud con cada nuevo suceso como el del domingo. En su demanda de medidas de seguridad recuerdan que cruzan con frecuencia a pie la travesía. Tal y como se encuentra estructurado el núcleo residencial, a un lado quedan las viviendas y, al otro, “el frontón, la posada y el río”. Un repaso a la pirámide demográfica muestra una amplia franja del sector infantil, apuntan.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE