Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Proyectos

Oleofat desarrolla una materia prima para biocombustible para aviones

Derivada de residuos de aceites vegetales, la firme tudelana ha iniciado el suministro a Repsol para fabricar biojet

Ampliar Ángela Varón Armendáriz y María García Calavia, técnicas del laboratorio de Oleofat, en el proceso de fabricación de la materia prima
Ángela Varón Armendáriz y María García Calavia, técnicas del laboratorio de Oleofat, en el proceso de fabricación de la materia primaBlanca Aldanondo
  • DN Tudela
Publicado el 17/09/2021 a las 06:00
La empresa Oleofat ha desarrollado con éxito en sus instalaciones de Tudela una novedosa materia prima a partir del procesado de subproductos oleaginosos que ya suministra al grupo Repsol para la fabricación del denominado biojet, un biocombustible sostenible y ecológico para aviones que permitirá reducir la huella de carbono en el sector aeronáutico. Como indicó esta empresa, tras destacar su apuesta por su I+D, esta materia prima derivada de residuos de aceites vegetales “cumple con los más altos controles de calidad exigidos por las autoridades competentes para la producción de biojet”.
Añadieron que se trata de un proyecto “totalmente innovador” y con el que es “pionera a nivel europeo” en el que se han aplicado técnicas de última generación para el fraccionamiento de ácidos grasos y la obtención de componentes ligeros que son susceptibles de ser usados para generar biojet. “Un proceso de transformaciones físico-químicas que ha permitido obtener una materia prima que responde a las más estrictas exigencias técnicas para la fabricación de este biocombustible que cambiará la forma de navegar de los aviones y que abre las puertas hacia la futura descarbonización del sector aéreo”, indicaron, al tiempo que añadieron que se ha firmado un acuerdo de suministro con el grupo Repsol. En este sentido, explicaron que el resultado obtenido en la planta tudelana de Oleofat le ha permitido iniciar el suministro de esta materia prima a la planta industrial de Petronor “para la posterior fabricación de los primeros lotes de biojet”.
Considera que este biocarburante sostenible “se alza como única opción viable en la industria aeronáutica para la sustitución masiva de los carburantes fósiles”. “De hecho, según señalan los expertos, el biojet es la única alternativa sostenible que responde a las necesidades medioambientales de la aeronáutica comercial, ya que ni la electrificación ni el hidrógeno son soluciones viables”. En este sentido, desde Oleofat expusieron que “el biojet, además de cumplir con los requerimientos de sostenibilidad, permite implantarse en los aviones sin necesidad de que las turbinas que impulsan las aeronaves tengan que sufrir modificaciones”.
Oleofat, especializada en el procesado de materias primas para biocarburantes de segunda generación, cuenta con dos plantas, la de Tudela, situada en la Ciudad Agroalimentaria, y la de Caparroso. Suman una plantilla de 85 personas, 48 de ellas en la capital ribera. Además, forma parte del grupo Ribera Vapor, también ubicada en la Ciudad Agroalimentaria y dedicada al vaporizado de cisternas de transporte.
DE FORMA GRADUAL
Rafael Lavín Armentia, director general de la compañía, detalló que llevan trabajando desde enero en el desarrollo de la materia prima para la fabricación del biojet y que ha sido un proyecto “muy complicado” que ha salido bien.
Como explicó, Repsol, a partir de la materia prima procesada por Oleofat mediante un tratamiento de hidrogeneración, “obtiene un biojet que es, por así decirlo, un queroseno ecológico, con las mismas cualidades físico químicas que el queroseno de origen mineral, de petróleo”. Añadió que son de sobra conocidas las críticas al sector aeronáutico “por las emisiones que tiene”, por lo que se están buscando fórmulas alternativas para reducirlas y “hoy por hoy, viable y factible es el biojet, es decir, fabricado a partir de residuos”. Indicó que para fabricarlo se requiere de un producto que sea muy ligero y que cumpla las especificaciones en materia de carburante de aviación, que es lo que han hecho en Oleofat con la materia prima que han desarrollado.
Consideró que para Repsol este combustible “es un salto cualitativo de cara a ir progresivamente diversificando en materia de carburantes ecológicos”. “El contrato que tenemos con ellos es a largo plazo. Ya tenemos un acuerdo con Repsol por el que le hacemos un tratamiento de determinados residuos, sobre todo, aceites de cocina, con lo que luego fabrican hidrobiodiesel sostenible. Y tras esta experiencia piloto, de cara al futuro, estamos viendo materializarla en el tiempo, con un suministro constante, igual que estamos hablando con otro tipo de residuos porque Repsol va a montar una planta en Cartagena, exclusivamente de hidrobiodiesel a partir de residuos, que quiere poner en marcha en 2023. Ahí Oleofat es un socio estratégico”, dijo.
Lavín consideró que la implantación del uso de este biocombustible sostenibles se hará de forma gradual. “Los principales interesados en este momento son las compañías aéreas, que se ven con una crítica social tremenda y son, quizás, uno de los sectores, a pesar de lo que están pasando, más sensibilizados en que tiene que haber un cambio radical. Ellas serán las que impongan el ritmo porque este tipo de combustible va a ser más caro, pero si queremos, de alguna forma, menos emisiones, lógicamente, eso tiene un coste. Repsol creo que tiene un programa bastante ambicioso de poder hacerlo de forma gradual”, señaló.

Plan de aumento de líneas de producción en la empresa

El proyecto de Oleofat de desarrollo de esta materia prima se suma a su apuesta por la diversificación de su producción y a la cartera de nuevos proyectos que verán la luz próximamente, como es el caso de la puesta en marcha de la línea de productos especiales como el escualeno y los tocoferoles, dirigidos a los sectores de la industria farmacológica, nutrición y cosmética. Una estrategia del grupo que se basa en su apuesta por invertir y reforzar su área I+D, donde tiene previsto aumentar su estructura y lanzar en breve nuevos proyectos colaborativos. Rafael Lavín citó el plan de incremento de líneas de producción que tiene la empresa y que supondrá la incorporación de más personal en Tudela y Caparroso. “Creo que entre las dos empresas, para el próximo año serán unas 25 personas”, señaló, aunque dijo que aún es pronto para concretar más.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora