Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus

Los botellones en las no fiestas de Burlada se multarán con 300 euros

Un bando municipal recuerda que la actividad está prohibida desde el viernes 14 hasta el miércoles 19

Una imagen que no se producirá este año, la de los gigantes entrando en la iglesia de San Juan.
Una imagen que no se producirá este año, la de los gigantes entrando en la iglesia de San Juan.
Archivo/Calleja
  • M. Munarriz
Actualizada 13/08/2020 a las 06:00

La proximidad de lo que hubieran sido las fiestas de Burlada, con el cohete el 14 de agosto, este viernes, ha hecho al Ayuntamiento sacar un bando para recordar que este año no hay celebración. Y que, entre otras medidas para evitar el ocio festivo alternativo, se multará con 300 euros a cada participante de un botellón.

“La celebración de las fiestas de Burlada este año es incompatible con la pandemia que estamos sufriendo actualmente. Por eso, el bando de ese año no incluye, como es tradicional, el aumento en el horario de los bares, tampoco disposiciones para el chupinazo o la suelta de vaquillas, no se habla de la instalación de juegos infantiles, ni habrá medidas extraordinarias para ordenar el tráfico”, se inicia este comunicado a la ciudadanía. “Este año no habrá fiestas y Burlada debe recuperar poco a poco el pulso a la normalidad, también durante esos días”.

Una suspensión, que añade el bando, conlleva una responsabilidad individual y colectiva para garantizar la seguridad sanitaria y evitar la propagación del virus. Y por ese motivo se hacen una serie de recordatorios como que el Ayuntamiento no organizará ni participará en ningún acto. Y que durante esa semana del 14 al 19 no se permitirá un programa alternativo.

Se recuerda que los bares no pueden servir en la vía pública a excepción del uso de las terrazas autorizadas al efecto. Únicamente se podrá consumir fuera del local en los elementos de las terrazas autorizadas. Dentro de los establecimientos habrá que respetar el aforo y será obligatorio el uso de mascarillas cuando no se esté consumiendo”, refleja el bando, que en ausencia de la alcaldesa Ana Góngora (Navarra Suma) por encontrarse fuera, firma el alcalde accidental y compañero de grupo Ander Carrascón Erice. “No habrá horarios especiales de los bares, ni se les autorizarán barras exteriores, ni música en la calle”.

Tampoco se permite hacer brasas en la calle ni ocupaciones en la vía pública para almuerzos, comidas o cenas no autorizadas, ni para cualquier otro evento festivo. Y finalmente, se recuerda la resolución del pasado 5 de agosto del Gobierno de Navarra por la cual todos los negocios de hostelería y ocio como cafeterías, restaurantes, bares especiales, cafés espectáculo, salones recreativos, salas de bingo, salones de juego, deportivos, discotecas, salas de fiestas, sociedades gastronómicas y peñas, cesarán su actividad a las doce de la noche durante esas jornadas de no celebración. El incumplimiento de cualquiera de estos puntos, advierte el bando, al igual que con el botellón se penalizará con 300 euros.

Las únicas celebraciones que se mantienen en el calendario son las litúrgicas, al igual que sucedió durante San Fermín en Pamplona y frente a la postura adoptada en Estella en la que no hubo ningún acto religioso vinculados a sus patronales durante los días en los que se hubieran producido las fiestas.

“Nosotros estamos celebrando Eucaristías con normalidad y esa es la línea la que seguimos, respetando por supuesto las medidas de seguridad, con la distancia social, hidrogeles a la entrada, mascarillas y la comunión en los bancos”, comenta Javier Arbillo, el párroco de la iglesia de San Juan, la que concentra todos los actos religiosos ligados a la fiesta.

MISA Y SALVE

Así pues, el viernes 14, el que hubiera sido el día del chupinazo y víspera de la celebración de la jornada en honor a la Virgen, se ha convocado los vecinos a la Salve que acogerá la parroquia a las siete de la tarde. En este caso, se cumplirá con toda la tradición, que incluye la aurora y la canción compuesta por el músico burladés Hilarón Eslava y que interpretará la coral de la iglesia de San Juan. Una pieza musical que se utiliza a lo largo de todo el país para este tipo de acto religioso, que no incluye comunión, sino lectura de la Biblia, preces y homilía.

Al día siguiente, sábado 15, a las 12.30 horas será la misa en honor de la Virgen. Pero esta vez no acudirá la corporación de forma oficial, ni tampoco la comparsa de Gigantes, ni dantzaris. Se romperá así con una tradición de más de treinta años cuando, al término del acto religioso, las figuras se dirigen al altar para bailar, al igual que hace después el grupo de danzas. El origen de esta costumbre fue una tormenta que un año obligó a suspender la procesión y, en desagravio a los vecinos, tanto la comparsa como los dantzaris ofrecieron sus bailes dentro de la iglesia.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE