Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Automoción

El Grupo Volkswagen se plantea reducir la plantilla en Landaben

Las previsiones de producción anticipan un bache crítico en 2023 y 2024

La progresiva desaceleración en el montaje de coches de explosión dejará un hueco hasta que se masifique el ensamblaje del modelo de baterías.
La progresiva desaceleración en el montaje de coches de explosión dejará un hueco hasta que se masifique el ensamblaje del modelo de baterías.Buxens (Archivo)
Actualizado el 10/09/2021 a las 12:29
No llegan noticias halagüeñas desde el grupo Volkswagen para la factoría de Landaben. Según las explicaciones dadas por la dirección del gigante alemán al presidente comité, Alfredo Morales (UGT), los planes productivos de los próximos diez años para la fábrica navarra son insuficientes para garantizar el empleo actual e implicarían “un excedente de personal fijo”. La confidencialidad de los datos abordados en la reunión telemática celebrada este jueves impedían a Morales ser más específico en este punto, pero este exceso de plantilla era suficiente significativo como para dejarle “muy preocupado”.
Todo parece indicar que la transición de los modelos con motor de explosión hacia los vehículos de baterías no va a ser un camino de rosas. El problema reside en que el volumen de producción previsto para desacelerar la producción de coches de combustión, con la vista puesta en la introducción paulatina de los eléctricos, será insuficiente para garantizar el empleo actual, al menos durante el bienio de 2023 y 2024, según señalaron fuentes bien informadas. Ello obligará a buscar soluciones creativas para dar ocupación a una parte de los trabajadores actuales hasta que la producción de coches eléctricos despegue, si la demanda acompaña, a partir de 2025.
“Los acuerdos del segundo y tercer modelo garantizaban el empleo en la fábrica, por lo que vamos a hacerlos fuertes para no salir perjudicados”, manifestaba Morales dejando claro que no se iban a quedar cruzados de brazos y que iba a solicitar una reunión con el resto del comité la semana que viene para “tomar las medidas adecuadas”. Morales, que intervino en nombre de la plantilla de Volkswagen Navarra en la reunión telemática con los demás comités y los máximos responsables del grupo alemán, había trasladado tres preguntas para aclarar la incertidumbre que rodea a la fábrica en relación con el coche eléctrico pequeño.
PAQUETES DE BATERÍAS
La primera inquiría por los planes del grupo respecto a Volkswagen Navarra para los próximos diez años. La segunda abordaba la cuestión de si Landaben iba a seguir ostentando, como hasta la fecha, el liderazgo en la producción de los coches pequeños de la marca Volkswagen, además de que, en caso contrario, cuáles eran los motivos para quitarle ese estatus. Y la última, planteaba sobre la posible ubicación en el interior del recinto de la fábrica del centro para el montaje de los paquetes de baterías. Morales se lamentaba de que no le dieron una respuesta clara para ninguna de las tres, lo que alimentaba aún más su preocupación.
El presidente del comité de Volkswagen Navarra especificaba que se les había comunicado un cambio en la estrategia del grupo que, a partir de ahora, contempla un “plan conjunto” que incluye a Landaben, Martorell y Palmela (Portugal) y del que la factoría navarra “sale perjudicada”. 
“No entiendo a qué obedecen estos cambios. La plantilla de Volkswagen Navarra ha cumplido con creces, incluso por encima de lo que se le ha pedido”, clamaba indignado. Aunque Morales no albergaba dudas respecto a la asignación de un modelo eléctrico, sí que recelaba de la carga de trabajo que representará para Landaben: “Hace tiempo que la incógnita del coche eléctrico está despejada, pero hay incertidumbre del modelo que se asignará y, sobre todo, del volumen de coches a fabricar para garantizar el empleo”.
El máximo representante de los trabajadores de Volkswagen Navarra señalaba que, tras la reunión telemática de ayer, este extremo no se había garantizado, por lo que a la preocupación por la estabilidad de la plantilla a medio y largo plazo se sumaba “el efecto multiplicador que eso puede tener entre los proveedores”. Precisamente, la pregunta en relación con las baterías resultaba muy oportuna para tratar de mitigar los efectos sobre el empleo por la mayor simpleza constructiva de los coches eléctricos, que tienen muchas menos piezas que los de combustión. Así, el montaje de los paquetes de baterías en la propia fábrica permitiría dar ocupación al menos a una parte del personal sobrante de otras áreas.
Las nuevas informaciones sobre el excedente de plantilla fija en Volkswagen Navarra se suman a la incertidumbre en torno al reparto de los coches eléctricos pequeños de las marcas Cupra, Skoda y Volkswagen, que el grupo prevé adjudicar a España y por los que pugnan Landaben y Martorell. Las últimas noticias en relación con la asignación de estos vehículos señalaban, según publicó esta semana el diario económico Expansión, que el modelo de Volkswagen recalaría en Landaben, mientras que las versiones Skoda y Cupra se ensamblarían en Martorell.
volver arriba

Activar Notificaciones