Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

“Es difícil hacer historia aquí, porque muchas veces conocer la verdad es lo que menos interesa”

Opinión de Pedro Charro

Avatar del Pedro CharroPedro Charro31/05/2021
El historiador Ángel García Sanz, que va adquiriendo un aspecto unamuniano y que ha dedicado buena parte de su trabajo a explicar cómo era la sociedad navarra que nos precedió -y que explica en gran parte la actual- ha publicado un estudio en el que, fuera de los tópicos en que se suele mover la cuestión, explica con datos que el retroceso que sufrió el euskera en Navarra a partir de la segunda mitad del siglo XIX, no se debe a la persecución de la lengua, sino a la lógica del progreso que, aunque tenga muy buena fama, es muchas veces cruel. Aunque hay que tenerla en cuenta, dice, la represión de la lengua no fue lo fundamental. Los montañeses de la zona vascoparlante sabían que no les era útil. El castellano servía más en un mundo más abierto donde era necesario tratar y negociar con el vecino, y pone el ejemplo de los almadieros que en cuanto pasaban de Burgui el euskera ya no les valía. Lo hablaban en casa, pero valoraban el castellano porque lo necesitaban. Esto parece de cajón, aunque a algunos les prive de contar una historia simplista, de buenos y malos, de vendidos a Madrid y lugareños valerosos. Según señala García Sanz, lo que no es nuevo, quien defendía el euskera era la Navarra oficial, de derechas, la carlista e integrista, los euskaros y el PNV. Todos ellos veían a los propios navarros indolentes ante el euskera. La iglesia, los periódicos, la misma diputación defienden el euskera, al menos de boquilla, pues supone una barrera frente a las corrientes librepensadoras, una defensa de la religión y la vida tradicional. También tras la guerra el euskera se asocia a esa visión. Es curioso como todo eso cambia en la segunda mitad del siglo XX y el euskera se convierte en un signo de audacia y progresismo. En la actualidad, dice Sanz, el euskera es un asunto teñido de política sobre el que nadie habla claro. La idea de que el euskera ha sido eliminado por la represión es lo que justificaría que haya que reparar una agravio, y reponerlo incluso donde nunca estaba. Una especie de derecho de la lengua sobre los hablantes. Es difícil hacer historia aquí, porque muchas veces conocer la verdad es lo que menos interesa.
volver arriba

Activar Notificaciones