Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo

Cicerones rurales para mostrar La Berrueza

El programa Erasmus rural ha llevado a este valle a la socióloga Arantxa Hurtado, que trabaja codo con codo con el Ayuntamiento de Mendaza en un proyecto para dinamizar el turismo

El alcalde Ja vier Senosiáin Paternáin  y Arantxa Hurtado Altarriba, junto a la iglesia del concejo de  Mendaza
El alcalde Ja vier Senosiáin Paternáin y Arantxa Hurtado Altarriba, junto a la iglesia del concejo de MendazaMONTXO A.G.
Actualizado el 31/07/2021 a las 19:48
Como una oportunidad en todos los sentidos. Para conocer otros lugares de Navarra y contribuir desde allí a nuevos proyectos en un tiempo a la vez de aprendizaje. El Erasmus rural, un programa fruto de un convenio de colaboración entre el Gobierno de Navarra y la UPNA para un periodo de prácticas en municipios despoblados, tiene en el valle de La Berrueza uno de sus destinos. Y es así, como una opción en diferentes sentidos, como lo ve Arantxa Hurtado Altarriba, pamplonesa que en el ecuador de julio inició en este escenario de Tierra Estella un periodo que se prolongará durante cuatro meses, hasta el 15 de noviembre.
El Ayuntamiento del distrito de Mendaza -formado por los concejos de Acedo, Asarta, Mendaza y Ubago- llamó a la puerta del programa, su solicitud prosperó y llevó hasta allí a esta joven socióloga graduada en la UPNA que concluye ahora sus estudios de Psicología en la UNED. Como a ella, el acuerdo entre el Ejecutivo y la Universidad Pública de Navarra, permitirá a 14 jóvenes menores de 30 años recibir una formación integral a través del título propio de la UPNA Diploma de Especialización en Competencias Transversales, TalentUpna. En el caso de Mendaza, el proyecto pone el foco en la dinamización del turismo tanto en el distrito como en el conjunto del valle de La Berrueza en el que se enclava geográficamente.
EN EQUIPO CON EL VALLE
Arantxa Hurtado cuenta que cuando le llegó la comunicación vio como una oportunidad participar en algo que hasta entonces no se había planteado. Las reuniones con la UPNA junto al resto de pasos del proceso siguieron su curso, presentó su candidatura y esperó hasta que le llegó la oferta con Mendaza como destino. Por delante, cuatro meses de prácticas que se complementan con cursos de formación en los que entran en juego los valores impulsados por el propio programa. La inteligencia emocional, el trabajo en equipo y la gestión de proyectos. “Tengo la posibilidad de vivir una nueva experiencia en la que vamos a contar, además, con la propia gente del valle, para que se impliquen y valoren también los recursos con que cuentan”.
Acercarse a La Berrueza le ha deparado -añade- una grata sorpresa por su patrimonio, las rutas en bici o la vía verde del Vasco Navarro que tiene en Acedo uno de sus tramos. “Creo que intentar crear este proyecto va a ser un aprendizaje para todos al que espero poder aportar”.
Lo hará trabajando codo con codo con el Ayuntamiento de Mendaza cuyo alcalde, Javier Senosiáin Paternáin, explica que llevaba años dándole vueltas a un proyecto para potenciar y dinamizar el turismo en la zona. Y, en el horizonte, incorporar una fórmula que implique a la propia población en la divulgación de su territorio. Cicerones rurales para mostrarlo.
Sin tiempo ni posibilidades para desarrollarlo en solitario, el Erasmus rural abrió una puerta. Llamó a la UPNA y le explicaron cómo funcionaba. “Tenemos recursos para un turismo sostenible y familiar. La vía verde, la encina, San Gregorio, las batallas carlistas y en cada pueblo un patrimonio de casas palacio e iglesias. Decidimos presentar el proyecto aunque en cuanto a la despoblación somos zona 2 sabiendo que iban a priorizarse las de la 1”, recuerda.
Hubo candidatura para su iniciativa y, después de hacer la valoración, el programa asignó a Arantxa Hurtado a Mendaza. “Estamos muy contentos. Hemos empezado a tener las primeras reuniones planificando las distintas fases con la idea de que a finales de octubre tengamos la propuesta para poner en marcha”. El alcalde de Mendaza explica que hay en este enfoque una parte importante de sensibilización para implicar a los agentes locales. “Formar a voluntarios en cada pueblo para que conozcan la historia y puedan explicarla al que venga de fuera. Tenemos que valorar nuestro importante patrimonio y ser capaces de mostrarlo. Que seamos nosotros los que vendamos nuestros pueblos”, señala.
Con ese objetivo, Arantxa Hurtado ha trabajado en una encuesta para localizar a “personas tractoras” de cada lugar a las que se hará llegar luego un dossier con esos recursos principales. “Hay experiencias de cicerones rurales en otros lugares de España y con esa idea, la de que sea un proyecto de todos, hemos pedido la colaboración”, detalla Javier Senosiáin.
volver arriba

Activar Notificaciones