Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo

La empresa que gestiona el Palacio de Olite cree "desolador que se pierda el trabajo de tantos años"

Katrin Setuain, socia fundadora, advierte que si el recurso ante la justicia no cambia el resultado del concurso, Guiarte sufrirá “un impacto de graves consecuencias”

Parte del equipo de Guiarte, fotografiado en 2018, antes de la pandemia. Agachadas, Nora Algarra e Itziar Trincado. De pie, Elena Fabre (ya jubilada), Montse Pilo, Raquel Ruiz, Carlota Jiméez, Javier Adot, KatrinSetuain, Rafael Pellejero, Beatriz López y Beatriz Izuriaga.
Parte del equipo de Guiarte, fotografiado en 2018, antes de la pandemia. Agachadas, Nora Algarra e Itziar Trincado. De pie, Elena Fabre (ya jubilada), Montse Pilo, Raquel Ruiz, Carlota Jiméez, Javier Adot, KatrinSetuain, Rafael Pellejero, Beatriz López y Beatriz Izuriagacedida
Publicado el 29/12/2021 a las 06:00
La empresa Guiarte nació en 2004 de la mano de Katrin Setuain y Javier Adot, que coincidieron trabajando en la Oficina de Turismo de Olite. “Detectamos la necesidad de una organización que pusiera en valor el patrimonio de la Zona Media. En ese tiempo no había quien ofreciera servicios culturales y turísticos en esos espacios”, recuerda Setuain. 
“En todos estos años hemos forjado vínculos, hemos tejido una red. Es desolador que ese trabajo de tantos años esté a punto de desvanecerse”. Guiarte ha perdido el concurso de adjudicación para la explotación turística del Palacio de Olite, la ciudad romana de Andelos, la villa de las Musas y el recinto amurallado de Rada, que suponían buena parte de su actividad (también gestionan la ermita de Eunate y oficinas de turismo en Estella y Tafalla, entre otras cosas). La firma navarra tuvo la mejor puntuación técnica, pero les superó la catalana MagmaCultura, con la peor valoración técnica pero que hizo una oferta económica mucho más alta.
¿Tienen esperanza en cambiar la situación o ya están resignados?
No hemos entrado en la resignación. Sí es verdad que llevamos un mes muy duro, estamos viviéndolo como un duelo. Son 16 años de proyecto y de equipo, y es muy triste ver que lo puedes perder por una oferta que no garantiza una mayor calidad que la nuestra. Pero el compromiso con el equipo y el territorio nos hace salir delante. Hemos presentado ante el Tribunal Administrativo un recurso muy bien trabajado y esperamos que revierta la situación. Hasta que se decida, se prorroga nuestro contrato. Tenemos una incertidumbre enorme pero ganas de trabajar. Hemos recibido mucho apoyo de colaboradores, de colegas de la zona.
Si se confirma la resolución y pierden el concurso, ¿cómo puede afectar a la empresa?
El contrato del Palacio y los yacimientos supone en torno a un 75% o un 80% de nuestra actividad. En ese caso, deberíamos plantearnos la continuidad o un cambio en el modelo de negocio. Además, los dos años de pandemia nos han resentido. Confío en que podamos darle la vuelta, pero el impacto tendría graves consecuencias.
¿Cómo lo viven los trabajadores?
Muy preocupados por la subrogación de sus puestos. En los pliegos no la contemplaban. Pero más allá de cualquier intención, la empresa adjudicataria tiene la obligación legal de subrogar a todos los trabajadores, y asumir las condiciones laborales pactadas con nosotros. A MagmaCultura le mandamos ya la información legal para llevar a cabo la subrogación, pero después, el 2 de diciembre, publicó su oferta de empleo en el portal Infojobs: 15 puestos de trabajo con salarios de entre 12.000 y 18.000 euros. Sólo ha contactado con nuestro personal para pedir información sobre sus titulaciones, que puntúan en la licitación.
¿Son 26 empleados?
Casi todas trabajadoras. En los centros afectados por el contrato hay 15 fijas, pero también contamos con personal eventual. Nuestro equipo es un valor muy importante y eso se traduce en los pactos salariales que hemos negociado a lo largo de estos años. Somos la mayoría mujeres y madres, y por eso favorecemos la conciliación, muchas tienen una jornada reducida. También tenemos claro que proporcionar formación es clave.
¿En qué horquilla están los salarios?
Son 20.000 euros brutos más incentivos, pero trabajan menos horas: en vez de las 1.800 horas habituales, son 1.560. Tienen 30 días naturales de vacaciones y libran el 40% de los fines de semana.
MagmaCultura ganó el concurso ofreciendo el pago de un canon de 180.000 euros al año. ¿Por qué cree que es inviable?
Los pliegos son claros. El valor estimado del contrato ronda los 600.000 euros por año y se marca un canon mínimo de 43.000 euros. Entendemos que es una cifra fijada según las informaciones que nos pidieron antes de la publicación de los pliegos. Es decir, los técnicos conocen el alcance real económico del contrato. Por otra parte, esta empresa pagará un canon elevado, pero ¿dónde tributa? Nosotros, además del canon, tenemos propuestas de la parte técnica que comprometen un presupuesto y tributamos en Navarra.Los profesionales de Guiarte nos dedicamos a divulgar patrimonio, a crear oferta turístico-cultural, a tejer redes de colaboración entre agente turísticos, culturales y enológicos de la zona. Tenemos visión de territorio. Ese es un valor que la mesa de contratación y los cargos políticos no están valorando.
No se puede impedir que a un concurso público se presenten empresas catalanas, madrileñas o de cualquier otro lugar. ¿Cree que es algo que habría que cambiar?
Exacto. Nosotros hemos conocido ahora este tema, pero hablando con gente cercana, vemos que es un problema extendido en cualquier sector. Cabría revisar la ley. No es fácil, pero resultados como el de este concurso tienen mucho impacto en nuestra economía y nuestra sociedad.
¿El patrimonio se cuida mejor desde las empresas locales?
Es saludable para la economía local y para el territorio que las empresas autóctonas asumamos la gestión del patrimonio cultural, porque hacemos nuestro su valor identitario y tenemos un profundo compromiso con la divulgación en todos su valores. Es un principio que debería regir, estamos hablando de espacios patrimoniales.

Katrin Setuain Chourraut, nacida en Pamplona hace 42 años, trabaja en Olite desde 2002 y fundó Guiarte dos años después junto a su socio Javier Adot. Estudió turismo y tiene un master en gestión del patrimonio cultural. Vecina de Torres de Elorz, está casada y tiene dos hijos.

volver arriba

Activar Notificaciones