Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Patrimonio

Concluye la consolidación del castillo de Garaño en Ollo

Se ha reconstruido la estructura exterior y la torre del homenaje y se han colocado escaleras y protectores

Concluye la consolidación del castillo de Garaño en Ollo
Concluye la consolidación del castillo de Garaño en Ollo
  • C.A.M.
Publicado el 14/10/2020 a las 06:00
Diez años de trabajos, en auzolan en los primeros pasos y de la mano de las instituciones más adelante. Una década para sacar a la luz y consolidar parte de la estructura del castillo de Garaño, en el Valle de Ollo, ahora visible en la colina de Egillor, en término concejil de Saldise. El Ayuntamiento del Valle de Ollo, de la mano del historiador Iñaki Sagredo y la empresa Gestión Cultural Larrate, han concluido los trabajos para la puesta en valor de este enclave documentado ya en el siglo XI pero similar en construcción a castillos situados junto a calzadas romanas. Se trata de una “primera parte”, pues como dice su alcalde, David Campión, “podemos estar años y años si contamos con ayudas”. “Por todo lo que hay allí y por nuestro tamaño”.
Los últimos trabajos se han centrado en la consolidación de las estructuras del recinto exterior circular y de la torre principal o del homenaje. La muralla tiene una longitud de 80 metros, anchura de 1 metro y altura de 1,5 a 1,9 metros. El torreón cuenta con 22 metros de longitud y 7 de diámetro para una altura de 3 metros. Además, se han colocado escaleras para acceder al torreón y estructuras de protección para facilitar la visita, hechas con madera de haya.
Se trata de un proyecto que se encargó a Larrate, con dos años de duración. Se dio por concluido a finales de agosto, con meses de retraso sobre la previsión inicial por la incidencia del covid-19 y el parón en las labores en la cima. Ahora desde el Consistorio se recaban ayudas europeas, con fondos Feader y de la sección de Diversificación Rural. La inversión total ha sido de 49.113 euros y las ayudas solicitadas superan los 34.000.
Fue en el verano de 2011 cuando comenzaron a buscarse voluntarios para limpiar y sacar a ala luz los restos del castillo de Garaño. Pero ya antes Larrate trabajaba en la zona y se desbrozó la cima para poder recuperar los restos que permanecían ocultos desde que en el verano de 1512 las tropas castellanas del duque de Alba iniciaran la conquista de Navarra y derribaran, en Ollo, el primero de los castillos del reino.
A las primeras campañas acudieron vecinos de la zona, que salvaban los 600 metros de altitud de la colina en la que está enclavado. La suya fue una labor arqueológica, para sacar grandes piedras ocultas entre la tierra y dispersas por la cima. Y los trabajos han seguido puntualmente. Y a ellos se ha sumado el Ayuntamiento del Valle de Ollo. Esta institución ha recopilado en un documento la labor llevada a cabo a partir de los restos que estaban ocultos en la maleza y ahora visibles en la cima.
Para la ejecución de las obras se ha seguido un proyecto arqueológico. En su desarrollo fue variando, como con la utilización de mortero específico para consolidar estructuras, así como la recogida de materiales in situ para el estudio de la tipología constructiva “con el fin de realizar un proyecto semejante”. El equipo de arqueólogos ha analizado en base a la documentación y las evidencias para conformar una torre semejante en cuanto a su planta y técnica constructiva, detalla la memoria. También se ha recabado material para el estudio.
La intervención arqueológica se llevó a cabo siguiendo las directrices de la Sección de Arqueología de la Institución Príncipe de Viana. Incluso se ha diseñado un boceto que recrea las instalaciones que conformaban el recinto amurallado.
El proyecto se completa con la creación de una nueva ruta turística orientada a dar a conocer “mejor” el valle de Ollo y los pueblos limítrofes, “además de conjuntar historia con naturaleza”.
EL PRIMER CASTILLO QUE ATACÓ LA TROPA CASTELLANA

Situado a las puertas de la Cuenca de Pamplona, el castillo de Garaño fue el primero que atacaron las tropas castellanas durante la conquista de Navarra, en 1512. Documentado desde el siglo XI, Iñaki Sagredo, que se ha dedicado a estudiar los restos y la documentación al respecto, sostenía hace nueve años que podría datar de época romana. “Es una construcción similar a la de los castillos situados junto a las calzadas”, afirmaba. Durante este tiempo se ha dedicado a recopilar la documentación sobre su construcción, con datos hasta del origen de piedras y madera. Llegó a tener uso residencial albergar al hijo del rey Carlos II, a su madre y varias nodrizas y en el siglo XIII, durante la guerra de la Navarrería, el castillo sufrió el asedio de las tropas francesas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones