Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Proyecto

Rafael Moneo: “El barrio completa la ciudad con el parque como elemento valioso”

El reconocido arquitecto presentó este jueves su diseño del nuevo barrio de Gardachales, el mayor crecimiento urbanístico previsto en Tudela con entre 2.477 y 3.343 viviendas

Rafael Moneo, ayer en el Ayuntamiento de Tudela, ante la maqueta del proyecto del futuro barrio de Gardachales
Rafael Moneo, este jueves en el Ayuntamiento de Tudela, ante la maqueta del proyecto del futuro barrio de GardachalesBlanca Aldanondo
Publicado el 19/11/2021 a las 06:00
Con una trayectoria abrumadora, innumerables premios, entre los que destaca el Pritzker, el denominado Nobel de la arquitectura, escuchar la pasión, ilusión, y también la humildad con la que habla Rafael Moneo (Tudela, 9 de mayo de 1937) de su proyecto del futuro barrio de su ciudad, el de Gardachales, impresiona. Este jueves, el propio Moneo presentó su diseño, realizado en colaboración con los también arquitectos tudelanos Manolo y Curro Blasco, a la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento de Tudela.
Un proyecto que se desarrollará por fases, que contempla entre 2.477 y 3.343 viviendas y que incluye un gran parque como elemento más destacado y que será el eje vertebrador de todo este nuevo barrio. Pero que, además, y como insistió en repetidas ocasiones el propio Moneo, “supone establecer las suturas y continuidades entre lo ya construido y lo que viene”.
Ocupará 51 hectáreas, más del 10% destinado al parque, y cerrará la trama urbana en la salida de Tudela hacia Fontellas por la carretera de Zaragoza, uniendo el barrio de Lourdes con toda la zona de los alrededores del convento de las Clarisas, con la Vía Verde del Tarazonica y las vías del ferrocarril como límites.
Moneo compareció junto al alcalde, Alejandro Toquero, y el concejal de Urbanismo, Zeus Pérez. El primero dejó claro su “eterno agradecimiento al arquitecto, el mejor del mundo, que ha puesto todo su cariño y su arte en este proyecto, el más ambicioso urbanísticamente que vamos a desarrollar en Tudela en muchísimo tiempo”.
IMPLICACIÓN PERSONAL
A partir de ahí, el propio Moneo fue desgranando el proyecto, reconociendo que le tiene un cariño especial. “Si quisiera que algún proyecto estuviera bien, sería este. Pueden estar seguros de que toda la seriedad, el rigor, el compromiso, o simplemente las ganas de hacerlo bien, están puestas aquí”, aseveró.
Añadió que el objetivo es “arreglar, consolidar y mejorar algo que ya está latente”. “La expansión natural de la ciudad es sobre la carretera de Zaragoza, una tendencia espontánea que hay que orientar y controlar, pero que tiene una fuerza en sí misma que es imposible no reconocer”, dijo.
E incidió en la influencia que tendrá en la ciudad. “Sobre la carretera de Zaragoza hay unas superficies construidas importantísimas, como el barrio de Lourdes, la operación urbanística más importante en la ciudad en las últimas décadas. Su conexión con la ciudad, en lugar de gravitar sobre unas vías de conexión más o menos precarias que tiene hoy, permitirá que las nuevas adquieran valor por sí mismas”, reflejó.
EL GRAN PARQUE
Y se centró en el gran parque, que, además, será la primera fase del proyecto, después del acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y los propietarios de los terrenos, y que contempla unas 1.500 viviendas, las más cercanas al parque con mayor altura. “Potencia el acceso a la ciudad. Será una puerta de acceso dignísima que establece y juega a ambos lados, al del barrio de Lourdes y la zona del convento de las Clarisas. El parque da sentido a todo el polígono con respecto a la ciudad. Es el elemento estructural más importante, pero, al mismo tiempo, juega el papel de ayudar a dar sentido a las calles. En 15 o 20 años se integrará como un elemento valioso en la ciudad”, dijo. Algo que, añadió, se manifiesta claramente en el boulevard que conectará todo el barrio desde la plaza de Alfonso el Batallador, que se ampliará.
Y volvió a la idea central que caracteriza al proyecto, a la “ambición de completar y redondear la ciudad”. “Más que un plan parcial, es casi un plan general. La idea de ciudad y su crecimiento está recogida en este proyecto. No hay que verlo como una invención, sino como una ayuda para consolidar la inercia ya establecida e incorporando un elemento nuevo, valioso y ambicioso, porque de las 51 hectáreas, hacer un parque que tiene más del 10% de toda la superficie no es cualquier cosa”, recalcó.
Moneo, que siempre se ha caracterizado por sus grandes obras, sí apuntó que no es su primer proyecto urbanístico completo. Recordó uno en los años 60, junto a Carlos Ferrán, en Vitoria, el plan de las Conchas; y otro en la misma ciudad hacia 1974 para 4.000 o 5.000 viviendas, que se inició pero se paró a los dos años “por razones de los tiempos tan convulsos” de aquella época.
Pero, sin desmerecer los anteriores, Moneo sí reconoció que esos proyectos eran más autónomos y suponían menos para la ciudad. “Este es muy importante para Tudela”, dijo.
Y su compañero Manolo Blasco apostilló. “El de Vitoria era un plan más propositivo porque proponía una idea nueva y Gardachales es un plan muy resolutivo. Lo que hace es proponer la resolución de todas las partes con la idea central del parque”.
“Se confía en el parque como piedra angular, que pone paz, y un barrio como el de Lourdes va a salir muy favorecido porque se le da salida rematándolo más dignamente y haciéndole partícipe de este arco que tiene como pieza angular el parque”, incidió Moneo.
SU PROYECTO MÁS IMPORTANTE EN TUDELA
Varias actuaciones tienen la firma de Moneo en su ciudad natal, de la que fue nombrado Hijo Predilecto, como un edificio de viviendas en la calle Eza, un chalé en la carretera de Corella, el colegio Elvira España, la residencia de la Misericordia, el paseo del Queiles o la fachada del antiguo comercio de Confecciones Gallego. Pero el propio arquitecto reconoció que ninguna tiene la importancia para la ciudad como el de Gardachales. “Es el que tendrá más importancia para Tudela. Reordena, lee y trata de dar cierto sentido a renglones torcidos”, concluyó.
Gráfico
Proyecto  de barrio de Gardachalesdn

Aprobación inicial y sin fecha de ejecución

El proyecto del barrio de Gardachales se aprobó en 2013, pero la crisis económica lo paralizó. Los propietarios de los terrenos propusieron poder desarrollarlo por fases, pero el Ayuntamiento puso como condición que la primera tenía que incluir el parque. Esta legislatura se desobloqueó el asunto, los dueños aceptaron y se modificó el proyecto. Hoy se debatirá en la Junta de Gobierno para su aprobación inicial. A partir de ahí, se abrirá un periodo de alegaciones y, una vez superado, pasará a su aprobación definitiva, algo que, si todo va bien, podría ser en primavera.
Lo que no se sabe aún es cuándo empezarán las obras, algo que corresponde a los propietarios, aunque hay que tener en cuenta que el suelo para vivienda nueva se agota en Tudela.
La primera fase será de elementos comunes (subestación eléctrica y balsa de contención de agua), luego irá el parque y 1.500 viviendas y, a partir de ahí, los propietarios decidirán el orden de ejecución del resto.

LAS FASES

​Fase inicial. Primero se ejecutarán los elementos comunes al otro lado de las vías del ferrocarril. Serán una subestación eléctrica y una balsa de contención de agua.



Primera fase con el parque y 1.500 viviendas. Además del parque central, incluye una primera línea de manzanas en la zona este y dos en la oeste, que buscan que el parque quede enmarcado en un entorno urbano. Se expande hasta el nuevo boulevard que conecta el barrio, con manzanas detrás del supermercado Alcampo y hasta la plaza de Alfonso El Batallador. La previsión son unas 1.500 viviendas.



Fase Pulguer. 8 manzanas de unifamiliares y completa la carretera del instituto hasta el límite del nuevo barrio.



Fase Alhama. 5 manzanas de unifamiliares, otra de edificio residencial en bloque y el aparcamiento público vinculado a los campos de fútbol previstos.



Fase Lodares 3 manzanas de bloques residenciales y el parque que da continuidad a la plaza Alfonso El Batallador.



Fase Ebro.
2 manzanas de unifamiliares y otra de bloque residencial. Incluirá la primera mitad de los campos de fútbol, que son dos pistas deportivas.



Fase Mediavilla. 5 manzanas de unifamiliares y otra de bloque residencial. Se ejecutará la segunda mitad de los campos de fútbol, que incluye una pista deportiva y un parque, y completa la conexión entre la carretera del Instituto y el Tarazonica.

Fase Santa Ana. 3 manzanas de unifamiliares y la mitad del parque que va junto a las vías del ferrocarril.



Fase Bardenas. 4 manzanas de unifamiliares y una de residencial en bloque, además de la 2ª fase del parque al lado de las vías del tren.



Fase Ribotas. 6 manzanas de unifamiliares y 2 de residenciales en bloques. Se completará el boulevard del Tarazonica.

volver arriba

Activar Notificaciones