Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Abril

Centros de salud al límite

Ampliar Concentración de los sindicatos de Salud para denunciar el abandono de la plantilla por parte de la Administración.
Concentración de los sindicatos de Salud para denunciar el abandono de la plantilla por parte de la Administración.EDUARDO BUXENS
Publicado el 29/12/2022 a las 06:00
Alsasua, Leitza, Etxarri-Aranatz, San Adrián, Bera, Lerín, Santesteban, Peralta, Ayegui, Estella, Tudela, Barañáin, Larraga, Sarriguren y, ya en Pamplona, Mendillorri, Lezkaizu o San Juan, entre otros. Podría ser un repaso de la geografía foral pero son solo algunos de los centros de salud donde se han alzado voces pidiendo soluciones. Los problemas en la Atención Primaria se acercan a un tsunami, por mucho que el departamento de Salud ponga sobre la mesa encuestas de satisfacción que otorgan 8,3 puntos sobre 10 a la Primaria. Una cosa es puntuar la atención y otra muy distinta pelear por recibirla y, más allá, cómo se encuentran las personas que asisten al ciudadano. “Quemadas y sobrecargadas”, insisten. “La Primaria se desangra”, aseguran. Y es que la pandemia ha puesto sobre la mesa los puntos débiles. Unos son viejos conocidos, como la falta de profesionales, y otros son nuevos, como las dificultades de acceso. Carteles en las puertas de los centros de salud con avisos como ‘Solo urgencias o indemorables’, en Alsasua; o ‘No hay pediatras; acudan a urgencias’, en San Juan, causan perplejidad en el que se presupone uno de los mejores sistemas sanitarios del país.
Tras los meses más duros de la pandemia, Salud instauró un nuevo modelo basado en la atención telefónica frente a la presencial. Y aunque se va revirtiendo no se ha retomado el pulso. Los pacientes no llevan bien tener que explicar al administrativo su dolencia para tener cita y, ante unas centralitas colapsadas, las colas en los centros se multiplican. De hecho, solo el 31% de los ciudadanos logra contactar con su centro en el primer intento. En este escenario, la falta de profesionales ha impactado de lleno. Salud reconoció en verano que “se agudizó y se acumula al desgaste por los efectos de las olas de covid, a lo que se unen situaciones imprevisibles como las bajas laborales”. No hay profesionales para sustituciones, lo que redunda en la sobrecarga y en la calidad percibida. Salud elaboró un plan para afrontar la situación cuya medida estrella era la incorporación de 150 profesionales, entre ellos más de un centenar de enfermeras para atender procesos respiratorios o digestivos de baja complejidad. Y añadió que con las OPE de 141 plazas (69 de médicos de familia, 34 de pediatría y el resto de urgencias), que están costando cubrir, llegaría parte de la solución. Lo cierto es que los problemas, que inicialmente se acotaban al ámbito rural por ser “poco atractivo”, han saltado a los centros urbanos. El Sindicato Médico critica que hay medio centenar de plazas de facultativos sin cubrir y pide mejoras de las condiciones laborales para evitar la fuga de profesionales. Todos coinciden en que hace falta invertir más. Pero los presupuestos de 2023, que crecen un 5,2% hasta 1.332 millones, contemplan 144 millones para Primaria, cuatro menos que el año anterior. Y todo con unas listas de espera históricas en agosto: más de 61.100 personas aguardando una primera consulta y casi 7.500 una operación.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora