Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Día del Libro

Las cifras del libro en Navarra: un mundo “en pandemia permanente”

El viernes celebra su gran día. Todos los 23 de abril el mundo del libro se reivindica contra males como la competencia de los gigantes de la distribución o la pérdida del habito de la lectura

Varios libros permanecen en el expositor de una librería
Varios libros permanecen en el expositor de una librería
CEDIDA
Actualizada 21/04/2021 a las 11:20

Aritz Otazu, editor y presidente de Editargi, la Asociación de Editores de Navarra, define el sector del libro como un mundo “en permanente pandemia”. La covid-19 no les ha pegado tan de lleno como a otros ámbitos de la cultura y el ocio, pero a ellos les habían golpeado antes otros virus que han ido cambiando del todo su vida: la irrupción de los libros digitales y sobre todo de los gigantes de la distribución y del comercio, capaces de llevar a casa cualquier título que a uno de se le ocurra; la competencia de otros entretenimientos, sobre todo audiovisuales; la falta de hábitos de lectura que se achaca no siempre de forma justa a la juventud; un mercado editorial con presencia de unas pocas firmas muy potentes y muchas pequeñas; todo eso, y posiblemente muchos otros factores, han trastocado, también en Navarra, el papel de las librerías, las editoriales, pero también incluso el trabajo de los autores o las costumbres de los lectores.

En los últimos años se han ido sucediendo noticias de cierres de librerías en Navarra. Señal de que algo no funciona. La histórica El Parnasillo bajó la persiana en 2014, tras la jubilación de dos de sus fundadores. Más adelante vinieron los de Gómez, una firma que había cumplido 75 años, y Auzolan, otro clásico con cuatro décadas de trayectoria. El último final lo firmó, ya a finales del año pasado, una histórica tudelana, Julio Mazo’s. En una entrevista concedida por la Feria del Libro de 2019, el presidente de la asociación de libreros de Navarra Diego de Haro, Germán Esparza, hablaba de que se estaba produciendo un “ciclo natural”: negocios con décadas de historia cierran para dejar su sitio a aires nuevos. Pero también había otras razones escondidas. Ya Javier López de Munáin, de El Parnasillo, predecía que el libro electrónico “terminará por imponerse” aunque matizaba que “no podrá terminar con la belleza del papel”, y el comunicado de los socios de Auzolan explicaba el cierre por “la situación del mundo del libro y sus vicisitudes”. Entre ellas, sin duda, se encuentra el factor al que Jesús Sancha, el encargado de las librerías Gómez, atribuía directamente su clausura en 2017: “Hay otras causas, como la crisis o la gratuidad de los libros de texto, pero la culpa fundamental la tiene Amazon”. También Germán Esparza alertaba del asunto: “La verdadera amenaza del libro no es el formato digital. Ni siquiera el que cada vez haya menos gente que lea. La amenaza más potente es que la cadena tradicional del libro se está sustituyendo por otra forma de distribución y comercialización que se salta todos los pasos intermedios que le daban sentido”. Se refería, por supuesto, a Amazon y similares.

Claro que estos años, y sin salir del ámbito de las librerías, también han dado noticias de aperturas, nuevos nombres que han ocupado incluso los mismos espacios que los anteriores: Ménades nació “para acercar la cultura a la gente, sin barreras”, Miriam Ibarrola abrió un local con su nombre para no dejar desamparados a los lectores a los que atendió antes en Gómez, y Deborahlibros popularizó el eslogan “Leed más fuerte” durante los cuatro años que duró la aventura. Antes habían aparecido otras firmas como Katakrak, Walden, Chundarata o una franquicia como FNAC.

ESPECIALIZACIÓN

Para luchar contra los gigantes, el mundo del libro, entre otras cosas, se ha especializado. Se hace patente, por ejemplo, en los listados de títulos más vendidos que varias librerías envían todas las semanas a Diario de Navarra: apenas coinciden en un puñado de nombres. De hecho, el libro de más éxito en alguna ni siquiera aparece en la lista de otras.

Esa especialización se extiende a la edición, que en Navarra ocupa a cerca de 40 empresas. En la Comunidad foral, como en toda España, hablar de edición es entrar en cifras enormes. En 2019 se inscribieron en el registro del ISBN casi 775 títulos, más de dos por día. Eso, solo en Navarra, un territorio que por otra parte en los últimos años ha ido gestando además un grupo de escritores más que interesante. Junto al fenómeno de Dolores Redondo, han surgido autores de novela negra como Susana Rodríguez Lezaun, Carlos Bassas, Reyes Calderón… y otros que practican géneros muy diversos: a nombres clásicos como Miguel Sánchez Ostiz o Juan Gracia se les han unido jóvenes como Laura Pérez de Larraya, Hasier Larretxea, Margarita Leoz, Juan Iribas…

Navarra es, pese a los males que le aquejan, una buena comunidad para el libro. Dos de cada tres navarros tienen el hábito de leer y al menos tres de cada diez, de comprar. El confinamiento, además, les acercó aún más la lectura. Quién sabe si el virus dio a los libros la oportunidad de vacunarse contra su pandemia permanente.

El viernes, Día del Libro, el mundo de la lectura a debate en un ‘DN en vivo’

 


El mundo del libro lleva años planteándose preguntas: ¿Qué estrategias pueden seguir librerías y editores para fomentar el libro? ¿Cómo ser competitivos en un sector invadido por gigantes como Amazon? ¿Basta con campañas de promoción o de difusión de la lectura? ¿Qué papel pueden jugar las bibliotecas? ¿Y la Administración pública? ¿Se debería cambiar la forma en que los más jóvenes se acercan al libro? ¿Cómo hacen las editoriales para fabricar su catálogo, y las librerías para ‘alimentar’ sus estanterías? ¿Cómo afecta la enorme cantidad de libros que se editan cada año?¿Cuál es el papel en que queda el autor? ¿Y el lector?¿La pandemia pueden ser una oportunidad?

De todo ello se hablará en el DN en Vivo que celebrará Diario de Navarra el viernes, cuando se celebra del Día del Libro. Participarán cinco personas procedentes de distintos ámbitos del mundo de la lectura: Pilar Escalada, de la librería Ménades, Asun Maestro, directora del servicio de Bibliotecas de Navarra, José Luis Martín Nogales, crítico literario y escritor, Aritz Otazu, editor de Mintzoa y presidente de la Asociación de Editores de Navarra, y Susana Rodríguez Lezaun, escritora y directora del festival Pamplona Negra.

Moderado por Belén Galindo, el debate se retransmitirá desde las 11 de la mañana en directo por zoom a través de diariodenavarra.es Los lectores tendrán oportunidad de mandar preguntas, para lo cual deben registrarse antes en la web.

EN CIFRAS

14,7% de los libros que se editan en Navarra son traducciones.
20,8% de los lectores navarros utilizaban en 2019 libros digitales, un porcentaje que prácticamente dobla al que se registró en 2011.
69,6% de los navarros aseguraron haber leído libros durante 2019, según la Encuesta de Hábitos Culturales. La media española es 65,8%
36% de los navarros ‘devoran’ libros, según una encuesta reciente de la empresa Toluna. En este caso quedan por debajo de la media española, un 41%.
9,6% de los navarros leyeron a través de libros electrónicos, un 8,9% por Internet y un 1,6% a través de algún tipo de plataforma.
30,9% de los navarros afirma haber comprado libros a lo largo de 2019. Es una cifra que ha ido bajando en los últimos años. En 2015 fueron el 32,1% y en 2007, el 36,3%.
173,6 euros es el gasto por hogar en Navarra en libros y publicaciones periódicas. Es el cuarto más alto de España, pero ha bajado: en 2018 fueron 210,9.
976.000 euros en un año es el gasto de la Administración navarra en los sectores del libro y del audiovisual.
9,9 librerias por cada 100.000 habitantes hay en Navarra, lo que significa que son más de medio centenar. Es la quinta comunidad de España (7,6 de media).
109 empresas se dedican en Navarra a la edición de libros, periódicos y otros. Hay 83 cuya actividad es la traducción y la interpretación.
318.288 usuarios de bibliotecas estaban contabilizados en 2018, que realizaron 4,1 millones de visitas y pidieron un millón de documentos prestados.
129 bibliotecas están abiertas en Navarra. Son 20 por cada 400.000 habitantes, un índice mucho mayor al español (13,8). De ellas 4 son del Estado, 28 del Gobierno de Navarra, 72 de las entidades locales, 19 privadas y 4 de universidades.
38 editores están activos en Navarra, y tienen una producción media de 20 títulos, a fecha de 2019. Son tres menos que el año anterior, pero ocho más que en 2015.
4,6 millones de documentos guardan las bibliotecas navarras. La gran mayoría, 3,9 millones son libros y folletos, y hay 550.000 libros electrónicos.
8,6% de los libros editados en Navarra son iniciativa pública. La inmensa mayoría de la producción corresponde a los 33 editores privados.
128 libros se editaron en euskera en Navarra en 2019. En 2015 fueron poco más de la mitad (68) y la cifra ha ido creciendo casi año a año.
773 libros se editaron en Navarra en 2019. Fueron más que el año anterior, pero bastantes menos que en 2015, cuando se superó el millar.
160 cuentas de cotización a la Seguridad Social tenían las empresas editoriales navarras en junio de 2020, tras el confinamiento. Antes de la pandemia eran 173. Fue de las menores caídas en el sector cultural, que pasó de 519 a 380 cuentas.
Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE