Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nochevieja

El primer amanecer del año en Pamplona

De las 5.30 a las 8.00, así se vivió el inicio de un nuevo año en Pamplona: del aroma a chocolate con churros a un marobotellón de 200 personas

Ampliar Primeros churros de 2022 en el Churrero de Lerín, en la Estafeta.
Primeros churros de 2022 en el Churrero de Lerín, en la EstafetaIVÁN BENÍTEZ
Actualizado el 02/01/2022 a las 10:35
El primer amanecer de 2022 en Pamplona huele a pólvora y chocolate con churros. Se siente frío y humedad. Lenguas de niebla se cuelan por las callejuelas de los barrios más próximos al río. Los pasos hacen crepitar las últimas horas de la noche. En el suelo hay esparcidos restos de la fiesta de las doce campanadas: varillas de bengalas, mechas de petardos, cristales de botellas rotos, suspiros de espumillón. El estruendo parece seguir redoblando aún. Suena la radio en el coche de camino al Casco Viejo. El locutor recuerda la suerte de estar vivos. “Qué sensación más maravillosa sentirse con vida”, proclama. Es uno de enero, primer peldaño de la escalera de San Fermín.
“Buenas noches, feliz año”, saludan al periodista en el parking de la Plaza del Castillo. Un conductor duerme en el interior de su coche. La frente ha caído a bocajarro sobre el volante. Una vez fuera del subsuelo, sobrecoge el silencio. Las calles parecen brillar de humedad y vacío. Lo mismo sucede en la Plaza del Castillo, con su feria de Navidad recluida alrededor del kiosco. Se ven pocas botellas vacías y las que hay confirman que la fiesta ha pasado de puntillas por aquí. Una pareja desafía el relente con un abrazo. No hay pulso en la ciudad. Ni rastro de botellones, de momento. Solo el bum, bum de alguna fiesta privada.
En la trasera del Ayuntamiento se detiene un coche patrulla y bajan dos agentes que se interesan por el estado de un chico. Detrás del Archivo de Navarra, protegidas por la oscuridad, se intuye la presencia de un grupo de chicas.
En la Plaza San José se escucha el agua de los caños de la Fuente de los Delfines. Tres vehículos policiales vigilan en el entorno de la catedral. Algo se cocina en esta zona, porque, de pronto, emerge un torrente de fiesta de la Calle del Redín. Una de las patrullas se adentra hasta el Caballo Blanco, donde unas 200 personas, muy jóvenes, celebran un macrobotellón al ritmo de un pequeño bafle. No hay espantada al verse sorprendidos por la policía. Todo transcurre con tranquilidad.
Mientras, en la Estafeta, un pescador con botas de agua hasta las rodillas avanza como puede en dirección a la curva de Mercaderes. Al pasar por delante del Churrero de Lerín, se ilumina el interior del establecimiento, el único abierto en Pamplona. Ahora sí que huele a chocolate y churros caseros. Luis, el hijo de Gema Larrea, la propietaria de este negocio con 27 amaneceres en Año Nuevo, prepara la primera docena de este año. ¿El secreto? Se consigue una masa crujiente con un aceite a unos 200 grados durante 3 o 4 minutos, explica. “También queremos chocolate”, le piden a Vani, su mujer, las tres clientes más madrugadoras del 2022. “Hemos subido de casa a las cuatro y media... y directamente al botellón del Caballo Blanco”, explican. “Solo deseamos que este año sea un poco mejor, al menos con más libertad”.
7.00 horas. Aritz y Maddi, bajo el reloj de San Fermín
7.00 horas. Aritz y Maddi, bajo el reloj de San FermínIVÁN BENÍTEZ
Un poco más arriba de la Estafeta, Aritz y Maddi, ella disfrazada de hippie y él de vaca, se detienen en la puerta de la Casa del libro de los hermanos Butini para esperar a dos amigos que se han retrasado por algún motivo. Sobre sus cabezas, la cuenta atrás de los dígitos del reloj de San Fermín anuncian que faltan 186 días, 3 horas, 9 minutos y 49 segundos para San Fermín. “¡Ostras, es verdad, estamos a 1 de enero!”, asienten, elevando la mirada. Aitor y Naia, sus dos amigos, se han quedado atrás porque se acaban de encontrar en el suelo una cartera. Muy cerca de ellos circula un coche de la policía y acuden a su encuentro. Los jóvenes hacen un gesto y la entregan. Aitor y Naia tienen 17 años.
Alrededor de 200 jóvenes se reunieron en la Calle del Redín de Pamplona (Caballo Blanco) para celebrar un macrobotellón que no registró incidentes importantes. Las dos imágenes superiores corresponden a dos momentos del festejo en diferentes horas.
Alrededor de 200 jóvenes se reunieron en la Calle del Redín de Pamplona (Caballo Blanco) para celebrar un macrobotellón que no registró incidentes importantes. Las dos imágenes superiores corresponden a dos momentos del festejo en diferentes horas.IVÁN BENÍTEZ
El cielo comienza a clarear en añil. Luis sigue arrullando docenas de churros con la espumadera. Álvaro y Erika realizan el paseo diario que no perdonan desde hace año y medio. “Venimos del barrio de San Juan paseando y están todos los bares cerrados, no se ve un alma en la calle. ¡Con lo que ha sido esta ciudad en Nochevieja!”.
INTENTO DE ROBO
El mercurio permanece invariable, inamovible, como la niebla a los pies del monte Ezkaba. Al otro lado de las murallas, en el Redín, continúa la fiesta. Pero, esta vez sucede algo. Una chica se revuelve. Se forma un tumulto. “Creo que han intentado robarme”, dice. Llegan seis coches patrullas y cubren dos de las salidas. Los agentes calman los ánimos.
A las ocho ya no queda nadie y el amanecer hace su trabajo, descubriendo un vertedero. Palomas y cuervos rebuscan entre basura y botellas. A esta hora, Pilar ha comenzado su jornada a los mandos de la máquina barredora. Le toca el Casco Viejo y San Juan. “Llevo 21 años en la empresa de limpieza y muchos días han coincidido con Año Nuevo”, sonríe. “Hoy me he encontrado una Pamplona muy diferente. Muy limpia y tranquila. Normalmente, antes de la covid, la primera mañana del año solía ser como San Fermín”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE