Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Príncipe de Asturias para Mikel Antza

Avatar del Chapu Apaolaza Chapu Apaolaza25/10/2022
A estas alturas del curso, el engaño supondría que dijeran la verdad. Que cumplieran sus promesas. Que un político mienta ya va de soi. Hay más cola en la ventanilla de los engañados por el sanchismo que en Doña Manolita. Estos días he escuchado a María Chivite, vestal del pedrismo filoabertzale, hablar de que están en marcha las negociaciones de los presupuestos con Bildu en los que se acuerdan siempre las cuentas del año que viene y vaya usted a saber.
Me estoy acordando de Chivite cuando dijo que no llegaría a acuerdos con Bildu y haría de ello “un compromiso personal”. Ya entonces, a algunos nos entraba el alipori pues se venía fraguando esta cosa en la que si el Gobierno te dice que mañana el sol saldrá a las ocho menos tres minutos por el Este, sale uno corriendo a comprar velas. Cómo me acuerdo de cuando Sánchez le decía a Roberto Cámara que no pactaría con Bildu. Y Roberto, que es más largo que el quince de julio, le repreguntaba de nuevo si no iba a pactar con Bildu. Sánchez amenazaba con repetírselo veinte veces si hace falta y se lo decía además con un eco como de guapo de la bolera de los partidos homologables. Si Roberto repreguntaba y repreguntaba es porque cuando juraba que el PSOE nunca acordaría con Bildu ya sabíamos que Arnaldo Otegi terminaría nominado al Nobel de la Paz del caserío Txillarre. Lo mismo que, cuando Sánchez prometía que traería a Puigdemont de la oreja ya sabíamos que pactaría con Esquerra, indultaría a los presos del procès y reformaría el delito de sedición, solo que no nos lo podíamos creer. Recuerdo el día en que pensé: “No será capaz” y me dije que ya lo había sido otras veces. Entonces, apareció la foto de la reunión de los grupos parlamentarios de Madrid y Simancas, más serio que un guardia, hacía lo posible por retraer el cuello y esconder la cabeza en el pecho, como un galápago. Salía Ábalos a decir que tenía Bildu más responsabilidad de Estado que el PP, el sanchismo celebraba un tiempo nuevo en el que la izquierda abertzale no estaba tan mal. Si duran otra legislatura, le dan el Príncipe de Asturias de la Concordia a Mikel Antza.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora