Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Quería hablar de Nancy Pelosi, que es una señora con nombre de juguete"

Avatar del Chapu ApaolazaChapu Apaolaza14/08/2022
En verano voy a Tarragona y Nancy Pelosi a Taiwan. Está la cosa más caliente en Salou que en las operaciones militares del Mar de China. Más calor que en el tendido de Sol. Más calor que en las mulillas cuando paran frente al Casino Iruña y la Plaza del Castillo es el desierto del Gobi. Más calor que en lo de Ponce. Se ha terminado el hielo y la gente anda haciendo agujeros en el suelo y se tumban sobre el barro y van los niños bebiéndose el agua del mar. Quería hablar de Nancy Pelosi, que es una señora con nombre de juguete. El otro día, la presidenta de la Cámara de Representantes aparecía en un vídeo durante una sesión de fotografía en la que se le arrimaba una pobre niña y para apartarla le daba con el codo como el que le da a un cajón que no cierra bien. La política es el escenario perfecto para que se den este tipo de arpías venerables. A los chinos no les ha gustado la visita porque no les gusta nada. Se les adscribe la voluntad de terminar con el resto del mundo en el momento menos pensado; a ver quién les compra los destornilladores, los teléfonos, las pilas del mando del garaje y los disfraces de chulapo. A Pelosi, que no teme encasillarse en el papel de loca de los gatos, le afearon haber desencadenado una crisis internacional en Asia por su viaje a Taiwan. Nadie consigue explicar a qué venía la visita de la mandataria y la ofensa que supone para la diplomacia de Pekín. Para calmar las aguas, en rueda de prensa explicó lo siguiente: “Cuando era niña, me dijeron en la playa que si cavaba un hoyo lo suficientemente profundo, llegaríamos a China, por lo que siempre hemos sentido una conexión allí”. Quizás podamos explicar el sindiós en el que vivimos si admitimos que los que nos gobiernan están sencillamente gagá. Los niños españoles de pala y cubo no llegaban a China, pero llegábamos a Australia. De ahí debe de venir seguramente la famosa receta del chilindrón de canguro, las australianas que ven el encierro en los escaparates de la Estafeta y por supuesto el himno de los borrachos, ‘Australia, patria querida’.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE