Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Senderismo por Navarra

Ascensión a Garaño: conquistando el castillo más antiguo de la Comarca de Pamplona

Una excursión sencilla, perfecta para ir con niños, en la que descubrir un poco más de la historia del antiguo reino de Navarra

Desde la reconstruida Torre del Homenaje se obtienen unas espléndidas vistas de la Comarca.
Desde la reconstruida Torre del Homenaje se obtienen unas espléndidas vistas de la Comarca.
Sara Sánchez
Actualizada 13/11/2020 a las 15:20
  • Punto de partida: Eguillor
  • Longitud: 3,9 km (ida y vuelta)
  • Desnivel: 142 m

Nos acercamos al valle de Ollo para descubrir el que está considerado como el más antiguo de los castillos de la Comarca de Pamplona. El castillo de Garaño ya aparece documentado en el siglo XI y en las excavaciones arqueológicas realizadas se han descubierto indicios que apuntan a que pudo ser una mítica fortaleza llamada por los musulmanes Sajrat Qais, de la que se sabe fue atacada por Abd al Rahman III en el año 924.

Así que nos enfrentamos a una sencilla ascensión en la que, además de disfrutar de unas vistas excelentes –dignas de un castillo- podremos descubrir un poquito más acerca de la historia del antiguo reino de Navarra.

Para iniciar la ruta deberemos acercarnos hasta la localidad de Eguillor, donde dejaremos el coche debidamente aparcado. Nos acercamos a la iglesia, junto a la que se abre una pequeña plaza y la sociedad del pueblo. Allí mismo nos encontraremos con un cartel que, además de nuestra ruta, describe la más exigente Vuelta al valle de Ollo, un recorrido de casi 19 kilómetros muy atractivo para aquellos que estén acostumbrados al senderismo.

En nuestro caso, la caminata será más breve. Un pequeño cartel nos anuncia que nuestro destino se encuentra a escasos 1.900 metros. Salimos del pueblo de la forma más evidente, por una pista amplia y bien señalizada. Durante el camino, a nuestra derecha, veremos la localidad de Lete, donde se encuentra un pequeño tesoro del románico rural navarro: el Monasterio de Yarte. Un buen lugar para completar la excursión tras la caminata.

Una de las ventajas de este camino es que veremos casi desde el principio nuestra meta: una pequeña elevación coronada por la torre circular. Así que se trata de una ruta sin pérdida.

Abandonamos la senda principal siguiendo las indicaciones de un poste que nos indica la dirección hacia el castillo y nos adentramos por un terreno más herboso. Conforme nos acercamos al castillo, el camino va haciéndose algo más exigente, en ascenso. Nos vendrá bien hacer una parada obligatoria en un panel en el que descubriremos algunas curiosidades sobre el sitio que vamos a visitar.

Descubriremos que fue conquistado por tropas francesas en la guerra de la Navarrería, hecho que quedó reflejado en unos versos de Guillermo Anelier. O que sirvió de residencia a Lancelot, hijo bastardo de Carlos III. Así como la historia de su caída, ligada a la conquista castellana. También, como desde el año 2010 ayuntamiento y vecinos fueron recuperando los restos de la fortificación, en colaboración con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y con el apoyo técnico de los arqueólogos de Gestión Cultural Larrate, dirigidos por Iñaki Sagredo Garde. Unos trabajos de consolidación que han finalizado este mismo verano.

Tras empaparnos de la historia del lugar, continuamos la marcha, siempre en ascenso, siguiendo las marcas del sendero local. El último tramo de subida está acondicionado con escaleras de madera, lo que hace algo penoso este esfuerzo final, pero que permite llegar hasta las ruinas en casi cualquier circunstancia.

Superamos la muralla perimetral y conquistamos, subiendo las últimas escaleras, la torre circular (Torre de homenaje) que protagoniza los restos restaurados de esta fortificación. Desde este punto disfrutamos de las espléndidas vistas. Veremos, entre otras, las cimas del Gaztelu, Oskia, Txurregi o los Altos de Goñi. Investigando entre las ruinas veremos un interesante cartel con una infografía que reconstruye cómo debería ser el castillo en su esplendor.

El descenso se realiza por el mismo camino por el que hemos venido, hasta alcanzar de nuevo la localidad de Eguillor.

 

Te puede interesar

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE