Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sucesos

Ni pelea ni baile en la discoteca

La Policía Municipal de Pamplona ha denunciado a un hombre de 25 años que alertó por una falsa reyerta a las puertas de un local donde no le dejaban entrar. La mentira puede costarle 3.000 €.

Una patrulla de la Policía Municipal, en el paseo de Sarasate de Pamplona
Una patrulla de la Policía Municipal, en el paseo de Sarasate de PamplonaPolicía Municipal de Pamplona
Actualizado el 03/11/2021 a las 07:45
A la 1.50 horas de la madrugada del lunes al martes, un alertante avisó a la Policía Municipal de una pelea entre dos grupos en la puerta de una discoteca de la calle Abejeras de Pamplona, y requirió su presencia. Hasta ahí, se puede intuir, una advertencia útil que puede implicar que la agresión no vaya a más gracias a ese testigo, ni se salde con más heridos o concluya sin que los responsables afronten lo sucedido. O, como en esta triste ocasión, una muy mala opción cuando uno lleva varias copas de más y se enfada porque no le dejan entrar en el local.
Tras el aviso, los agentes de la Policía Municipal se movilizaron de urgencia pero, al llegar al sitio, resulta que no hallaron agresión ninguna. En el lugar, un hombre de 25 años protestaba enfadado porque no le dejaban acceder . Casualmente, la misma persona que había informado acerca de la supuesta reyerta y cuya actuación no quedó solo en la falsa alarma elevada a la policía. El alertante no solo no entró a la discoteca, sino que acabó denunciado por la ordenanza de civismo de la capital navarra, que castiga con hasta 3.005 euros lo que denomina como infracción muy grave: “provocación inadecuada y maliciosa de la movilización de los servicios de urgencia”.
No fue esta la única intervención destacada de este cuerpo policial este pasado puente. Entre otras, destacan también dos actuaciones que implicaron el requisar dos pistolas con aspecto muy real, que resultaron ser de aire comprimido y de bolas. Una de ellas la estaba exhibiendo una persona en el interior de un local de hostelería de la capital navarra, repleto de clientes , y la otra le fue encontrada entre sus pertenencias a otra persona en la vía pública. Ninguna formaba parte de un disfraz de Halloween, explicaron en este cuerpo policial.
Además, informó en su balance de la intervención hasta en 33 ocasiones por ruidos o molestias, en una de ellas en una bajera del barrio de la Milagrosa en la que se estaba celebrando una fiesta que congregaba a 35 personas; en 6 fiestas en pisos que ocasionaron molestias vecinales y en 46 incidencias relacionadas con ayuda a personas en situación de necesidad, entre ellas 6 personas mayores que necesitaban auxilio en su domicilio. Asimismo, se han realizado 24 incautaciones de droga a personas que la portaban estando en la vía pública y los agentes han actuado para evitar riesgos mayores en 14 ocasiones por peleas o agresiones entre particulares, con un balance de dos personas heridas por cortes o traumatismos.
Por último, 14 establecimientos han sido denunciados por diversos incumplimientos, de los que 11 son establecimientos de hostelería y tres comercios en los que se ha constatado la venta de alcohol a menores de edad.
volver arriba

Activar Notificaciones