Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Deportes de aventura

Barranquismo, la Navarra escondida

La biodiversidad medioambiental, paisajística y geológica de Navarra ofrece un abanico de descensos de gran variedad y belleza a los amantes de este deporte

Vídeo barranquismo en Navarra
Vídeo barranquismo en Navarra
Barranquismo en Navarra.
alt
Vídeo barranquismo en Navarra
  • Conocer Navarra
Actualizada 20/11/2020 a las 06:00

(Reportaje publicado en la revista Conocer Navarra nº 43 con fecha junio de 2016. Texto y fotografías de FRAN PADILLA).

 

Los años 90 vivieron la explosión del barranquismo como deporte. Tras un largo prólogo iniciado ya en el siglo XIX, dejó de ser un híbrido entre la espeleología, la montaña, las aguas vivas y la escalada, para convertirse en una disciplina independiente. Navarra no ha sido ajena a esta evolución y se ha convertido en un paraíso para los que lo practican. Este reportaje hace un recorrido por esa evolución histórica, desde el ámbito internacional hasta el local, para recrearse finalmente en tres de las muchas opciones que ofrece la privilegiada naturaleza de nuestra tierra.

El barranquismo es una disciplina enclavada dentro de los deportes de aventura. Pero aunque es cierto que nos encontramos en la montaña, donde la naturaleza pone sus reglas –a veces cambiantes, a veces hostiles– la dificultad y riesgo dependen, además del medio en el que nos desenvolvemos, mayoritariamente de nosotros. Explorar, adentrarse en estos remotos rincones, recorrer sus cauces, rapelar una cascada, conlleva un compromiso en el que entran a formar parte la preparación físico–técnica, la capacidad de adaptación e improvisación en el terreno, los materiales, el equipo humano, la meteorología, la época del año, etc.

Un mal cálculo de horarios por no planificar o no levantarnos a una hora prudente, una valoración a la baja de las dificultades del descenso, escasez de material para no llevar peso, menospreciar la alimentación o la hidratación, puede conllevar sustos y en ocasiones serios problemas. Como dice un gran amigo y compañero, Luís Mariano Mateos, “Al fin y al cabo lo único que está en juego es nuestra propia seguridad y nadie está a salvo dentro de un barranco si no es autosuficiente como para poder bajarlo como si estuviera virgen”

 

EL ORIGEN, LOS PIONEROS

Los primeros que se adentraron en los cursos de los ríos, superando sus miedos a lamias y leyendas, eran las gentes del lugar. Lo hicieron por necesidad, en busca de recursos para su subsistencia. Eran intrépidos pescadores, almadieros en Navarra, navateros en Aragón... Pero para encontrar los orígenes de esta actividad como disciplina o deporte de aventura hay que remontarse al final de s. XIX e inicios del s. XX.

Aparecen en este momento dos nombres clave: Édouard-Alfred Martel (Francia, 1859–1938), considerado el padre de la espeleología moderna, y Lucien Henri César Briet, escritor, fotógrafo, explorador y pireneísta (Francia, 1860–1921).

Martell exploró, ya en 1905, junto con Armand Jamet, el cañón del Verdún o la clue du Daluis en 1906, ambos en Francia. Entre 1903 y 1909, Martell junto con F. Fournier, Veisse, Bougeade, Dufau, Rodaux, Couppey de la Forest y el Dr. Maréchal efectuaron las primeras exploraciones de los cañones del País Vasco francés: Ehujarre, Kakouetta, Olhadubie–Holzarte. En aquella época los barrancos se ascendían. Los medios eran diferentes: escalas de madera, pértigas, botes o canoas desmontables… También los resultados fueron diferentes: Ehujarre y Kakoueta fueron recorridos, pero no así Olhadubie-Holtzarte del que quedaba su zona más profunda y recóndita por descubrir. Encontraremos referencias y fotografías de estas exploraciones en “La Nature” en las publicaciones de septiembre de 1907 y julio de 1911.

En el caso de Lucien Briet, espoleado por los relatos de ilustres aventureros como Lequeutre y Henri Passet, el conde de Saint-Saud y Albert Tissandier, decidió recorrer el Pirineo y la Sierra de Guara. Publicó en 1913 su obra “Bellezas del Alto Aragón”, en la que dio a conocer los paisajes de Ordesa, Escuaín, Bielsa, Val de Aran o Mascún, en la Sierra de Guara, entre otros.

