Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Movilidad en Pamplona

La reapertura de la pasarela de Labrit, tras siete años, casi a punto

A días de abrir al público, las conexiones eléctricas ya están listas y solo queda nivelar el paso y labores de pintado (que será antideslizante)

Ampliar Imágenes de la limpieza a presión en la pasarela del Labrit
Imágenes de la limpieza a presión en la pasarela del Labrit/ Cordovilla
Publicado el 17/01/2023 a las 06:00
Acostumbrados a las plataformas, con series y temporadas amontonadas, la sensación de terminar un título tras cientos de horas de entretenimiento provoca cierta sensación extraña. Entre todas, expectativas por saber qué pasará después. Algo así sucede estos días en el entorno de la pasarela de Labrit, en el que el último capítulo de una historia que se prolonga desde 2016 apenas le quedan semanas para poner el punto definitivo a un periplo que parecía no llegar a su fin.
De hecho, las entrañas ya se han cerrado y a la vista, todavía sin ser pública, puede verse una estructura que nada tiene que ver con esa pasarela abierta de par en par, con tablas, chapas, tornillos, anclajes... En su lugar puede observarse un paso casi terminado que anexiona el Baluarte de Labrit con el Fuerte de San Bartolomé, un enlace que respondía, en su momento, al anhelo de los urbanistas de Pamplona de dar continuidad al paseo de Ronda.
En esta tesitura, desde el área de Proyectos Estratégicos, encargados de la consecución de la obra, ya se encuentran mirando con optimismo hacia el desenlace final. Un horizonte para el que apenas quedan días de trabajo. Sin ir más lejos, ya se han colocado las conexiones eléctricas para que la estructura sea iluminada con luces LED (de hecho el material también se ha recibido y está listo para colocarse). Sin ir más lejos, ayer mismo, los operarios se afanaban por limpiar restos de óxidos del firme con agua a presión a 2.500 bares, a la espera de dar el siguiente paso. 
Es decir, colocar hormigón nivelante para que la pasarela quede completamente homogénea al paso (recordemos que, debido a las supuestas irregularidades cometidas por la empresa adjudicataria, hubo que cambiar varias chapas de acero). Como es de suponer, también se han colocado varios desagües que filtrarán el agua cuando llueva o nieve, además de tener en mente acabar pintando por encima ese hormigón que nivelará el paso.
Pero no será una pintura al uso, sino que se trata de un material especializado, con cierta rugosidad que impedirá resbalones, y que cuenta con una primera capa de imprimación, otra posterior de pintura y una última de acabado (algo similar a una brea). A partir de ahí, ya simplemente quedarán pequeños remates de pintura (a mano) que bien podrían suponer apenas media mañana de trabajo. 
Con el contexto sobre la mesa, quedarían días para que la pasarela pueda volver a disfrutarse por los vecinos de Pamplona. Una posibilidad que ayer ya barruntaban los primeros curiosos que se asomaban a la zona más próxima a la plaza de Toros, donde se ha generado una pequeña zona hormigonada que da la paso a la pasarela. “¿Se puede pasar?”, era pregunta recurrente.
A expensas del tiempo, como suele ocurrir en situaciones de pintado (recordemos que, además de ausencia de precipitaciones, también es necesario que la temperatura no sea muy baja para que la pintura se asiente), lo cierto es que la película que comenzó en febrero de 2016, con esas primeras placas desprendidas, tiene los días contados.
La última cuenta atrás está, ahora sí que sí, en marcha.

EL PRINCIPIO DEL FIN

​Un enlace, dos ciudades. Como quien se da la mano para conseguir todo lo que se proponga, la pasarela de Labrit, clausurada a desde 2016, anexionaba la fuerza de dos espacios: una ciudad medieval y consolidada con otra más vertical y moderna, la del Ensanche. Ahora, a días de que por fin se pueda volver a caminar por ella, esa unión vuelve a estar sobre la mesa. Y ya no se trata de una hipótesis, sino de teoría pura y dura. Tras privar a Pamplona de una infraestructura clave durante años, tanto en forma como en fondo, quizá merezca la pena un voto de confianza. Nada es eterno y quizá, por ello, simplemente haya que disfrutarla.

[2010] La pasarela de Labrit fue construida en 2010 de acuerdo al proyecto constructivo aprobado en marzo de 2009.
[2016] En febrero se registraron desprendimientos parciales de varias placas, hechos que marcaron el inicio de diversos estudios sobre el estado real de la infraestructura.
[2019]En noviembre, el Ayuntamiento de Pamplona encomendó al Colegio de Ingenieros la realización de varios ensayos para tener un diagnóstico.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora