Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Arte

La restauración de ocho cuadros de Maeztu se completa en el museo este otoño

Pertenecen a un bloque de obras de los años veinte del siglo pasado que formarán parte de una futura exposición

Marimar Navarro, Elena Huerta y Alicia Ancho junto a la obra Gitano durante su restauración
Marimar Navarro, Elena Huerta y Alicia Ancho junto a la obra Gitano durante su restauraciónMONTXO A.G.
Publicado el 17/11/2021 a las 06:00
Ocho cuadros de Gustavo de Maeztu, una serie pintada en los años 20 del siglo pasado en su mayor parte con la técnica de la encáustica, se ponen este otoño a punto en los almacenes del museo que conserva la colección del pintor alavés. Su restauración en dos fases, la segunda actualmente en curso, sigue a otras anteriores como la de Los siete niños de Écija, un largo proceso sobre un lienzo de 3x4 metros que aguardaba el momento de ser expuesto y quedó listo cuando el museo reabrió tras la construcción del ascensor en verano de 2019.
De nuevo ahora el Servicio de Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra asume la intervención como ha hecho desde que los fondos fueran declarada BIC (Bien de Interés Cultural) en enero de 2013. De llevarla a cabo se encargan Elena Huerta y Marimar Navarro, de la empresa Cyrpa, en las propias dependencias del museo estellés. Casi todas sobre planchas de uralita con esa técnica de pintar con cera fundida, responden a temas diversos aunque sí guardan entre sí una relación. Por ello, explica la restauradora Alicia Ancho, jefa de la Sección de Registro, Bienes Muebles y Arqueología, se abordan de forma conjunta. “Cuando planteamos una restauración, intentamos hacer bloques, más que por temáticas, por el tipo de materiales”.
E indica como después de haber fijado la pintura, viene una fase que se llama estucado en la que se emplean yeso mate y cera con la que se forma una pasta para rellenar después todas las partes que necesita la obra. “Se trabaja así en las pequeñas pérdidas que tiene para poder luego retocarle el color y que se pueda ver la obra entera”. Que al final -argumenta- cuando alguien se ponga ante el cuadro de Maeztu, sea eso lo que contemple y no se vaya la vista en las reconstrucciones. “Y se hace siempre con un sistema reversible, que en cualquier momento se puede quitar porque no envejece igual la pintura original que lo que ponemos nosotros”.
A LO LARGO DE 30 AÑOS
Camino Paredes, directora del museo, señala que el bloque completo se expondrá como parte de la programación pero ya en el calendario de 2023. Un paso más en un largo proceso de restauración cuyos inicios se remontan 30 años atrás, cuando el Maeztu abrió sus puertas en 1991, y ha completado buena parte de su colección. Ya antes, de la mano de Ángel Marcos en el Museo de Navarra, se había abordado lo más urgente.
En una serie de intervenciones que no se han detenido, hay obras con peso propio. Costó mucho -recuerda Alicia Ancho- Los siete niños de Écija por lo potente de su presupuesto y por sus dimensiones. “Son piezas muy grandes que, o sabes dónde colocarlas, o no haces nada con restaurarlas. Tienes que tener muy claro el sitio”.
Camino Paredes apunta que se va cerrando el proceso con todos los fondos que se encontraban en peor estado ya recuperados. A lo largo de estas tres décadas, explica como el primero de gran formato que se restauró fue La copla andaluza tras un acuerdo con la antigua Caja de Ahorros Municipal que lo asumió para su posterior exposición en el pabellón navarro de la Expo de Sevilla. Llegaría años después la intervención en otro de los grandes óleos, La jota navarra, este miércoles en el salón de juntas del Parlamento de Navarra tras ser restaurado por la propia Cámara foral.

CLAVES

​Las obras. Dos de las obras de la serie en restauración tienen como título Gitano. Completan el bloque Muchacha, Retrato de gitana, Paisaje de río con puente, Paisaje con puente y dos jinetes, Jesús Nazareno y El turco.


En dos fases. En una primera tanda, se han restaurado cuatro obras a lo largo del otoño y en estos momentos se trabaja con las cuatro restantes.

volver arriba

Activar Notificaciones