Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona

La lluvia frena un 'juevintxo' de terrazas y con cierre a la 1.00 h en Pamplona

La ausencia de restricciones en los horarios no anima a los pamploneses en una jornada pasada por agua

La lluvia frena un 'juevintxo' de terrazas y con cierre a la 1.00 h en Pamplona
Aspecto que ofrecía este jueves la calle Estafeta, con paraguas y grupos de personas en las terrazas resguardándose de la lluvia.
Fotos del primer 'juevintxo' sin restricciones horarias después de 14 meses 7 Fotos
Fotos del primer 'juevintxo' sin restricciones horarias después de 14 meses
La lluvia frena un 'juevintxo' de terrazas y con cierre a la 1.00 h en Pamplona
Jesús Caso
  • R. M.
Actualizada 13/05/2021 a las 23:30

Pamplona disfrutó del primer ‘juevintxo’ en 14 meses sin restricciones horarias. La lluvia estuvo omnipresente desde media tarde lo que mermó la afluencia universitaria en un jueves que, de haber acompañado el clima, podría haber tenido una magnitud de “libertad” a la madrileña. Pero no. Se impuso la responsabilidad, también condicionada por el imperativo de las terrazas, una medida que vencerá el próximo lunes, cuando la hostelería podrá abrir el interior de los bares siempre que dispongan de un medidor de CO2.

A las ocho y cuarto de la tarde, bajo una pertinaz lluvia, las terrazas de la plaza de toros están prácticamente llenas. Naroa Domingo, pamplonesa de 28 años y camarera del establecimiento El Monta, asegura estar contenta e ilusionada con el nuevo escenario, mucho más flexible, para la hostelería. “Pero el tiempo no acompaña. En cualquier caso, pensábamos que íbamos a trabajar menos por la lluvia”, afirma.

En una de las mesas de la carpa, una cuadrilla de cinco amigas apura sus consumiciones. No son universitarias -“mañana hay que trabajar”, se apresuran a decir-, pero se muestran encantadas con la nueva situación. Tienen entre 32 y 34 años. El virus le tocó de cerca a una de ellas, a Yanire Ibáñez. Su tío murió en Colombia, víctima de la covid-19. “No había respiradores suficientes”, cuenta. Con Yanire, se encontraban la escritora Laura Pérez de Larraya, Silvia Elía, Amaia Garde y Laura Unzu.

Te puede interesar

“O 'CAYETANO' O QUINQUI”

La calle Estafeta, pese a la lluvia, pese a la escasez de espacio para las mesas en la calle, es la más abarrotada de gente. Un grupo de universitarios celebra el fin de los exámenes, algunos con más intensidad que otros. Tienen 22 años. Pablo Ros, estudiante de Derecho, teoriza locuaz sobre política y dice no sentirse identificado con la dicotomía clásica entre izquierdas y derechas. “O eres un ‘Cayetano’ o un quinqui”, zanja.

Tras la barra del Fitero, Javier Vinacua, de 65 años, sangüesino y pamplonés de adopción, calcula unas pérdidas de en torno al 50%. “Y eso que hemos tenido suerte. Nos han salvado las terrazas. Si no tendría que haber cerrado uno de los bares”, explica. Además del Fitero, regenta otro clásico del Casco Viejo pamplonés, el Casa Paco, ambos dotados de espacio suficiente en la calle para terrazas más o menos amplias. Entre la calle Estafeta y la calle Espoz y Mina, puede repartir hasta 10 mesas correspondientes al bar Fitero. Sobre la nueva situación que se plantea el próximo lunes, Vinacua todavía se está pensando si instalar la máquina de CO2. Las cuentas le salen con un 30% en el interior del bar.

En el bar Gaucho, otro clásico del tapeo pamplonés, un argentino y un francés -sin que sea el inicio de un chiste-, departen tranquilamente. Viven en París y se han acercado hasta España por los lazos familiares de Raphael, el francés, de 37 años, con la ciudad de Bayona. En Francia, el toque de queda es a las 19 horas, y se ampliará el próximo lunes a las 21 horas. En España, viven una “libertad” impensable en el país vecino. Mariano, argentino afincado en París, cuenta por qué pueden desplazarse hasta España para disfrutar de unos pintxos, como hacían este jueves. “En Francia es muy fácil hacerse una PCR gratis y casi en cualquier lugar. Ese certificado te da libertad para cruzar la frontera durante 72 horas”, detalla.

Llegamos a la Plaza del Castillo. Las terrazas son un hervidero de gente que llena las mesas al calor de las estufas de calle. Cuatro mujeres de mediana edad responden sin mucho entusiasmo, pese a mostrarse encantadas con la nueva situación. “Tampoco necesitamos muchos estímulos. Somos asiduas”, aseguran. “Se puede hacer casi de todo tomando las medidas de seguridad necesarias”, añaden.

La calle San Nicolás está raramente vacía. Las limitaciones de espacio impiden sacar muchas mesas a la calle. Los bares no han abierto. Javier Ubanell, del Tingla2, es uno de los pocos hosteleros de la zona que sí lo ha hecho. En dos de las mesas, hay otras dos parejas de franceses disfrutando de esta “libertad” española. Ubanell regenta también el Mordisco, en la plaza del Castillo. Se queja de que ese establecimiento se quedó sin las ayudas por pérdidas del 60%, pese a tenerlas, por una incompatibilidad de fechas. “No pudo recibirlo porque se trata de un contrato subrogado de abril de 2019 y se considera nuevo negocio. Pero pago un alquiler de 9.000 euros”, describe.

A las 22.30 horas de la noche, desde Seguridad Ciudadana, confirman un ‘juevintxo’ sin incidentes. “Tranquilidad. El mal tiempo no invita a salir. No ha habido botellones”, reportan.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE