Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Vendimia

El calor acelera una vendimia marcada por la sequía y temperaturas extremas

Un precio sin definir y una exportación débil preocupan en la DO Navarra

Ampliar Unos racimos de uva blanca de la variedad chardonnay en un campo de la Ribera, casi listas para vendimiar
Unos racimos de uva blanca de la variedad chardonnay en un campo de la Ribera, casi listas para vendimiarBlanca Aldanondo
Publicado el 16/08/2022 a las 06:00
Las sucesivas olas de calor y la sequía no han dado tregua a los cultivos desde el pasado mayo, lo que ha acelerado su maduración. La vendimia no escapa de estas circunstancias meteorológicas extremas y, en estos días, las bodegas preparan sus tolvas para recibir los primeros racimos de uva. Lo harán con un adelanto que varía entre una semana y quince días, según zonas vitivinícolas.
Una primera consecuencia de las elevadas temperaturas es el menor tamaño del grano. Los racimos pesan menos de lo esperado. Es una circunstancia común en la mayoría de las variedades de uva y, según distintas fuentes consultadas, podrían llegar reducir la cosecha en la Denominación de Origen (DO) Navarra. El año pasado la vendimia ya fue corta - cerca de 60 millones - por lo que el jefe del Negociado de Enología, Alfredo Rueda, apuesta por una cifra similar r o una “bajada moderada” que dependerá de la climatología que depare lo que queda de agosto y septiembre. La “foto”, afirma, de este momento apunta a una cosecha entre los 54 y 60 millones de kilos en sus poco más de 10.000 hectáreas. “En secano habrá merma, pero en regadío no necesariamente. Y la garnacha, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado, ha ligado y puede compensar y sorprender”, afirma.
Menos kilos pero uva que presenta un extraordinario estado sanitario, según coinciden viticultores y bodegas consultadas, porque el calor a mantenido a raya a los hongos.
VINOS DE GUARDA
Lo que sí parece claro es que los vinos de la cosecha de 2022 prometen ser vinos que aguanten, en general, muy bien la crianza.
Los granos pequeños condensan las características, de manera que se prevé que se obtengan vinos con una intensidad colorante alta, muy estructurados y con un mayor grado alcohólico de lo habitual, según avanzan enólogos.
Una vez definidas las características de la vendimia, un tema reiterativo todos los años y que preocupa en el sector productor de la Denominación Navarra, que suma casi 1.8000 viticultores y 85 bodegas, es el precio de la uva en una coyuntura en la que los costes de producción, como en todos los sectores, se han elevado.
INCERTIDUMBRE DEL PRECIO
La Ley de la Cadena Alimentaria, con su exigencia de pagar el precio de la uva por encima de costes, sobrevuela la cosecha en ciernes. Hay reticencia a pronunciarse sobre los precios de la uva -cada vez menos- que sale al mercado, ya que cada vez más bodegas se autoabastecen con sus propias viñas.
Las liquidaciones en cooperativas de la vendimia pasada, salvo honrosas excepciones que ha superado los 40-50 céntimos el kilo, se han situado entre los 25 y 35 céntimos el kilo.
¿Es un precio rentable? Las bodegas señalan que definir el coste de producción es complicado porque existen diferentes variedades de uva diferentes zonas, diferentes modos de cultivo, etc.
Desde el sindicato Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) se subraya el llamamiento a denunciar todas aquellas prácticas que no cumplan con la citada Ley de la Cadena Alimentaria.
A la hora de hablar de precio es clave la situación de estokaje en las bodegas y la situación comercial. El escenario de la Denominación Navarra no parece invitar a una subida destacada de los precios este año.
CHINA, SIN RECUPERAR
La pandemia ha supuesto un duro golpe para el sector vitivinícola de la Denominación Navarra del que todavía no parece haberse recuperado al cien por cien.
Según las fuentes consultadas, el mercado nacional prácticamente está funcionando y demandando vino en niveles casi similares a los de antes de la irrupción del coronavirus, tanto en la hostelería como en la distribución alimentaria.
Ese fatídico año, las ventas de la Denominación, en cifras redondas, se redujeron un 20%. El año pasado se logró remontar en parte esa pérdida, en torno a un 10-12%, pero en este momento la comercialización todavía está un 8 o 10% lejos de las cifras registradas en el ejercicio de 2019.
El principal problema, según señalan, es la exportación, que anda más débil de lo que debiera. Y, en especial, las ventas a China, que en los últimos años se erigió en el principal comprador de vinos Navarra. El país asiático, todavía con restricciones, llegó adqurir unos 4 millones de litros a Navarra. En el primer semestre de 2022, China ha reducido sus importaciones un 13,3% en volumen y un 10,4% en valor.
El calor acelera una vendimia marcada por la sequía y temperaturas extremas
Evolución de las cosechas

CLAVES
Sequía. La falta de lluvia ha sido clave. En el aeropuerto de Pamplona han caído desde el 1 de mayo al 15 de agosto unos 29 litros de agua cuando lo normal serían 110.
Temperaturas. El mantenimiento sostenido de temperaturas altas, tanto de día como de noche (se han registrado hasta cuatro noches por encima de los 20 grados) ha acelerado la maduración.
Adelanto de entre 7 y 15 días según zonas vitivinícolas y variedades.
Grado alcohólico más alto. El clima seco y temperaturas altas ha derivado en una mayor concentración de azúcares, lo que dará vinos con mayor grado alcohólico y con más color y estructura.
Tempranillo, en cabeza. Presenta un mayor índice de maduración que uvas blancas como chardonnay, según técnicos de Evena. Vendimiar tempranillo tinto en agosto en Navarra es casi inédito. Otra clave es que este año, a diferencia de 2021, hay más garnacha

    Félix Bariáin, presidente de UAGN: "No se puede pagar el kilo a menos de 51 céntimos"

    Félix Bariáin
    Félix Bariáin
    “Si la Denominación de Origen Navarra quiere velar por la calidad y el mantenimiento de la masa vegetal debe cuidar al viticultor. De lo contrario, si no es rentable desaparecerán viñas”, afirma el presidente del sindicato Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), Félix Bariáin, pero también miembro del Consejo Regulador desde hace unos meses. Bariáin señala que se corre el riesgo de que un kilo de cereal se pague más caro que un kilo de uva, lo que puede llevar a los productores a plantearse arranques “porque el cereal da mucho menos trabajo que la vid”.
    Bariáin esgrime la obligación de las bodegas de pagar la uva por encima del precio de coste de producción, tal y como recoge la Ley de la Cadena Alimentaria. En las cooperativas la citada norma no es aplicable ya que, como se dice en el sector, se “va a resultas” de las ventas.
    Pero ¿cuál es el coste de producción? Según Bariáin, un estudio de la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (Evena) del año 2005 cifra el coste entre 30 y 36 céntimos el kilo. “Si aplicamos los IPC sale una cantidad estratosférica”. Barián critica que ni la sociedad pública Intia ni el Gobierno de Navarra “han sido capaces” de detallar los costes de producción a diferencia de lo hecho por otras comunidades autónomas. “En la Rioja una hectárea en espaldera son 4.137 euros, unos 51 céntimos el kilo de uva. Por debajo de esa cifra no se puede pagar la uva”.
    volver arriba

    Activar Notificaciones

    Continuar

    Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

    Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

    SUSCRÍBETE