Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Día Mundial del Ictus

Meritxel Candado: "Cada vez tenemos pacientes más jóvenes en rehabilitación tras un ictus"

La fisioterapeuta indica que cada año cerca de 40 personas ingresan en Ubarmin para rehabilitación intensiva y otros 360 se tratan de forma ambulatoria

Ampliar Meritxel Candado Sanzol, jefa de Unidad de Rehabilitación de Ubarmin
Meritxel Candado Sanzol, jefa de Unidad de Rehabilitación de UbarminDN
Publicado el 29/10/2022 a las 06:00
Cada año cerca de 40 pacientes ingresan en la Clínica Ubarmin tras la fase aguda del ictus para llevar a cabo una rehabilitación intensiva y otros 450 pacientes con daño cerebral, de ellos 360 con ictus, se tratan de forma ambulatoria, indica Meritxel Candado Sanzol, jefa de Unidad de Rehabilitación del centro. La fisioterapeuta, jefa de Unidad de Rehabilitación de Ubarmin, señala que cada vez hay pacientes más jóvenes.
¿Hay un perfil de paciente con ictus?
Hasta no hace mucho el perfil era el de una persona con factores de riesgo, con problemas vasculares. Ahora cada vez nos encontramos con gente más joven, con malformaciones congénitas arteriovenosas, que no se sabe que se tenían; con problemas debido a tóxicos... Cada vez tenemos gente más joven.
¿Cuándo debe empezar la rehabilitación tras un ictus?
En el momento en que el paciente ha estabilizado sus síntomas. En el Hospital Universitario de Navarra se inicia una rehabilitación intensiva en la que intentamos estimular al paciente en la puesta de pie, en movilizar las estructuras que han quedado paréticas, con falta de funcionalidad, etc.
¿Y qué ocurre cuando termina el ingreso tras la fase aguda?
Tras el alta es necesario e importante que el paciente siga haciendo rehabilitación, sobre todo cuando ha quedado déficit. En ese momento hay tres opciones. Puede ir a domicilio con una cita a Ubarmin, donde se le prescribe tratamiento por medio del médico rehabilitador. Según los déficit, se lleva a cabo con fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia, si lo requiere. Ese es el paciente ambulatorio.
¿Y las otras opciones?
Tenemos pacientes que tras el evento, sobre todo si son jóvenes y tienen mucho potencial de mejora, pasan directamente a ingresar a Ubarmin. Se lleva a cabo una rehabilitación intensiva de ictus. Hay una valoración por parte del médico rehabilitador, neuropsiquiatría y neuropsicología así como trabajo social. Además, mañana y tarde tienen fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia. En otros casos se derivan a rehabilitación al Hospital San Juan de Dios.
¿Cuánto tiempo están ingresados en Ubarmin?
Al menos dos meses. También se realiza también un seguimiento de dos años en los pacientes más jóvenes, en aquellos que están muy afectados; espásticos, a los que se pincha toxina cada 3-6 meses, y en los que necesitan órtesis (dispositivos como rodilleras, etc.).
¿Qué papel juega la plasticidad cerebral en el recuperación?
Es esencial. Es importante para crear nuevas conexiones y regenerar en la medida de lo posible toda la zona que ha quedado mermada por el problema cerebral. Es importante iniciar la rehabilitación, de forma ambulatoria o en ingreso en Ubarmin o San Juan de Dios, pero de forma temprana y continuarla en el tiempo dependiendo de los objetivos marcados al principio.
¿Cuándo se considera que el paciente es crónico?
Aproximadamente cuando han pasado doce meses desde el debut de la lesión. Sin embargo, eso no quiere decir que a partir de los doce meses no pueda mejorar. Sigue mejorando pero hay que empoderar al paciente y hacerle responsable. No sobreprotegerle en exceso. Hay que enseñarle y darle herramientas para poder ser autónomo, lo más autónomo posible para que no pierda más función.
¿Se tiende a proteger demasiado?
Sí. Es el modelo paternalista con el que hemos nacido. Hay que ser conscientes de que el paciente tiene que continuar con su autonomía. Hay que rebajar un poco la sobreprotección y valorarlo más, empoderarlo para que se responsabilice de su propia patología. El paciente que era hipertenso sigue siéndolo y tiene que responsabilizarse en el autocuidado personal.
¿Al cabo del tiempo la rehabilitación es de mantenimiento, es decir se intenta no perder lo conseguido?
Eso es. Hay un tratamiento al paciente crónico porque pueden tener recaídas. Son pacientes frágiles y vulnerables y podemos volver a tratarles. Pero es verdad que hay que buscar recursos más sociales, por ejemplo en Atención Primaria, servicios sociales de base o ayuntamientos que nos ayuden a que ese paciente siga con ese mantenimiento, fomentando su bienestar. Y, sobre todo, que el paciente se vea acogido, escuchado, valorado y comprendido.
¿Los tratamientos tienen que ser personalizados?
Sí. Es muy importante. El modelo anterior era muy paternalista. No teníamos en cuenta sus creencias, valores. El modelo debe ser individualizado. No todos los pacientes sienten igual ni son iguales aunque el déficit sea parecido. Tenemos que consensuar con ellos qué sienten, qué necesitan, dónde quieren llegar. Y ser realistas, poner objetivos a corto plazo pero siempre sabiendo qué necesitan. Por eso, en Ubarmin las primeras sesiones de tratamiento son de valoración. En ellas conocemos la incertidumbre del paciente, su miedo. El tratamiento diario nos hace tener una relación de empatía con los pacientes. Nos comentan sus problemas y eso nos ayuda a trabajar hacia esos objetivos a corto plazo que se convertirán en mejoras a largo plazo.
¿El trabajo que realizan también depende de la edad?
Claro. Los objetivos son distintos en cada persona y con la edad también cambian.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora