Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Automoción

El recorte en la producción para 2023 y 2024 dejará en el aire unos 500 empleos en Volkswagen Navarra

Landaben ha propuesto unas inversiones de 250 millones de euros para adaptar una línea a los vehículos de baterías

Los objetivos de producción anuales previstos para 2023 y 2024 en la factoría de Landaben dejarán sobredimensionada la plantilla actual

29/09/2020  Félix Mañeru, trabajando sobre los transportadores de banda completa que han supuesto para él ¿una mejora del 100%¿.
Los objetivos de producción anuales previstos para 2023 y 2024 en la factoría de Landaben dejarán sobredimensionada la plantilla actualARCHIVO
Publicado el 16/09/2021 a las 10:01
La reconversión de la fábrica de Landaben para la producción de coches eléctricos a partir de 2025 va a tener que salvar un importante obstáculo en forma de caída de la producción. Un bache temporal previsto para 2023 y 2024 en los que el grupo Volkswagen prevé que se fabricarán anualmente hasta 60.000 coches menos, lo que implicaría un sobrante de plantilla estimado en unas 500 personas durante ese bienio. Un periodo que, según las fuentes consultadas, se emplearía para la adaptación de las instalaciones de la factoría, que en la actualidad cuenta con dos líneas en determinadas fases de la producción para fabricar los tres modelos actuales: Polo, T-Cross y Taigo.
Una de estas líneas se reconvertiría para la introducción del nuevo modelo eléctrico que se espera en 2025, lo que requeriría una inversión de unos 250 millones de euros. Con estos cambios, Volkswagen Navarra podría afrontar una producción anual máxima de 175.000 coches eléctricos al año, capacidad a la que se sumarían la equivalente para otros tantos vehículos de explosión. Según las fuentes consultadas, ambas tecnologías convivirían como mínimo hasta 2030. No obstante, estas cifras corresponden a una propuesta que se ha enviado a Alemania, mucho más económica que la que plantea Martorell en su reconversión a la electromovilidad, y que todavía requerirá el visto bueno de la sede del grupo. En cualquier caso, no se espera una decisión definitiva sobre este asunto hasta finales de octubre o principios de noviembre, cuando se realizará el tradicional reparto de nuevos productos entre las fábricas del grupo.
El problema que dirección y comité de la planta de Landaben tendrán que resolver será la búsqueda de un acomodo a todos esos trabajadores sobrantes, para lo cual tendrían que contemplarse medidas de flexibilidad con el objetivo de eludir decisiones traumáticas. El presidente de la parte social, Alfredo Morales (UGT), se mostraba el jueves convencido de que lograrán encontrar una solución junto con la dirección de la fábrica. En ese sentido, mostraba su confianza en el nuevo presidente de Volkswagen Navarra, Markus Haupt, para abordar este desafío y atravesar el bienio de 2023 y 2024 sin sobresaltos.
MESA DE LA AUTOMOCIÓN
La llamada de atención que Morales lanzaba el jueves, pese a ser consciente de que le iba a convertir en el blanco de muchas críticas, trataba únicamente de poner sobreaviso al conjunto de la sociedad navarra con unos datos que ya vienen circulando entre bastidores. 
Los representantes de UGT y CC OO en la fábrica propusieron en marzo la creación de una mesa sobre el futuro de la automoción en la que participaran también la dirección de la empresa y los gobiernos en Navarra y España. Este foro debería servir para acelerar la llegada del coche eléctrico a Landaben, así como para abordar la reconversión del conjunto del sector en Navarra, lo que incluía a los proveedores.
Una iniciativa que, según trascendió en abril, apadrinó la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite. Sin embargo, en un giro en la estrategia del Ejecutivo foral, esta propuesta terminó en vía muerta. Ya en junio, el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Lorenzo Ríos, reclamó públicamente a Chivite que activará la mesa del futuro de la automoción, petición que quedó sin respuesta. A pocos días de que acabe el verano, todavía no hay fecha para materializar el compromiso que la presidenta asumió en abril, según trasladó entonces a los representantes de UGT y CC OO.
Hasta la fecha, el Gobierno de Navarra ha preferido adoptar un perfil bajo y evitar el ruido mediático en torno al coche eléctrico. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo confirmaron que el próximo lunes está previsto que Chivite reciba al presidente del comité de Volkswagen Navarra, un encuentro largamente esperado que podría servir de nuevo punto de partida entre ambas partes.

​EFECTO DOMINÓ SOBRE LOS PROVEEDORES

Aunque no existe una correlación exacta entre el número de trabajadores en Volkswagen Navarra y el del conjunto de los proveedores situados en la Comunidad foral, hay un consenso entre fuentes académicas y sindicales de que se sitúan en torno a uno a tres. Eso significa que, por los 4.754 empleados con los que contaba la factoría de Landaben al finalizar 2020, habrá otros 14.000 en las empresas que suministran piezas y componentes ubicadas en Navarra. Por tanto, el recorte previsto en la producción para 2023 y 2024 en Volkswagen Navarra y su repercusión sobre la carga de trabajo para la plantilla, que se estima en unas 500 personas, podría traducirse en otros 1.500 empleos sin suficiente ocupación.

LAS DUDAS EN TORNO AL COCHE ELÉCTRICO

1. Volumen. La preocupación no radica en la asignación de un modelo eléctrico, que se da por descontada, sino en torno a la cantidad de vehículos.

2. Empleo. El volumen de coches a fabricar guarda relación directa con los empleados necesarios. Mientras no haya cifra tampoco habrá garantía para el empleo.

3Reparto. Tanto Landaben como Martorell pugnan por hacerse con el mayor número posible de coches eléctricos.

4. Inversión. Landaben precisaría unos 250 millones para actualizar una de las líneas de producción.

volver arriba

Activar Notificaciones