Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Reciclaje 

¿Cierran el contenedor nuestros vecinos?

Un sondeo por las capitales vecinas apunta a un mismo objetivo: la recogida separada de materia orgánica. San Sebastián, Vitoria, Logroño y Zaragoza tienen contenedor para ello, pero cambia la fórmula: los hay con llave, con tarjeta y abiertos y algunas ciudades bonifican las tasas por su uso

Ampliar Una persona introduce residuos en un contenedor de resto en un barrio de Pamplona.
Una persona introduce residuos en un contenedor de resto en un barrio de Pamplona.Jesus Caso
Publicado el 31/07/2022 a las 06:00
En octubre se cumplirá un año desde que Pamplona y la Comarca estrenaron los contenedores de apertura electrónica asociados a cada domicilio. Funcionan con tarjeta y sustituyen de manera paulatina a los que se abrían con llave (inscripción voluntaria). La tarjeta está ya en más de la mitad de los domicilios del entorno urbano de Pamplona y la polémica ha salpicado durante todos estos meses al sistema elegido por la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Pero.. ¿Cuál es la radiografía en las ciudades de las provincias limítrofes? ¿Tienen contenedor exclusivo para materia orgánica? ¿Es cerrado? ¿Funciona con llave, con tarjeta? ¿Se bonifica su uso?
Un recorrido por San Sebastián, Vitoria, Logroño y Zaragoza despeja dudas. Las cuatro capitales tienen contenedor marrón para materia orgánica, pero difieren en la fórmula empleada. La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona insiste en que los resultados son muy positivos y que la materia orgánica, sin apenas impropios, se multiplica por tres y hasta por cuatro en las zonas con tarjeta. En las primeras semanas de implantación han sido habituales las bolsas fuera de los contenedores y las quejas de vecinos en redes sociales, medios de comunicación.... La Mancomunidad incide en que es algo habitual, unas dos semanas frente a un cambio en el modelo de recogida de residuos. Apuesta por mantener esta recogida asociada a los domicilios e insiste en que el objetivo no es controlador, sino una forma de sensibilizar y mejorar los porcentajes de reciclaje. Aseguran que no habrá sanciones, pero tampoco bonificaciones.
El camino en la Mancomunidad ha sido largo. En 2013 iniciaron un proyecto piloto en Barañáin, donde instalaron contenedores con llave en una participación voluntaria. Concluido el periodo de prueba decidieron ampliarlo a todo el ámbito de la Comarca. Pero los resultados no han sido los esperados. La llave no ha cuajado y el porcentaje de reciclaje no ha superado el 17%, lejos de los índices que marca la Unión Europea y el propio plan integrado de residuos de Navarra. En este contexto dieron un cambio de timón y optaron por los contenedores inteligentes, de uso obligatorio, para la materia orgánica y para la fracción resto. En septiembre reanudarán su expansión.

Logroño: Tras una prueba con el sistema de llave y el abierto han retirado los cerrados

El Ayuntamiento de Logroño inició en abril de 2021 una experiencia piloto con los primeros contenedores de materia orgánica. Instalaron 50 cerrados, de apertura con llave, y otros tantos abiertos, en diferentes zonas de la ciudad. Se entregaron 7.100 llaves. Tras un periodo de prueba de seis meses, analizaron las recogidas y concluyeron que los resultados habían sido mejores en los contenedores abiertos. Se recogió tres veces más cantidad y aunque también la proporción de residuos impropios (mal depositados) fue mayor, los responsables municipales de Medio Ambiente concluyeron que compensaba más retirar los impropios.

En este contexto, el Ayuntamiento anunció en otoño que retiraría los contenedores con llave para extender los abiertos. Y el concejal José Manuel Zúñiga avanzaba que, “el futuro pasará por una tarjeta personal”. “Pagaremos por la tasa de basuras en función de su uso. Quien abra mucho el contenedor de resto pagará más”.

San Sebastián: Con tarjeta y con bonificación en las tasas por su uso

​El Ayuntamiento de San Sebastián gestiona la recogida de los residuos en la ciudad y fue de las pioneras en habilitar el contenedor cerrado de materia orgánica y apertura con tarjeta asociada al domicilio. Comenzó con la experiencia hace casi una década, en principio solo en algún barrio, como Amara. Paulatinamente extendieron la fórmula a otras zonas y todavía la mantienen.
Según algunos datos oficiales recientes, 27.731 familias y 1.717 establecimientos disponen del contenedor electrónico para el depósito de materia orgánica separada. También hay casi 800 familias que optan por el compostador individual y 110 utilizan el comunitario, habilitado en diez barrios. La tarjeta electrónica se llama Joko Garbia (Juego limpio) y su uso conlleva compensaciones en la tasa de residuos. De hecho, en el último ejercicio, el ayuntamiento devolvió 360.000 euros a 14.754 donostiarras. La cantidad es proporcional al uso.

Vitoria: Empezó con llave, luego los dejó abiertos y ahora llevan chip para primar

​El Ayuntamiento de Vitoria inició la recogida de materia orgánica con el contenedor marrón en 2010 en los barrios de Abetxuko, Lakua 12 y Lakua-Arriaga, y se amplió desde 2012. Los contenedores de las tres primeras zonas funcionaban con llave. Pero se desechó esta fórmula y optaron por dejar los contenedores abiertos. Los resultados han sido buenos y el porcentaje de “pureza” de la materia orgánica supera el 90%. Sin embargo, el consistorio anunció en 2021 la implantación de los contenedores con chip electrónico y apertura por medio de tarjeta, es decir, un sistema similar al de Pamplona. Extendieron casi 900 recipientes en las 1.200 islas de contenedores que existen en la ciudad que también cuenta en algunos barrios con buzones de recogida neumática. El chip, indican, “permitirá identificar a las personas usuarias y a futuro (una vez que la normativa fiscal lo permita) poder primar a quien recicla la materia orgánica”.

Zaragoza: Funcionó la apertura con llave, fracasó el sistema puerta a puerta

​El Ayuntamiento de Zaragoza puso en marcha en 2018 un proyecto piloto de contenedor con llave, de inscripción voluntaria, para la recogida separada de materia orgánica en el barrio del ACTUR-Rey Fernando. Al mismo tiempo inició otro en zona Centro, Delicias y Universidad, en edificios donde tienen el contenedor en portales y les instaban a depositar los residuos en días alternos: lunes, miércoles, viernes y domingo, solo orgánicos. El periodo de prueba arrojó resultados dispares. En ACTUR, donde se apuntó al programa el 50% de los 17.000 vecinos, la recogida alcanzó el 50% de los biorresiduos generados y los impropios apenas un 4%. Sin embargo entre los 18.000 residentes en la segunda zona el sistema de cubos fracasó y los impropios, los residuos mal depositados, alcanzaron casi un 48%
Así, el ayuntamiento anunció que extenderá este tipo de recogida con contenedor cerrado al conjunto de la ciudad, por medio de la campaña ¡Dale al marrón!

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE