Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Escultura

Lizoain-Arriasgoiti, un valle escultural

Dando salida a su creatividad, y con el objetivo de “acercar el arte al mundo rural”, los hermanos Julián y Félix Lizarraga Araiz están dotando de esculturas y fuentes de diseño propio a este pequeño valle de 294 habitantes diseminados en 13 pueblos

Julián y Félix Lizarraga Araiz posan en la fuente del pueblo de Lizoain, proyecto que realizaron conjuntamente
Julián y Félix Lizarraga Araiz posan en la fuente del pueblo de Lizoain, proyecto que realizaron conjuntamenteASER VIDONDO
Publicado el 11/11/2021 a las 06:00
Lo hacemos por placer. Porque nos gusta realizar estas obras. Y también por acercar las expresiones artísticas a una zona rural como esta, algo que a veces parece que debe estar reñido, y con lo que no estamos de acuerdo”. Los hermanos Julián y Félix Lizarraga Araiz, de 73 y 70 años respectivamente, no paran de crear. Hijos de herrero, en cuyo taller de Pamplona aprendieron el oficio y el trabajo manual, llevan la creatividad en las venas y han querido compartirla con los vecinos de su valle, al que están ligados desde hace 43 años y donde, ya de niños, acudían en familia a bañarse al río Erro. Así es como plazas, calles y rincones de Lizoain-Arriasgoiti (294 habitantes en 13 pueblos) se han visto salpicados de esculturas de todo tipo y fuentes de diseño propio que alegran la vista, sorprenden al visitante y, de paso, rinden homenaje a los antepasados o abren un espacio a la fantasía.
El punto de arranque de este proyecto fue la fuente que, entre ambos, levantaron en 2013 en las inmediaciones de la casa consistorial del valle, en Lizoain, pueblo en el que residen. Combina la piedra arenisca, material que más ha trabajado Julián en esta faceta artística, y el acero corten, el más empleado por Félix, y representa a un hombre y a una mujer apesadumbrados.
“A través de la Comisión de Cultura se planteó al ayuntamiento dotar de fuentes con un toque creativo a todos los pueblos. Se nos apoyó y se nos ha dejado trabajar con total libertad. En algunos pueblos hubo fuentes en su día y se perdieron. En otros, directamente no había porque se cogía el agua del río”, repasan.
Julián es el autor de las fuentes ya instaladas en Lérruz y Oscáriz, protagonizadas por una lavandera y un león con cabeza de hombre barbudo. Y Félix, de las ubicadas en Uroz (agricultor), Zunzarren (basajaun), Leyún (hombre layando), Redín (herrero) y Yelz (pastor). “Faltan por colocar las de Beortegui y Zalba. En Mendióroz y Urricelqui ya tenían fuente, y en Janáriz ya no vive nadie de forma continua”, enumeran. En cuanto a la temática elegida, buscan “representar a gente popular”. “A quien no ha tenido nunca su sitio en este tipo de expresiones artísticas; por eso nunca pondremos a un rey”.
Julián y Félix Lizarraga Araiz posan en la fuente del pueblo de Lizoain, proyecto que realizaron conjuntamente
Julián y Félix Lizarraga Araiz posan en la fuente del pueblo de Lizoain, proyecto que realizaron conjuntamenteASER VIDONDO
DISEÑOS PROPIOS
A esta decena de fuentes se suma otra docena de esculturas instaladas por estos dos artistas en espacios públicos, “siempre en consonancia con el ayuntamiento”. Destaca el Parque de la Memoria Histórica, configurado por ambos en recuerdo a los fusilados de 1936 a la entrada de Uroz, y Julián dispone de otra escultura en Zalba, en memoria de un fugado del fuerte de San Cristóbal.
El resto de creaciones se diseminan ya en Lizoain. Aquí, Félix ha dispuesto un gran txistulari y un monumento al euskera (“es un herrero forjando nuestra lengua”) de acero, mientras que Julián cuenta con diversas esculturas, de piedra y madera, la mayor parte en torno al centro cultural Elizar (antigua iglesia) y con un toque celta o mitológico, aunque también cuenta con algunas en el casco antiguo.
Monumento al euskera creado por Félix Lizarraga
Monumento al euskera creado por Félix LizarragaA.V.
Ambos corren económicamente con los gastos, si bien en algunos proyectos ha aportado dinero el ayuntamiento “para la compra de materiales”. “Lizoain-Arriasgoiti es un valle pequeño donde el presupuesto cultural ronda los 1.500 euros anuales. Pero hay actividades casi todos los fines de semana fruto de la implicación de gente muy activa”, aseguran.
Destacan que “en estos 40 años se ha recuperado mucho la vida en el valle gracias a la construcción de viviendas”, lo que ha permitido asentarse a nuevas generaciones y que haya, sólo en Lizoain, “14 niños en edad escolar”, algunos de la familia Lizarraga. “Nuestros nietos, en un futuro, verán este trabajo y dirán con orgullo: ‘Eso lo hizo el abuelo’”, sentencian.
volver arriba

Activar Notificaciones