Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pelota

Unai Laso es el campeón de Viscarret

Las cosas más auténticas son las más sencillas. Unai Laso perdió el domingo la final del Cuatro y Medio por un doloroso 22-20, pero se ganó más si cabe a todos sus amigos y vecinos de Viscarret, que le quieren y admiran. Este lunes le homenajearon

Ampliar Unai Laso saluda a 28 pelotaris del Club Auñamendi que le hicieron pasillo ayer por la tarde en el frontón de Viscarret
Unai Laso saluda a 28 pelotaris del Club Auñamendi que le hicieron pasillo ayer por la tarde en el frontón de ViscarretJesús Caso
Actualizado el 16/11/2021 a las 07:52
Unai Laso llegará donde llegue en la mano profesional, con el tiempo ganará más o menos. Ojalá sea lejos y con muchas txapelas. Pero donde Unai Laso gana siempre de mano es en la distancia corta. Porque Unai es como se muestra, es de verdad. Rocero, próximo, se hace querer con facilidad. Solo así se entiende que un pueblo como Viscarret, apenas 100 habitantes, se volcara con el pelotari de esa forma ante su primera final. El domingo, con dos autobuses al frontón Bizkaia para arroparle desde la grada. Este lunes, rindiéndole un homenaje sentido, querido y cálido. Un acto sencillo, en el que cada uno ponía lo que tenía. El club de pelota Auñamendi, dos vecinas que le bailan un aurresku, otra que prepara un bizcocho para la merienda de los niños, otro que le hace unos bertsos, el alcalde que lleva una caja con refrescos para el aperitivo popular de después...
Dos cohetes anunciaron a las siete y media la llegada de Unai Laso al frontón de Viscarret. Se abrió la puerta y por allí entró el subcampeón, entre un pasillo hecho por 28 pelotaris del club Auñamendi, el club del valle desde Zubiri hasta Valcarlos.
Laso recibió el caluroso aplauso de todos los vecinos, reunidos en el frontón. Y a partir de ahí no cesaron las muestras de cariño de todos hacia el pelotari del pueblo, hacia su campeón. Porque para ellos es el campeón.
El aurresku bailado por Fernando Ciganda -que después recitó unos bertsos- y dos vecinas del pueblo. Después, el reconocimiento de Viscarret, de manos de su alcalde, Ángel Argain, en forma de placa. En ella se recuerda en euskera que en cada tanto en cada momento de lucha Laso lleva el nombre de Bizkarreta-Gerendiain.
LA TXAPELA DE JOSÉ FÉLIX
Más tarde la escuela de pelota de Auñamendi, con una foto de cuando Unai era un joven pelotari, y dos gerrikos para que los lleve siempre consigo para no olvidar jamás las raíces. Y lo que tienen las cosas espontáneas, de verdad. Salió de la grada su tío abuelo José Félix Zalba, el hermano de su abuela Corpus y de su tía abuela Pilar, se acercó, le puso la txapela que llevaba puesta y se volvió a la grada. Porque para ellos es el campeón.
Nos es fácil que un pueblo pequeño, como Viscarret, tenga dos deportistas en la elite. En eventos sencillos, auténticos, se demuestra la grandeza de un pueblo. Por eso en medio del homenaje llamaron a Josu Mendive, jugador del Magna Xota, que estaba allí como un vecino más, para reconocer su debut en la elite. Son los detalles que engrandecen.
Y Unai Laso, al que se le escapó alguna lágrima en Bilbao y también en Viscarret, se sintió feliz y querido, como en casa.
Foto de grupo tras el homenaje a Unai Laso en el frontón de Viscarret
Foto de grupo tras el homenaje a Unai Laso en el frontón de ViscarretZABAL

Laso: “De la final me quedo con el cariño de la gente”

¿Cómo es el día después de la final?
Muy bonito, no me esperaba este homenaje por parte del pueblo.
Hizo fiesta el domingo.
Sí, cené con los amigos después de la final y luego fiesta; se nos hizo tarde. Durante todo el campeonato me he cuidado muchísimo y tocaba desconectar un poco.
¿Qué recuerdo le viene de la final un día después?
Una final es una locura. En el momento no te das cuenta, ver a la gente allí en el frontón fue la leche. Estaba muy motivado, con ganas de que llegase el partido y liberarme. Mentalmente es duro.
¿Disfrutó?
Fue una final que tuvo como fases. Al principio estaba el interrogante de cómo iba a responder. Me sentía bien y Jon Mariezkurrena no paró de animarme, me dijo que disfrutara, que sintiera el partido. Le puse garra y fuerza y pasó lo que pasó.
¿Lloró?
Lloré porque me emocioné mucho. Al final de una cosa de estas te quedas con el cariño de la gente, todo lo que se ha movido a mi alrededor... valoras sentirte querido por todo el mundo y que todos no pararan de animarte.
¿Ha sacado aprendizajes?
Muchos. Fue una derrota, pero también fue una victoria por todo lo que he vivido. Me dio pena en el momento y estuve enfadado la primera media hora, luego se me pasó. Ahora con perspectiva creo que para ser mi primera final jugué bien, di la talla. Llevo bien las derrotas, las digiero bien. ¿Qué vas a hacer? Tampoco vas a estar dándole vueltas a la cabeza. No queda otra que seguir.
Y con ganas de repetir.
Claro. Quiero desconectar un poco, pero hay otros objetivos como el Parejas. Ya me he quitado la espina de haber llegado al menos a una final. Cuando las juegas, te dan más ganas de estar ahí. Voy a seguir siendo competitivo toda mi vida.
¿Le fastidió el parón del 19 iguales?
Me fastidió la chapa de la contracancha del dos paredes. Luego fui al saque de aire y gané el tanto. Me queda más en la cabeza la parada al txoko esa que hice en vez de hacer gancho que me hubiera puesto 21-20... hubiera estado cerca.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE