Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Lucha antidroga

La Guardia Civil desarticula un clan que distribuía droga en Chipiona

Los Comía traficaban con heroína y cocaína

Ampliar Agentes de la Guardia Civil con un detenido en la operación Jaco en Chipiona.

GUARDIA CIVIL

28/12/2022
Agentes de la Guardia Civil con un detenido en la operación Jaco en Chipiona. GUARDIA CIVIL 28/12/2022CEDIDA
Publicado el 28/12/2022 a las 11:40
La Guardia Civil ha desarticulado en Chipiona (Cádiz) a un clan familiar, conocido como los Comía, que se dedicaba a la distribución de heroína y cocaína en la zona de la desembocadura del Guadalquivir, y que se caracterizaba por utilizar a perros adiestrados para atacar de forma violenta.
En un comunicado, la Guardia Civil ha explicado que en esta operación se han registrado ya diez detenidos, de los que seis, los principales responsables de esta red, ya han ingresado en prisión.
Según la investigación, el clan había dispuesto un auténtico “feudo” en una barriada de Chipiona, donde servía droga durante 24 horas.
El líder del clan utilizaba perros de raza potencialmente peligrosa adiestrados específicamente para atacar a la orden de su amo, a miembros de la red o a clientes.
Como consecuencia de la operación, que se ha denominado “Jaco”, la Guardia Civil ha detenido a diez personas y se han investigado a otras seis, además de incautarse de 150 gramos de cocaína, 20 gramos de heroína de gran pureza, además de sustancias de corte y medicamentos psicotrópicos con los que adulterar las dosis.
La operación se inició cuando la Guardia Civil tuvo constancia que desde la desarticulación del conocido clan de “la Pinilla”, asentado en Sanlúcar, otro grupo de personas, unidos entre sí por fuertes lazos familiares, habría ocupado el puesto hegemónico de suministradores de heroína, cocaína y rebujo en la comarca del Bajo Guadalquivir.
La investigación de los guardias civiles se veía dificultada por las numerosas medidas de seguridad que tomaban en sus actividades ilícitas, al tener repartidas por la zona gran cantidad de vigilantes o “aguadores”, como se les conoce en el argot que advertían de la posible presencia policial.
Su forma de actuar consistía en no disponer de grandes cantidades de sustancia en un mismo domicilio, para evitar pérdidas en caso de una intervención policial o un robo por parte de algunos de sus clientes.
La frecuente ida y venida de consumidores generaba un clima de inseguridad entre los vecinos, que tenían que soportar a cualquier hora peleas y disputas entre las personas que acudían a comprar sus dosis, aunque las protestas eran acalladas por la amenaza de los perros de raza peligrosa.
La operación JACO ha sido desarrollada por el puesto principal de la Guardia Civil de Chipiona y ha estado tutelada por el titular del juzgado de instrucción número 3 de Sanlúcar de Barrameda.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora