Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Mucho mejor les habría ido a los tordesillanos si, en lugar de un encierro, hubieran montado un ‘ongi etorri’

Avatar del Chapu ApaolazaChapu Apaolaza13/09/2022
Al Toro Vega le quitaron la Vega y ahora quieren quitarle el toro. Hace unos años, la Junta de Castilla y León prohibió el ancestral reglamento bajo el pretexto de que no se podía matar el animal en público. Prohibieron matarlo delante de otros porque si no, a ver qué hacían con el toro. Ni el toro Vega es eterno, ni tampoco lo son los 700 millones de animales que sacrificamos al año en España para comer.
En España se piensa que cientos de jinetes cazan al toro con lanzas hasta que lo matan entre todos, porque en España lo normal es hablar de las cosas sin tener ni puñetera idea. En realidad, el toro se corría hasta una vega como cualquier encierro y entonces, los lanceros se enfrentaban a él de uno en uno, en la soledad del páramo, con la arena por los tobillos. La tauromaquia es la lucha entre el toro y el hombre, así que nada hay más fiel a ella que un chaval con una lanza frente a un toro a campo abierto bajo el cielo de Castilla, tan bajo que parece que va uno a darle con la frente.
Allá iban los animalistas y la gente que salva el mundo a tirarles piedras y a reventarles la fiesta con lecciones de empatía. España es por lo general un sitio agradable de vivir. Afortunadamente, este país está a la cabeza en tolerancia con opciones familiares y de género, pero hoy irán a Tordesillas los gladiadores de la paz a pegar a los catetos. Esto se entiende bien si se imagina uno que durante el Orgullo de Madrid, felizmente celebrado, se monta en plena plaza de Chueca una manifa contra la adopción de niños por parejas homosexuales y les tiran piedras y les llaman ‘maricones’ y ‘guarras’. Una manifestación pagada por, pongamos, organizaciones religiosas de Arabia Saudí. Eso es el Toro Vega esta mañana.
Tordesillas preparó un reglamento sucedáneo para, en un simulacro, ponerle al toro divisas en lugar de lanzas. Lilith ‘Rerstrynge’ pidió a la Fiscalía que impidiera un espectáculo legal. También fueron al Tribunal de Castilla y León y a la Delegación de Gobierno. Si pudieran, les enviarían los tanques. Mucho mejor les habría ido a los tordesillanos si, en lugar de un encierro, hubieran montado un ‘ongi etorri’.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE