Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tribunales

El cierre de terraza en Barañáin que llegó al juzgado

Cuatro años de conflicto entre una comunidad de propietarios de Barañáin y una vecina por el cerramiento de una terraza acabó en el juzgado. La jueza ha dado la razón a la comunidad y la demandada tendrá que retirar el cerramiento

Vista de la plaza Río Arga de desde la Ronda de Barañáin
Viviendas en BarañáinGOOGLE MAPS
  • G.G.O.
Actualizado el 02/11/2021 a las 07:36
¿Era de la incumbencia de toda la comunidad de propietarios el cierre de la terraza de una vecina de Barañáin? Sí, lo era. Según acaba de dictaminar una jueza, antes de haber efectuado la obra, allá por 2015, la vecina tenía que haber pedido permiso por tratarse de “una modificación de elementos comunes”, y no privados como sostenía la demandada. Y como no lo hizo, la sentencia le obliga a retirar todo el cerramiento y a devolver a su terraza al estado primitivo.
Este conflicto, uno de los que más dudas genera entre las comunidades de propietarios, llegó en esta ocasión hasta el juzgado. Su origen se remonta a octubre de 2017, cuando la comunidad de propietarios supo de la obra a raíz de un vecino. Según se expone en la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Pamplona, comunicó al administrador que avisó al seguro para que arreglara el cristal comunitario que separaba su terraza de la del demandado, algo que no pudo hacerse debido al cierre de la terraza de al lado.
El asunto pasó a la junta de propietarios, desde la cual se realizaron a la vecina “múltiples requerimientos”, tanto verbales como por escrito, para que retirara el cerramiento, algo que no hizo. Es más, mediante la junta de propietarios se requirió a todos los vecinos de la comunidad que habían cerrado sus terrazas para que las volvieran a abrir: de los tres que lo habían hecho hasta entonces, dos accedieron y uno no, la demandada.
Según argumentaba para oponerse a lo que requería la comunidad, la parte del cerramiento que aún no había retirado “no afectaba a la configuración exterior del edificio, ni constituía daños en su estructura, si afectaba a elementos comunes, no siendo visible desde el exterior”. Además, sostenía que desde la comunidad se había permitido a otro vecino mantener el cerramiento, pero la sentencia destaca que no precisó. Ante la falta de acuerdo entre la vecina y la comunidad de propietarios, esta última llevó el asunto al juzgado.
Para la jueza, las alegaciones realizadas por el vecino no pueden prosperar, puesto que según la Ley de Propiedad Intelectual , no se trata de una obra realizada en un elemento privativo de la vecina, sino comunitario. “No puede realizar modificación alguna, independientemente de si afecta o no a la estructura o configuración del edificio, suponiendo una afectación de un elemento común, sin contar con la autorización de la comunidad”. La propia ordenanza municipal de Barañáin permite la regularización de la obra en el elemento común, resalta el fallo, “pero en todo caso requiere la autorización expresa de la comunidad de propietarios, hecho con el que no cuenta la demandada”. Por todo esto, concluye que el cerramiento que llevó a cabo el vecino supuso una modificación de elementos comunes. El fallo es recurrible.
volver arriba

Activar Notificaciones