Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Con la mochila

Brujas en Navarra más allá de Zugarramurdi

Cuatro lugares llenos de brujas... y un vampiro

Ampliar El centro de las Murallas de Pamplona se disfrazan de Halloween
Una vela en el centro de las Murallas de Pamplona, en un Halloween pasadoCHALMETA
  • Andrea Incera
Actualizado el 31/10/2022 a las 08:24
Os voy a ser honesta. Cuando leáis esto yo ya no estaré. O sea, voy a estar, pero en otro lado, que me llevo unos meses de trajín que telica marinera. Pero claro, antes de irme, me he visto un correo electrónico de un compañero: "Oye, Andrea, ¿y por qué no haces un tema para Halloween que sea "Más allá de Zugarramurdi: las otras brujas de Navarra?" Y oye, como tenía un ratico libre y muchas ganas de indagar por estos mundos de Dios, dije: "Venga, pa'lante como los de Alicante que diría mi santa madre". Y sí. Efectivamente. En Navarra existen más brujas más allá de Zugarramurdi. 
Si sois de los que habéis dejado todo para última hora, no corréis la misma suerte que yo de tener puente y tenéis que buscar un sitio por aquí cerca para hacer una excursión, os descubriré los pueblos donde habitaron las otras brujas de Navarra. Pero temo decepcionaros; no os voy a hablar de mi ex ni tampoco de aquella casera que se quedó con parte de mi fianza: "Es que la funda protectora del enchufe estaba un poco suelta...", me dijo muy afable la señora. Pero me voy a callar, porque da para una Biblia y me he prometido comenzar estas vacaciones con buen pie (veremos qué opinión tiene mi horóscopo de todo esto).
Así que sin más dilación, vayamos más allá de Zugarramurdi y descubramos las otras brujas de Navarra. 
Os cuento un secreto. Como bonus, al final del texto encontraréis el lugar pirenaico navarro donde moraba un vampiro.
¡Vamos!
Hipogeo (antiquísimo lugar de sepultura) de Longar, en Viana
Hipogeo (antiquísimo lugar de sepultura) de Longar, en VianaTurismo de Viana

Viana, el pueblo donde murió asesinado el conde de Aguilar por una bruja

Dicen las malas lenguas que en Viana vivía una gitana ciega que tenía una gran fama de curandera. Esto llegó a oídos del conde de Aguilar, un noble navarro de la época que deseaba ser joven eternamente. El conde se acercó hasta la casa de la anciana y le pidió a la anciana un hechizo para conseguirlo. Entonces, tal y como ordenaba la receta del conjuro, la bruja le cortó los brazos y las piernas y las echó a una cazuela con agua hirviendo a la espera de que el gallo cantase 3 veces a la mañana siguiente; momento en el que el conde sería eternamente joven. Pero nunca sucedió. El gallo cantó sólo dos veces, quedándose totalmente afónico. El conjuro no fue finalizado y el noble murió.
Los criados recorrieron todo el pueblo, buscándolo. Finalmente, llegaron a casa de Endregoto y encontraron al conde descuartizado. La anciana fue acusada de brujería y de asesinato y murió quemada en Logroño.
Cuentan que Endregoto, junto al resto de brujos de toda la comarca, acudían a la laguna de las Cañas (ubicada en Viana), concretamente al prado de Salobre, y celebraban aquelarres.
Calle Santo Tomás, en Anocíbar
Calle Santo Tomás, en AnocíbarGoogle Maps

Anocíbar, la quema de la bruja María Juana

Cuentan que corría un caluroso agosto de 1575 cuando el abad Pedro de Esáin decidió interrogar a dos niños a petición de una familia del pueblo: Miguel de Olagüe (10 años) y Martín de Olagüe (7 años). Los pequeños le contaron que, cuando caía la noche, iban "por el aire" a "hacer los maleficios al lugar donde se hacen" y que eran obligados por su tía María Juana de Anocíbar, a la que acusaron de ser bruja. Esta noticia llegó a oídos del fiscal del reino quien, el 27 de agosto de 1575, ordenó que se hicieran diligencias. La mujer nunca acusó a nadie ni reconoció los delitos que se le imputaban. Fue condenada a muerte y quemada en la hoguera
El dramático suceso se expandió por Navarra provocando, entre 1575 y 1576, una caza de brujas por numerosas localidades navarras: valle de Araquil, Urdiáin, Burguete... entre otros. Al menos 118 personas fueron encausadas (el 83% mujeres). Se cuenta también que en diciembre de 1575, un hombre y una mujer, imputados en la causa de Anocíbar, fueron agarrotados y sus cuerpos, quemados en una hoguera que se realizó en la Taconera de Pamplona.
Palacio de Jauregizarrea, localizado en la localidad de Arraioz
Palacio de Jauregizarrea, localizado en la localidad de ArraiozTurismo de Baztan-Bidasoa

Arraioz, el palacio de las torturas

Arraioz. Siglo XVII. Una de las historias más oscuras de la Comunidad Foral es la de Graciana de Barrenechea. Y es que, según las declaraciones que recogió el eclesiástico e historiador español Juan Antonio Llórente (1750-1823), Graciana hizo unas espeluznantes confesiones. Barrenechea confesó tener unos celos atroces de María Juánez de Oria, otra de las brujas del aquelarre que era bastante agraciada. Movida por esa envidia, Graciana entró en casa de María y la roció con polvos venenosos, produciéndole una enfermedad terminal y por la que fallecería al tercer día, entre “espantosas convulsiones”. Pero no fue su única víctima, puesto que Graciana también mató a muchos niños para vengarse de sus madres.
Por estas acusaciones, fue encerrada en el palacio de Jauregizarrea. El 31 de diciembre de 1610, un hombre confesó haber visto a Graciana de Barrenechea encadenada a una columna y con los pies desnudos. Le echaban agua en ellos con una herrada, lo que le produciría unos dolores insoportables debido a las terribles heladas de aquellos días en el valle de Baztan. Graciana terminaría muriendo a causa de las terribles torturas a las que fue sometida.
¿Y qué pasa en Navarra con los vampiros?
¿Y qué pasa en Navarra con los vampiros?
Es curioso porque en Navarra también tenemos vampiros. Y no me refiero a esos jóvenes tan galantemente vestidos de 'Vampire Academy' o a ese Jakob de (dudoso) sensual torso desnudo de 'Crepúsculo'. Ni tampoco a esa Carmilla que sedujo a una joven muchacha para después pegarse un festín vampírico de aúpa o al famosísimo Drácula, del que ya todos conocemos la historia.
Me refiero a uno de los vampiros que, según recoge Karl des Monts en su obra 'Les legendes des Pyrénées' (1857) y replica Alberto Martínez en su blog, moraba al otro lado de los Pirineos y no muy lejos del pico de Anie; cima que parte precisamente desde las inmediaciones del Arlás, en el término de Isaba.
Narra des Monts que este vampiro vivía en el Castillo del Vampiro (un nombre para nada evidente, desde luego) y que se enamoró de una joven llamada Marguerite. La joven cayó rendida a sus múltiples encantos y su caballerosidad (y pensar que a mí me tienen el corazón ganado con un plato de macarrones con tomate y una cerveza bien fresquita) y terminaron casándose. 
Pero la joven aún desconocía la naturaleza que se escondía dentro de su marido, el reputado señor de Lahonce. Pronto empezaría a sospechar, porque todas las noches se escuchaban extraños sonidos que procedían del exterior y su mozo desaparecía durante un buen rato (yo hubiera aprovechado para dormir en diagonal, qué queréis que os diga).
Una noche, la muchacha, harta de tanto misterio, decidió aventurarse a descubrir qué hacía el señor de Lahonce por las noches. Y... ¡zas! Se lo encontró en el cementerio, agachado al lado de una tumba junto a un perro negro comiéndose lo que parecían unas sobras brillantes y espeluznantes. ¡El señor Lahonce era un vampiro! Chan, chan, chan.
No os voy a hacer spoiler del final porque tengo cierta alma creativa (y cotilla, para qué nos vamos a engañar) y me gustaría proponeros un juego: ¿Cómo creéis que termina esta historia?
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora