Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Obituario

Fallece a los 58 años el pamplonés Antxon Arza, aventurero

Aventurero, empresario, conferenciante y presentador, en 2000 sufrió un accidente que le dejó en silla de ruedas

Antxon Arza en la nave del polígono de Mutilva donde tiene su empresa dedicada al piragüismo.
Antxon Arza en la nave del polígono de Mutilva donde tenía su empresa dedicada al piragüismo.
Actualizada 16/01/2021 a las 08:53

El pamplonés Antxon Arza Martínez -conocido deportista, aventurero, empresario, conferenciante y presentador de televisión- falleció este viernes a los 58 años (2 de abril de 1962) de forma repentina.

Monitor de escalada en roca y hielo de la Escuela Nacional de Alta Montaña y profesor de esquí de fondo antes de cumplir 20 años, Arza se convirtió en 1987 en un uno de los pioneros integrantes en el televisivo Al filo de lo imposible, todo un programa referente de los deportes de aventura e impulsor de numerosas expediciones, convirtiéndose, más allá de su faceta como alpinista y esquiador, en una figura en el mundo del descenso de cañones y, sobre todo, del piragüismo de aguas bravas, con descensos en los cinco continentes. Una última actividad en la que se inició casi por casualidad al necesitar coger fuerza en los brazos tras haber enfermado de tifus en 1984 durante un viaje a Nepal.

Precisamente en otra expedición, en noviembre de 2000 y cuando era ya padre de tres hijos junto a su ex pareja Koki Cía - su amor por la naturaleza quedó patente en los nombres que les dieron: Ara (como el río oscense) y los gemelos Adi y Saioa (como las montañas navarras-, sufrió un accidente que le cambió la vida. Una mala caída con su piragua en un salto de agua de 15 metros en el río venezolano Yuruaní, le dañó dos vértebras y su vida entonces se vio unida para siempre a una silla de ruedas.


“UNA PERSONA CON PASIÓN"

Una circunstancia que, aunque le hizo reinventarse en el plano profesional (centrándose en la empresa Urban Kayak que fundó y comenzando a ofrecer cursos y conferencias de motivación y trabajo en equipo, recibiendo en 2010 el premio Manager Speaker), no afectó a su vitalidad y energía. Éstas siguieron intactas, permitiéndole adaptarse para seguir disfrutando del piragüismo, el esquí, los paseos y travesías en Batec y quad (cruzó el Sahara, el Gobi y el Taklamakan chino, además de Europa en 2016 en una viaje de Copenhague a San Sebastián), la escalada, el buceo o la natación, una de sus grandes válvulas de escape junto al modelismo.

“Al principio piensas que todo se te cae encima, que todo es mentira, que nada ha pasado. De hecho, sigo soñando muchos días que todavía corro. Cuando ha pasado el tiempo te das cuenta de que sí ha ocurrido. Y es muy importante ese momento, porque hasta que realmente no lo reconoces no puedes empezar a pensar en otras cosas”, recordaba años después el empresario y deportista, quien se definía años después como “una persona con mucha pasión, con ganas de hacer cosas y con mucho por aprender. He tenido la suerte de poder viajar trabajando y eso me ha permitido conocer a muchas personas, que al final es lo más importante. Compartir la vida con otros y buscar la compañía de otras personas”.

No obstante, la vida parecía empeñada en no ponérselo fácil a este pamplonés que resumía muy fácil su filosofía frente a las adversidades en une entrevista para El Periódico en 2008. “Te cortan las alas, pero sigues soñando. Tus ilusiones siguen siendo las mismas, pero hay que buscar la forma de poder llevar a cabo tus sueños en esta nueva situación”, decía. “Al final te sientes privilegiado porque realmente no has perdido la vida. Es una suerte poder seguir haciendo lo que te gusta, poder seguir contándolo, poder seguir insistiendo”.

En septiembre de 2011, el fallecimiento en un accidente de tráfico de Adi, su hijo, a los 15 años fue un nuevo duro golpe para Arza, meses antes de que se estrenara como protagonista y presentador del programa Viviendo al Filo en TVE . “Hay días que se te cae el mundo encima. Piensas, no puede ser, un chaval con tantas ganas de vivir, con tanta energía, tan cariñoso y no volver a verlo, pues no te lo crees, pero yo sigo haciendo cosas -reconocía-. Tengo momento buenos en muchas ocasiones y sigo disfrutando de la vida, pero cuesta, tengo momentos muy malos, lloro mucho, me desahogo. Ya no lloro más mi accidente, lloro por Adi, pero lo importante es buscar momentos para soltar la presión. La vida es una olla a presión y hay que soltar la negativa, y lo hago muchas veces nadando en la piscina o llorando, que es un desahogo muy rico. Hay que buscar objetivos, cosas que te distraigan y te ocupen el tiempo y la cabeza, no te puedes cerrar en la tristeza ni encerrarte en casa, hay que salir y darle la cara al mundo”.

En 2015 fue uno de los tres protagonistas del documental ‘180º Rumbo a la luz’, dirigido por Iratxe con guión de Xabi Luna, y era asiduo al festival de cortos de esquí Skimetraje en Pamplona, siendo su presentador en las últimas ediciones desde 2016.

Te puede interesar

Te puede interesar

 

 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE