Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Abastecimiento

La congestión logística por mar se va a prolongar al menos un año más

Los informes más pesimistas no prevén una vuelta a la completa normalidad antes de dos años y medio

Varios bloques de contenedores apilados
Varios bloques de contenedores apiladosPixabay
Publicado el 19/11/2021 a las 06:00
Apretar los dientes y aguantar. Las fábricas navarras tienen escaso margen de maniobra, salvo algunas medidas para aliviar levemente el problema, frente al estrangulamiento en los suministros y la escalada de los precios logísticos. Según explicaron ayer los expertos que intervinieron en la jornada de Cámara Navarra sobre las dificultades que se experimentan con el transporte marítimo, esta situación se va a prolongar al menos un año más y los informes más pesimistas apuntan a que el atragantamiento de la cadena logística mundial no terminará hasta dentro de dos años y medio.
Esas fueron las previsiones de Ángel Tellechea, director general de Gimex, empresa dedicada al transporte terrestre, aéreo, marítimo y servicio de aduanas; Pablo García, director general de Synergy, dedicada al transporte intermodal entre el puerto de Barcelona y las principales terminales de España y el sur de Europa; y Carles Mayol, director comercial del puerto de Barcelona. Según explicaron durante la mesa redonda, moderada por la responsable de comercio internacional de Cámara Navarra, Ana Cañada, la congestión comercial por vía marítima tiene su origen en el fuerte crecimiento de la demanda en Europa y EE UU, un 15% superior a la que había antes de la pandemia, tras el parón que se sufrió durante el confinamiento duro.
Este fuerte tirón de la demanda ha multiplicado la actividad industrial de China como proveedor de productos finales e intermedios y colapsado la disponibilidad de barcos para comerciar con el resto del mundo. Según los datos facilitados por Tellechea, ante los principales puertos del gigante asiático hay poco menos de un centenar de megabuques portacontenedores esperando turno para cargar y descargar, una situación que se repite en Estados Unidos.
La situación en Europa no es tan dramática a excepción de algunos puertos del norte del Viejo Continente, pero el bloqueo de centenares de barcos en Asia y Norteamérica reduce la disponibilidad y dispara los precios de los fletes. Y además de unos precios hinchados, se producen retrasos cuyos costes tienen que ser asumidos por las empresas clientes, que poco pueden hacer salvo planificar más, diversificar las provisiones y apañarse una reserva estratégica de los productos más problemáticos.
volver arriba

Activar Notificaciones