Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas

Pañuelada a 34 grados en Estella

Veinte filas de hombres de todas las edades acompañaron a la Corporación

Ampliar Hombro con hombro y bajo un sol que no dio respiro, las 20 filas de la Pañuelada completaron el recorrido
Hombro con hombro y bajo un sol que no dio respiro, las 20 filas de la Pañuelada completaron el recorridoMontxo A.G.
  • Ainhoa Briceño. Estella
Actualizado el 08/08/2022 a las 08:50
El domingo de fiestas en Estella no faltó la tradicional Pañuelada. Tras la Bajadica del Puy que las chicasprotagonizaron el sábado por la mañana, el domingo fue el turno masculino. Después de la procesión celebrada en honor a los patrones San Andrés y Nuestra Señora del Puy, tanto principiantes como veteranos volvieron desde la iglesia de San Pedro de la Rúa al consistorio hombro con hombro.
Pasadas las 13.30, unas 20 filas con varones de tres generaciones distintas comenzaron su marcha. Entre ellos, Marino Oronoz, vecino la localidad, no quiso perderse la ocasión. Bailó con el codo roto, puesto que lleva más de 30 años participando y nunca se ha perdido la Pañuelada. “Ni esto me ha podido frenar”, decía entre risas. Esta tradición tiene su origen en los años 70, aunque todavía existen varias versiones sobre cómo surgió. Unos lo definen como algo “popular y espontáneo” y otros cuentan que nació como “una protesta al suspenderse un encierro de las fiestas”. Sin embargo, todos los vecinos coinciden en que es una oportunidad para vivir ese día grande en familia.
Cada año, se incorporan nuevas caras al acto, como fue el caso de Lucas López de Goicoechea. Este bebé, de apenas 7 meses, tuvo ayer su primera experiencia en las que son sus primeras fiestas. A hombros de su padre y junto a su abuelo, los tres brincaron al grito de “lo, lo, lo”. “Después de la pandemia, lo recibimos con ilusión”, comentaba su madre, Cristina Mancebo, viéndoles disfrutar.
Una vez la marcha pasó el puente del Azucarero, la sombra dio una tregua a los participantes. Con 34 grados y bajo un sol abrasador, las familias que seguían el desfile refrescaban a los suyos con botellas de agua y difusores manuales. Los más valientes resistían el calor y animaban a los espectadores a participar.
A pesar de que se trata una tradición masculina, algunas mujeres quisieron sumarse también al ver que muchos hombres no se animaban a entrar . “Es una tradición muy bonita que tiene que seguir, pero para eso hace falta que se anime más gente”, señaló Mercedes Bretos. Ella y sus hijas llegaron hace dos días al municipio después de completar el Camino de Santiago. Juntas, encabezaron por primera vez el desfile desde el inicio, al ritmo de Bajo la doble Águila, con la poca energía que les quedaba. “No hemos dormido nada, pero aquí estamos”, decía Beatriz Ciriza, una de las chicas. Estas estellesas de adopción coinciden en que el domingo es el día más bonito de las fiestas, y como cada año, acudieron ayer a la procesión y después a la pañuelada.
En el último tramo, entrando en la plaza de San Francisco de Asís, los gigantes y filas abrieron un pasillo para que la Corporación municipal llegase al ayuntamiento. Finalmente, el concejal Jorge Crespo, abanderado de la Corporación, ondeó la enseña de Estella desde el balcón consistorial mientras el resto de ediles saludaba con sus pañuelos y, desde la calle, los estelleses los agitaban al aire. El lugar se fue vaciando pasadas las 14.30 y dio paso al aperitivo festivo.
Más información sobre fiestas de Estella 2022:
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE