Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Debate

A la presidenta no la salvó ni San Agustín

Tiró a medias de una cita del santo para pedir unidad, pero Chivite recibió críticas desde todos los partidos menos el suyo y Podemos. ‘A cambio’, el socialista Alzórriz sólo arremetió contra UPN

Ampliar La presidenta de Navarra, María Chivite, momentos antes de su intervención este jueves en el Parlamento de Navarra
La presidenta de Navarra, María Chivite, momentos antes de su intervención este jueves en el Parlamento de Navarraefe
Publicado el 11/11/2022 a las 06:00
Si hace pocos días la concejal pamplonesa Maite Esporrín aseguró en una sesión municipal que habría que besar el suelo por donde pisa Pedro Sánchez y como si la adoración al líder se hubiera instalado en el discurso socialista por algún factor extraño, este jueves el portavoz parlamentario del PSN, Ramón Alzórriz, salió al atril y lanzó al aire: “Quiero reivindicar la importancia de la ideología y de nuestra presidenta, María Chivite, una mujer valiente, con determinación, convicción, dialogante, tolerante y, por cierto, muy ribera y muy navarra”. En esto consintió el único abrigo sin jirón alguno del que pudo disfrutar Chivite en la primera jornada del Debate sobre el estado de Navarra. Ninguna otra sigla le brindó un calor pleno. Por supuesto que no Navarra Suma (UPN más PP más Ciudadanos). Pero tampoco su socio de gobierno Geroa Bai; tampoco su socio presupuestario EH Bildu; y tampoco su socio de acuerdo programático Izquierda-Ezkerra. La tercera sigla del Ejecutivo, Podemos, se fue por peteneras a la hora de hacer valoraciones. Cuando la presidenta terminó de hablar, únicamente le aplaudieron los parlamentarios y los consejeros de gobierno de su partido. Ni siquiera los consejeros de sus aliados Geroa Bai y Podemos, pese a compartir gabinete con ella.
Una hora y treinta y cuatro minutos tardó la jefa del Ejecutivo en ofrecer su visión sobre la Navarra, de la que deseó que sea “la esperanza de la Navarra de mañana”. Más allá de eslóganes, la sorpresa de la intervención presidencial vino cuando la líder de un PSN y un Gobierno que se venden laicos recurrió a un santo: “Como dijo San Agustín, unidad en lo esencial y libertad en lo accidental”, afirmó Chivite, que en el fondo mutiló la cita. “Unidad en lo esencial, libertad en lo accidental y en todo caridad”, fue lo que expresó el santo. No quedó claro si el llamamiento a la unidad de Chivite iba dirigido a Navarra Suma, a la que dijo no pedir que cambie de rumbo político aunque sí que “vuelva a la institucionalidad que tuvo en otros momentos”, o a sus socios. Pero al barco presidencial le entró agua tanto por proa como por popa.
“Usted no es socialdemócrata, su única ideología es tener el poder al precio que sea. Bildu no ha cambiado. Quien ha cambiado ha sido usted”, le espetó Javier Esparza (NA+) a Chivite. Por otro lado, Bildu (“discurso autocomplaciente y sin autocrítica”), I-E (“ha sobrevolado sobre la situación tan mala que atraviesa Navarra”) y Geroa Bai se desenvolvieron críticos con la exposición de Chivite. En su turno, Uxue Barkos desveló diferencias dentro del Gobierno entre el PSN y Geroa Bai en torno a la creación de una Agencia de Transición Energética de Navarra, anhelo nacionalista. Además, afeó a la presidenta por la demora en la asunción de Tráfico; por tener “miedo” a enfrentarse “a los fantasmas creados por UPN y alimentados por ustedes mismos” en relación al decreto del euskera (“usted no ha cumplido nada, señora Chivite, ni tan siquiera la ley, y no se trata de dar satisfacción a su socio”, señaló Barkos refiriéndose a Geroa, “aunque tampoco estaría mal de vez en cuando”); o por tener “temor” a defender el autogobierno “allá donde se lo ponen incómodo”.
De autogobierno también habló Bildu: “La Navarra del futuro debe ser sin fronteras”, sentenció Bakartxo Ruiz, para reclamar el “derecho a decidir qué relación queremos tener tan con el Estado como con Euskadi”.
Tras la abertzale tomó el micro Ramón Alzórriz. “Señora Ruiz, no tienen mejor altavoz que el señor Esparza”. Y así empezó y terminó la única alusión del portavoz del PSN a Bildu y sus objetivos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora