Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituario

Muere en la India la navarra María Teresa Unzu, cofundadora de las Misioneras de Cristo Jesús

Nacida en Pamplona, tenía 97 años de edad y llevaba 68 en la India, donde dirigió varios colegios

Ampliar María Teresa Unzu, vestida con un sari, en 2005 durante una visita a Pamplona
María Teresa Unzu, vestida con un sari, en 2005 durante una visita a Pamplonacalleja
Actualizado el 26/01/2022 a las 08:07
La pamplonesa María Teresa Unzu Lapeira, cofundadora de las Misioneras de Cristo Jesús, falleció el 19 de enero a los 97 años la India. Esta misionera llevaba 68 años en el país asiático siguiendo los pasos de San Francisco Javier. Unzu murió en Puna, ciudad donde la congregación tiene una casa de religiosas mayores.
María Teresa Unzu, María Camino Sanz Orrio y Concepción Arraiza Jaurrieta fundaron en 1944 las Misioneras de Cristo Jesús en Javier, muy cerca del castillo. Su carisma es llevar el Evangelio y dar a conocer a Cristo Jesús respetando costumbres y tradiciones y a la vez intentado construir sociedades más humanas y más justas. Actualmente esta congregación cuenta con casi 300 misioneras en la India y en otros países de Asia, África y Latinoamérica. 
Las pasadas Navidades, María Teresa Unzu escribió una felicitación navideña en la que relataba, con su habitual alegría, la vida en la India. "Estamos en esta Comunidad de Pune 15 hermanas Misioneras de Cristo Jesús. Solo una de ellas tuvo el virus maléfico y se aisló por un mes del resto, estando en su cuarto, encerrada y atendida solo por la enfermera. ¡Y se curó! Gracias a Dios. La peor de todas, soy … yo ¿Enferma? ¡No! pero pronto, cumpliré los 98 años y las energías van bajando. Sesenta y ocho años ininterrumpidos en la India, queriendo amar a Jesús, sirviéndole en sus pobres y gentes necesitadas", escribía.
María Teresa Unzu era la cuarta de 17 hermanos. Vivió en la Plaza del Castillo hasta que a los 18 años se fue a Zaragoza a estudiar Química. Fue en esta ciudad donde descubrió su vocación. Así lo relataba en 2005 en una entrevista en Diario de Navarra: "Ante la inquietud de los exámenes, una compañera me comentó una sentencia de San Juan de la Cruz: En la tarde de la vida te examinará el Señor, solamente de una ciencia: de la del amor. Entonces me di cuenta que tenía un examen en el que no caben ni recomendaciones ni chuletas ni copiar, porque era ante Dios. Quise la matrícula en el único examen importante de la vida".
Después de licenciarse en Químicas, encontró con Camino Sanz Orrio y Concha Arriaza la forma de materializar esos ideales que compartían. El 14 de marzo de 1944 las tres lo dejaron todo y se establecieron en Javier. Teresa Unzu, que era la única que sabía cocinar, les hizo una tortilla de patata. Desde entonces, todos los 14 de marzo se come en la congregación tortilla de patata en recuerdo a la fundación. Camino Sanz falleció en 1991 y Concha Arraiza en 2004.
Con la India recién independizada, las Misioneras de Cristo Jesús fundaron en 1948 la primera misión en la India, en las ciudades de Tohima y Tura. En 1954 María Teresa Unzu viajó a este país, partiendo en un barco desde Gibraltar y  tras once días de navegación. En estas casi siete décadas, ha atendido a enfermos de lepra, de cáncer de cara, ha atendido partos y ha dado de comer a cientos de familias. Ha sido directora de varios colegios del país. Incluso durante la pandemia y a pesar de su avanzada edad, seguía ayudando a los más desamparados. "El país vive unos días horribles y hay lugares donde nunca se ha visto un desastre igual. Hay una demanda brutal de oxígeno. Necesitamos toneladas", escribía en una carta a la Delegación de Misiones de la diócesis
En 2005 visitó Pamplona, para operarse de las rodillas. Volvió hace unos 10 años por última vez. "Me gustaría morir entre los míos", confesaba en la entrevista. Así ha sido. Las misioneras de Javier destacan su "vitalidad y alegría". "Era muy alegre, abierta y positiva. En la India era una figura muy conocida y querida por su gran labor. Autoridades y muchísimos antiguos alumnos han enviado mensajes de condolencia y agradecimiento", señala una de las misioneras.    
volver arriba

Activar Notificaciones