Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tradiciones

Salazar no falta a su día

Música, danzas, trajes típicos o una concurrida comida popular trenzaron la celebración del Urruxkide Eguna, el Día del valle de Salazar, que fijó en la villa de Esparza su regreso tras dos años de parón

Ampliar Instante de la ‘banderadantza’ protagonizado por la joven Garazi Pérez Zubialde
Instante de la ‘banderadantza’ protagonizado por la joven Garazi Pérez ZubialdeCEDIDA
Publicado el 15/09/2022 a las 06:00
Había ganas de reunirse. De cantar, de bailar, de festejar las raíces. En definitiva, de celebrar la vida tras el parón de dos años impuesto por la pandemia de covid. El Día del Valle de Salazar regresó con fuerza en Esparza con un intenso programa y una gran afluencia. El dato de los 630 comensales que compartieron un zikiro para comer lo dice todo. Especialmente sabiendo que el valle tiene 1.337 empadronados.
Esta fiesta también es conocida como el Urruxkide Eguna, expresión en euskera que podría traducirse como “día de comensales”. Según explican desde la organización, “rememora una antigua costumbre consistente en reunir, mediante sorteo, a las familias del pueblo para comer juntas y fomentar relaciones vecinales limando, de paso, roces y malos entendidos”.
La jornada central tuvo lugar el pasado sábado, si bien el viernes hubo un concierto del grupo local Zalaparta Taldea. Allí se proyectó un vídeo con la canción ‘Zaraitzu Ibarra’, un “auzolan musical”, dado que ha sido elaborado por más de 40 personas de todos los pueblos del valle.
En los 15 pueblos
El día grande comenzó con dianas en los 15 pueblos del valle, seguido de un homenaje a los mayores de Esparza (Benjamín Landa, Santi Ramírez, María Arana y Eugenio Elarre) y misa con la rondalla del valle.
A mediodía, un vistoso desfile con 140 participantes, muchos vestidos con el traje típico salacenco, desembocó en la plaza donde se reunía una multitud de personas para presenciar el acto central del día. Entre otros momentos reseñables, no faltó la banderadantza, ejecutada este año por la joven Garazi Pérez Zubialde (“primera mujer que baila la bandera del valle en Salazar”), siendo relevada luego por Enrique Narvaiz. Hubo también distintas danzas protagonizadas por las chicas jaurrietanas, los danzantes de Ochagavía y los txikis de la escuela. Asimismo, los hermanos Pedro y Juan Félix Hualde dedicaron una jota a su madre esparzatarra, Antonia García, “una de las últimas vascoparlantes en el dialecto del valle”.
Intervinieron en el acto la alcaldesa de Esparza de Salazar, Itziar Semberoiz Garralda, así como el presidente de la Junta del valle, Pedro Mascaray. Este, aprovechando la presencia de autoridades forales como la consejera de Desarrollo Rural, Itziar Gómez, pidió seguir dando pasos en el Plan del Pirineo, “avanzando en la transformación de la madera en zona, cuidando de forma especial el sector primario, trabajando el inmenso potencial turístico de la naturaleza y apoyando la supervivencia del comercio local”.
En esta edición, la talla en madera ‘Aiert Otsoa’, realizada un año más por Ernesto Contín, se entregó al colectivo Zaraitzun Kantuz “por animar tantos actos festivos y haber recuperado muchas canciones en euskera salacenco”. La fiesta, financiada por la Junta del valle, cuenta con una comisión organizadora de voluntariado y el apoyo indispensable de los vecinos de cada pueblo que la acoge.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE