Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Energía eólica

El precio de los suministros amenaza el negocio de los eólicos

La subida del acero y la escalada de la luz está mermando la rentabilidad de los fabricantes

La potencia de la Siemens Gamesa 5.X se ha incrementado hasta los 6,6 MW
La potencia de la Siemens Gamesa 5.X se ha incrementado hasta los 6,6 MWCedida
Publicado el 13/11/2021 a las 06:00
Los problemas originados tanto por la disponibilidad como por el precio de los suministros se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para la industria. Una situación que está golpeando con especial virulencia a sectores estratégicos de la economía navarra como el de la energía eólica y que ya han obligado a gigantes de la fabricación como Siemens Gamesa, Vestas y más recientemente Nordex a rebajar sus previsiones económicas.
La subida progresiva que ha experimentado en los últimos meses el precio de algunas materias primas, y de forma especial el acero, está afectando negativamente al negocio de las empresas productoras de componentes del sector eólico y estructuras de solar. Como explica Javier Villanueva, director general de Enercluster -el clúster eólico de Navarra que agrupa a 66 compañías-, aquellas empresas cuyo producto es intensivo en acero como son las estructuras de soporte de los aerogeneradores, componentes de acero fundido como los rodamientos de las palas y góndolas, así como componentes de alto tonelaje como bujes y bastidores, están sufriendo una merma en la rentabilidad del negocio especialmente si se ven en la imposibilidad de indexar las subidas de las materias primas y repercutirla en los precios de venta a sus clientes, cosa que, asegura, no está sucediendo por el momento ya que los precios finales de los proyectos de renovables eólicos y solares siguen manteniéndose en el rango mínimo de los últimos años (alrededor de los 30 ó 40 €/MWh).
Y esta situación se agrava aún más porque a lo anterior se suma la escalada del precio de la electricidad, “un bien de necesidad general pero mayor en las empresas productivas y muy especialmente en las fundiciones cuyos hornos funcionan con electricidad o gas cuyo precio también es muy elevado”. La situación general, razona Villanueva, “preocupa mucho a un sector que ya de por si sufría márgenes limitados” y necesita producir altos volúmenes por exigencia de la demanda de mercado y compromisos de contratos a medio plazo.
HASTA NUEVE MATERIALES
Un aerogenerador emplea hasta nueve tipos de materiales entre los que destacan el acero, el níquel, el cobre y el aluminio que han sufrido un fuerte incremento de precios, especialmente grave en el caso del acero y el hierro. El director general de Nordex, José Luis Blanco, reconocía hace unos días en Pamplona que las compañías de turbinas están ayudando a sus clientes, incurriendo en pérdidas, a optar a subastas de 20 euros el MWh frente a los 60 euros que paga el mercado y los 300 euros de los consumidores. “La rentabilidad ha caído en picado”, manifestaba. La compañía ha terminado revisando a la baja sus previsiones en el margen del resultado bruto de explotación (Ebitda) para 2021. Desde la planta de Lumbier aseguran no haber tenido por el momento problemas con el suministro de materiales aunque la situación es cambiante y la crisis de las materias primas “impredecible”.
El aumento de los precios de las materias primas ha sido uno de los elementos que ha influido en las cuentas de Siemens Gamesa, especialmente el acero y en menor medida, del cobre. “Desde la segunda mitad de nuestro año fiscal 2021 (abril de 2021) estamos introduciendo en los contratos distintas herramientas para mitigar ese impacto, como las cláusulas de indexación de materias primas (principalmente el acero de la torre), así como una progresiva subida de precios para trasladar la inflación de costes. También estamos trabajamos en mejoras tecnológicas y de coste adicionales para compensar el impacto de la inflación en el coste de energía de las plataformas”, explicaban ayer desde la compañía.
Las empresas consultadas coinciden en hablar de retrasos y de un incremento de costes que amenaza con convertirse en estructural. Pero la situación no afecta por igual a todas. Desde el fabricante navarro Nabrawind, participado por la sociedad pública Sodena y que ha logrado colocarse recientemente en el olimpo eólico de la mano de Nafralift 2.0, su director Eneko Sanz asegura que al no tener una cartera de pedidos muy amplia el impacto está siendo relativo. “No hemos perdido dinero en parques pero sí nos afecta a la competitividad”. Admite que de haber tenido que afrontar esta situación con una cartera de pedidos grande y a muy largo plazo lo habrían pasado muy mal. “Nos afecta la subida de las materias primas y la logística”. Dice que aunque “ han podido fabricar sus pedidos a los precios que tenían cerrados”, la situación les preocupa por los plazos de entrega. “La logística se está alargado más de lo esperado y es más cara”.

Los molinos gigantes de Alaiz ya producen energía

​Siemens Gamesa completó en abril el montaje del prototipo de la turbina 5.X (torre, nacelle, hub y palas) en el parque eólico experimental de CENER, en la sierra de Alaiz, y siete meses después el aerogenador ya está en marcha y produciendo energía. La plataforma Siemens Gamesa 5.X tiene dos modelos: SG 6.6-155 y SG 6.6-170. El prototipo del modelo 155 es el de Aoiz. Hay otro prototipo, el 170, que está instalado en Dinamarca.

La Siemens Gamesa 5.X es la mayor turbina terreste eólica con una potencia que se ha incrementado hasta los 6,6 MW. Es decir, que cada turbina puede abastecer de energía a unos 5.000 hogares. Un mejora con la que ambos aerogeneradores, según explican desde la compañía, podrán ofrecer un rendimiento óptimo en condiciones de vientos altos, medios y bajos y, por tanto, mayor producción de energía al año por aerogenerador.

El primer contrato para la plataforma Siemens Gamesa 5.X se firmó a finales de 2019 para el proyecto Skaftaasen de 231 MW, en Suecia. Desde entonces, la compañía ha vendido casi 3 GW a clientes de todo el mundo, desde los países nórdicos hasta Brasil, y se ha convertido en una de sus tecnologías con mayor éxito en el mercado. «Ha demostrado que se trata de una tecnología competitiva que ofrece un coste de energía atractivo para nuestros clientes. Con esta innovación, Siemens Gamesa sigue avanzando en su objetivo de explotar todo el potencial de la eólica, aumentando la potencia de nuestras turbinas y ofreciendo soluciones pioneras en el sector onshore», según Lars Bondo Krogsgaard, CEO del negocio Onshore de Siemens Gamesa.

volver arriba

Activar Notificaciones