Entre los pioneros cabe destacar a un ilustre navarro, Pascual Madoz Ibáñez (Pamplona, 1806–Génova, 1870) que en su obra, el “Diccionario Geográfico–Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar” desarrollada entre 1834 y 1850, ya menciona a Alquezar, Rodellar, Otín, el Mascún, el río Vero o el Alcanadre.

 

EL PRIMER DESCENSO

El que podemos considerar como primer y anecdótico descenso, hacia abajo, como lo entendemos ahora, lo efectuaron los intrépidos montañeros Henry Dubosc, François Cazalet, Robert Ollivier y Roger Mailly el 25 de agosto de 1933. Completaron el primer descenso integral del cañón de Olhadubie, no sin pasar numerosas penurias. Los detalles de aquella aventura quedaron reflejados en el impactante relato que publicó Robert Ollivier en “La Montagne”, julio 1934. Para hacernos una idea de tamaña aventura, transcribo varios fragmentos: “La sequía del verano de 1933 decide a Henri Dubosc a intentar, con el material más sencillo, cuerdas y pitones para rapelar, la travesía completa de las gorgas, desde arriba hasta abajo (...) Nuestro equipo, tan pintoresco como voluntariamente rudimentario, pone un toque alegre a la expedición. Nada de botas con clavos, ni calcetines, sólo sencillas alpargatas, un traje de baño, dos gruesos jerseys de cuello alto, pantalones viejos destinados para amortiguar el rozamiento de la cuerda en los rápeles. Dubosc ­enar­bola unos divertidos calzones de franela roja y un curioso bonete blanco (...) clavamos como podemos los pitones de hierro que impedirán patinar a la cuerda. Enviamos las mochilas al pie del resalte y bajamos a fuerza de muñecas, para evitar la irritante fricción de esta cuerda mojada que se niega a deslizar. Naturalmente terminamos en un profundo agujero donde la natación es obligatoria (...) Emergemos de la última castañeteando los dientes, hambrientos por 13 horas de ayuno, literalmente vacíos de calorías (...) En una faltriquera impermeable de caucho, llevamos un reloj y algunos víveres (...) la tormenta ha empezado de nuevo; los truenos llenan las gorgas de espantosos rugidos, llueve. Al abrigo de una gruta, picoteamos azúcar, pastas secas y bebemos un poco de alcohol”.

 

EVOLUCION

Tuvieron que transcurrir más de 20 años para que de nuevo espeleólogos, montañeros y escaladores, con alguna mejora en las técnicas y materiales retomasen el camino.

1954: un intrépido equipo de escaladores del Club Peña Guara, equipó con clavijas en ascenso (actualmente es un preciosa vía ferrata) la Canal del Palomo (Vadiello-Huesca) para luego descenderlo rapelando.

1958: primer descenso de la Clue du Rioulan (Francia).

En los años 60, Paul y su hijo Pierre Minvielle recorren por primera vez el río Vero, el barranco de la Choca y ascienden el barranco de Mascún, en la sierra de Guara.

1965: primer descenso del Torrent Gorg Blau y Sa Fosca (Mallorca), experiencia al límite de dos días con final feliz, por Matias Oliver, Tomas Suárez y Bernadi Morell.

En los años 70 aparece la primera guía “Los cañones de la sierra de Guara de Pierre Minvielle” y gracias a los aguerridos componentes del Grupo de Investigaciones Espeleológicas de Peña Guara, se completan destacados y famosos descensos como: Formiga (1971), Gorgas Negras (1973), Mascún Integral (1974) o los Oscuros del Balcés (1976). El material, precario todavía, se reducía a bañadores y alpargatas, botes neumáticos, cuerdas, pitones... y muchas ganas e ilusión.

Los 80 irrumpieron con fuerza de la mano de diferentes grupos de aperturistas y la aparición de los neoprenos. Eduardo Gómez, Miquel Soro o Álex Batllori en Cataluña. Jean Paul Pontroue, Bernard Clos, Patrick Gimat en el pirineo central. Fernando Biarge y Enrique Salamero en Guara y pirineos o Luís Mariano Mateos.

Con las publicaciones de ellos, en los inicios de los 90, empezamos muchos, entre los que me incluyo. Fueron llegando novedades, tanto en materiales como en técnicas, consolidando la actividad propiamente dicha y alcanzando la madurez. El barranquismo comenzaba a ser una disciplina independiente y diferente, no ya un híbrido entre la espeleología, la montaña, las aguas vivas y la escalada. Actualmente existen numerosas guías de distintas zonas, países, federaciones, páginas web, empresas, grupos, donde poder encontrar información o poder practicar esta maravillosa actividad, disciplina o deporte de aventura.

 

EL BARRANQUISMO EN NAVARRA

Como en otros países o regiones, el barranquismo despertó en Navarra en los 80, gracias a los ya citados espeleólogos, escaladores e intrépidos montañeros. Debido a la excelente recopilación de datos que ofrece el recientemente nuevo libro publicado “Barrancos, errekas, cascadas y foces navarrensis” hemos recuperado algunos nombres e historias de aperturistas.

Cabe destacar la primera exploración del probablemente descenso más emblemático y conocido de Navarra, el barranco de Artazul. Recorrido parcialmente en primera instancia por el grupo de espeleólogos navarros compuesto por: J. Zabala, J. Juan García, Koldo Aranguren y Txato Berraondo en 1981. En 1985 el potente y numeroso equipo francés formado por Philippe Bussard, Michel y Marie-Claude Douat, Michel Dexant, Jean Claude Laurent, Richard Maire, Paul y Bernard Trouvé, alentado por las indicaciones de Isaac Santesteban, reputado espeleólogo navarro, logró completar el primer descenso deportivo integral con agua.

Otro de los descensos más frecuentados y sorprendentes de Navarra dada su proximidad a Pamplona, es el de Intxostia o Diablozulo. Aurelio Bidaurre junto con Alejo Martínez de Lizarrondo completaron su primer descenso en el otoño de 1984-85. A esta pareja de aventureros también debemos agradecer sus primeras y exitosas incursiones en los barrancos Burón y Euntzelaia.

Otro de los grandes aperturistas del pirineo, Luis Mariano Mateos junto con José Puga, aportó con los primeros descensos deportivos del barranco de la Fonfría o la Sierra y la Grieta de Barzolos, ambos en la década de los 80.

A Ricardo Andueza y Aurelio Monreal debemos el primer descenso deportivo de otro de los clásicos navarros, el barranco de Arrakogoiti en 1987. Así como a Koldo Aldaz y Xabier Zelaia las primeras incursiones en el barranco de Bitxitoza.

Félix Santesteban, menos conocido pero no por ello menos importante, nos aportó diversos y variados descensos como el barranco de Zurrustape, junto a Ramón Imaz en 1992, otros menores como el barranco de Kuskullueta, con Carlos Jordan en 1995, o las aperturas en las Malloas, también con Carlos Jordán en torno a 1999-2000.

 

TRES PROPUESTAS BARRANQUISTAS

 

 

RUTA 1   AIZKORRIKO ZULOA

Imponente salto de agua visible desde Gaintza. Uno de los más bellos y más altos de Navarra.

DATOS TÉCNICOS

  • Aproximación: 1 h 45 min / 2 h
  • Descenso: 2 h / 3 h según grupo y caudal.
  • Retorno: 30 min.
  • Rápel más alto: 45 m
  • Instalaciones: naturales, parabolts.
  • Roca: calizas, dolomías y calizas margosas.
  • Longitud: 300 m aprox.
  • Desnivel: 200 m aprox.
  • Material: cuerdas 3x50. Material de instalación, cordinos. Neopreno con agua.
  • Época: primavera, otoño, después de lluvias. Acusa el estiaje, secándose en verano.
  • Historia: primer descenso deportivo por Félix Santesteban, J y J Sarasola y Carlos Jordán (29-5-1999). Nuestra última visita fue el 16–11–2014.

LOCALIZACIÓN: Desde Gaintza, subir a la parte alta del pueblo (pasando al lado de la iglesia) hasta llegar a Casa Zabalea. Seguir la pista, derecha, cementada y ascendente que en unos 400m llega a una explotación ganadera con tres nogales y dos abedules donde podemos aparcar sin molestar.

APROXIMACIÓN: Ya caminando, primera bifurcación a la izquierda, ascendente, hasta pasar Martxindoko borda. Fuerte subida hasta una puerta metálica y camino amplio de tierra (alguna marca blanca y roja, ascensión al Irumugarrieta) que nos acerca, siempre en subida, hasta unas explanadas de hierba, acceso hasta aquí posible con todoterreno. En la primera de ellas seguir el sendero que sale hacia la izquierda (si nos pasamos, llegaremos a otra con una estela recordatorio y la cascada de Gaintza en frente, giraremos hacia la izquierda) encontrando un vallado que seguiremos hasta una empinada zona despejada, helechal. La senda se desdibuja (marcas a mitad de subida en las rocas) para a lazos llegar a una zona de imponentes hayas centenarias donde gira hacia la derecha y en breve alcanza una curiosa puerta metálica. La cruzaremos siguiendo la senda en ascenso hacia la derecha. Pasaremos una fuente antes de salir del bosque para llegar a los empinados herbazales. Seguir en diagonal ascendiendo hacia nuestra derecha, por trazas de sendero dirección al hayedo. Cruzaremos un cauce, parte alta de Errekabeltz, otro segundo y el tercero es nuestro objetivo. Aproximación exigente en lo físico, delicada, con pasos expuestos por las resbaladizas y colgadas laderas. Prestar mucha atención y no subestimar el terreno. Unas 2h desde el coche. Evitar época invernal.

DESCRIPCIÓN DEL DESCENSO: Vertical y mantenido, aéreo, técnico y deportivo en su salto final. Comprometido dada la ausencia de escapes. Parte inicial rocosa y emboscada sin dificultades. Gran cascada final. Reinstalación en cauce muy expuesta a los elementos (tres parabolts izquierda orográfica), semicolgada, máximo dos personas. Valorar antes de usar y prever material de reposición. Atención con caudal elevado por concentración de caudal e inaccesibilidad. Posibilidad de no fragmentar el rápel, prever cuerda de 70-75m y una dudosa recuperación de la misma. Descenso exigente e intenso, a tener en cuenta. Con agua subirá su ya de por sí alta nota.

RETORNO: Avanzamos por el cauce entrando en el bosque. Lo abandonamos en breve con tendencia siempre hacia la derecha, hasta encontrar una caseta de toma de aguas. Seguimos la nueva senda, a la derecha, para enlazar con la pista de tierra que utilizamos en el acceso. En total, 30´ hasta el coche.

 

RUTA 2  BARRANCO DE LIZEBAR

Gemelo del barranco de Artazul… y eclipsado por éste. Buena muestra de cómo dos barrancos tan cercanos acusan fuertes diferencias en su formación, desarrollo y régimen hídrico. De interés por sí solo.

DATOS TÉCNICOS

  • Aproximación: 20 min.
  • Descenso: Entre 2 h y 2h 30 min según grupo y caudal.
  • Retorno: 10 min, dos coches.
  • Rápel más alto: 50 m.
  • Instalaciones: parabolts.
  • Roca: calcarenitas masivas con nummulites.
  • Longitud: 400 m aprox.
  • Desnivel: 180 m aprox.
  • Material: cuerdas 2x60, 1x30. Material de instalación. Neopreno.
  • Época: seco habitualmente. Primavera, después de lluvias, prestando atención a caudales elevados.
  • Historia: primer descenso deportivo desconocido. Nuestra última visita fue el 1–3–2015.

LOCALIZACIÓN: Desde Pamplona tomamos el mismo trayecto que el barranco de Artazul. Vehículo de retorno en el parking del Nacedero de Arteta. Con el segundo coche hay que subir hasta Aizpún aparcando al inicio del pueblo, junto al frontón.

APROXIMACIÓN: Junto a la primera casa del pueblo, a la derecha, sale una pista entre un murete de piedras. Avanzamos por ella hasta un desvío a la derecha en descenso; pasamos una valla metálica y giramos a la izquierda. El sendero se adentra en el bosque y nos lle-va hasta el cauce. Avanzamos por él hasta las primeras dificultades, unos 15–20 min.

DESCRIPCIÓN DEL DESCENSO: Carácter engorgado, deportivo, técnico y vertical, comprometido dada la ausencia de escapes. Estética y profunda gorga muy bien excavada con, posiblemente, una de las más bellas cascadas de Navarra. Gran rápel directo desde el pasamanos. De régimen estacional, la valoración final aumentará de acertar en el momento y encontrar agua en el descenso. Seco la mayor parte del año, alguna poza suele mantener agua.

RETORNO: Final apoteósico con la vista de la última cascada de Artazul y la confluencia en el mismo circo. Seguimos la pista cementada hasta el nacedero y el parking. Existe la opción, con un solo vehículo, de remontar el barranco. Desde el final de éste, con la cascada de Artazul enfrente, hay que buscar una senda desdibujada y en fuerte pendiente que asciende entre el bosque, derecha orográfica de Lizebar. Pasar una pedrera que domina la gorga, buenas vistas. La senda en subida se adentra en el bosque cruzando un afluente, encontramos una alambrada. En breve llegaremos a una zona despejada con robles centenarios, inicio del descenso. Retomamos el camino de acceso hasta Aizpún y el coche. Laborioso. Duración aproximada: 1h 15 min–1h 30 min.

 

RUTA 3 BARRANCO DE ARANDARI

A la entrada de Burgui, uno de los referentes y más clásicos descensos de Navarra. Juguete corto, ideal para enseñar, iniciarse y disfrutar. Frecuentado por empresas. Ha habido varios accidentes con lesionados y rescate incluido.

DATOS TÉCNICOS

  • Aproximación: 15 min.
  • Descenso: 1 h–2 h según grupo y caudal.
  • Retorno: 5 min.
  • Rápel más alto: 12 m.
  • Instalaciones: químicos, parabolts.
  • Roca: calcarenitas con alveolinas.
  • Longitud: 300 m aprox.
  • Desnivel: 80 m aprox.
  • Material: cuerdas 2x20 o 1x30. Material de instalación. Neopreno con agua.
  • Época: todo el año, seco en verano. Es ideal en primavera.
  • Historia: desconocida. Nuestra última visita fue el 14-6-2015.

LOCALIZACIÓN: Desde Pamplona, por la autovía A-21 dirección Jaca-Huesca hasta la salida Sigüés-Salvatierra. Cruce a la izquierda, gasolinera, que sube hacia el Valle de Roncal, A-137, Isaba-Estación de esquí Arette-Francia. A la entrada de Burgui, km 14, tenemos una amplia explanada a la derecha para aparcar, con almadías en ocasiones. El final del descenso está unos metros antes, al lado de una pequeña borda y su huerta.

APROXIMACIÓN: Unos metros más adelante del parking, cruzando al otro lado de la carretera, tenemos un panel con indicaciones del sendero S.L. NA-75. Lo seguiremos, marcas verdiblancas, en leve subida por el labio izquierdo orográfico del barranco. Bajar a continuación hasta su cauce, unos 15´ desde el coche.

DESCRIPCIÓN DEL DESCENSO: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Estético, con pinceladas de gran gusto, tiene un poco de todo. Rápeles de fácil ejecución, un puente roca y un final digno de cualquiera de los mejores descensos del Pirineo. Escapes por su margen izquierda, lo que facilita tanto su acceso como una retirada a tiempo en caso de un caudal elevado o cualquier tipo de incidente. Merece la pena ir despacio, ver y saborear.

RETORNO: Después de la cueva, seguimos por el cauce hasta cruzar la carretera bajo el puente y subimos a ésta. 5´ hasta el coche.

ATENCIÓN: NO PASAR POR LA FINCA PRIVADA.

 

ZONIFICACIÓN

 

 

En Navarra podemos encontrar numerosos descensos: técnicos y aéreos, deportivos, sencillos, lúdicos, secos…..una gran variedad que representa la biodiversidad medioambiental, paisajística y geológica de la cada comarca. Podemos diferenciar varias zonas:

1. ZONA MEDIA, Tierra Estella:

-Sierra de Lóquiz

-Valle de Guesálaz

2. MONTAÑA, Navarra Húmeda del Noroeste. Valles Cantábricos.

-Sierra de Aralar, Malloas, Valle de Araitz.

-Valles de Baztan, Santesteban, Basaburua, Peñas de Aia.

3. MONTAÑA, Navarra Húmeda del Noroeste. Corredor del Araquil.

4. MONTAÑA, Cuencas prepirenaicas. Cuenca de Pamplona.

-Sierra de Andía: a destacar la joya de la corona navarra Artazul y Lizebar

5. MONTAÑA, Cuencas prepirenaicas. Cuenca de Lumbier-Aoiz.

-Sierra de Alaiz: Intxostia o Diablozulo,

-El gran cañón navarro, la foz de Arbayun

6. MONTAÑA, Valles Pirenaicos Centrales.

-Valles de Erro, Arce, Aezkoa, Ultrapuertos…

7. MONTAÑA Valles Pirenaicos Orientales. Valle del Salazar.

Variedad de descensos cortos sin dificultad salvo la cascada de Aldu.

8. MONTAÑA Valles Pirenaicos Orientales. Valle Roncal.

Multitud de posibilidades para todos los niveles, según época, caudal, duración. Algunos de los clásicos como Arandari o Jordán.

 

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE