Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Osasuna

Aimar Oroz, apto

El canterano deja atrás su lesión de tobillo y su vuelta al grupo es inminente

Ampliar Aimar Oroz toca balón en el entrenamiento del pasado viernes, el último del equipo. Al fondo, Jagoba Arrasate y el doctor Andrés Fernández.
Aimar Oroz toca balón en el entrenamiento del pasado viernes, el último del equipo. Al fondo, Jagoba Arrasate y el doctor Andrés FernándezJ.P. Urdiroz
Publicado el 27/09/2022 a las 06:00
Han pasado 23 días desde que Aimar Oroz jugó por última vez con Osasuna. Venía asombrando con su fútbol el de Arazuri, convertido en referente en el inicio liguero. Su última aparición fue ante el Rayo Vallecano. Después se ha perdido dos partidos y ha tenido que decir ‘no’ a la llamada de la selección española sub 21. ¿La razón? Una lesión dolorosa en el tobillo que ha ido dejando atrás con un plan específico.
Su regreso estaba condicionado a que desaparecieran las molestias. Ha funcionado. Tiene buenas sensaciones y , salvo contratiempo, estará disponible para el partido que disputa Osasuna en el Santiago Bernabéu el domingo (21h).
De hecho, se espera que Aimar se sume desde este martes a la dinámica del grupo. El parón ha servido para mitigar los dolores, dejar descansar la zona y probarse con prudencia. Ha ido quemando las etapas marcadas en la hoja de ruta médica. 
El siguiente paso es comprobar si responde bien en una sesión con el resto de sus compañeros. Arrasate espera a una de las piezas más destacadas del arranque. Titular los cuatro partidos que ha jugado, ha marcado dos goles y ha destapado todo su talento.
PLAN DE RECUPERACIÓN
La mala fortuna de la lesión se originó el 1 de septiembre, tres días antes del encuentro ante el Rayo Vallecano. Aimar tuvo un choque con Sergio Herrera que terminó por afectar a su tobillo izquierdo. Las pruebas descartaron una afección grave. Tanto es así que disputó todo los minutos ese domingo, con gol incluido.
El ‘22’ rojillo arrastraba alguna leve molestia pero nada importante como para ser baja. La semana siguiente empeoró la situación. Dejó de trabajar con el grupo y tenía problemas de movilidad.
Pese a ejercitarse por su cuenta, tuvo opciones reales de jugar contra el Almería primero y el Getafe después. Porque la lesión se ceñía al dolor, a las sensaciones del jugador. Aimar tiene ‘tocado’ uno de los ligamentos de la zona a causa de ese golpe. Se fue probando sin éxito esas dos semanas. No merecía la pena forzar. En el trabajo con balón no estaba al cien por cien, no se encontraba cómodo, aunque las sensaciones cada vez eran mejores.
El canterano seguía trabajando por su cuenta, aparte del grupo. Sin embargo, se le ha visto a diario muy encima de sus compañeros para ver in situ los entrenamientos y no perder el contacto a pie de campo. Eso sí, en zapatillas y sin entrar en acción.
RENUNCIA A LA SUB 21
En pleno proceso de recuperación, el pasado 16 de septiembre, recibió la llamada de Luis de la Fuente para acudir a la concentración de la selección española sub 21. Había dos partidos preparatorios de cara al Europeo de este próximo verano, al que aspira el navarro.
Quedaban un par de días para el Osasuna-Getafe y había esperanzas en que ese tobillo mejorara incluso para jugar el partido. De ahí la citación, ya que los servicios médicos habían mantenido un contacto permanente. La evolución era positiva.
Pero Aimar seguía sin encontrarse cómodo. Los dolores no desaparecían y se perdió el segundo partido seguido. El domingo 18 de septiembre Osasuna comunicó a la Federación que no estaba en condiciones de acudir a Las Rozas con las pertinentes pruebas médicas. Era la decisión más razonable. “Queremos que se recupere con nosotros”, opinó Jagoba Arrasate, que no podía contar con él por segunda semana consecutiva. La sub 21 llamó en su lugar a Beñat Turrientes, de la Real Sociedad.
APUNTA AL BERNABÉU
La tregua por los compromisos de las selecciones ha servido para que consolide la recuperación. Con trabajo individual de gimnasio y de campo. Una semana completa sin competición. No participó en el amistoso contra el Valladolid porque el foco era claro: que estuviera disponible para jugar contra el Real Madrid. El pasado viernes se le vio sonriente y bromista en Tajonar en la última sesión del equipo. Este martes está marcada la vuelta al trabajo, con Aimar en los planes.
El plan parece haber dado sus frutos. Tres semanas después, está previsto que pueda ejercitarse al mismo ritmo del grupo con el Bernabéu en el horizonte. Está por ver cómo responde el tobillo izquierdo en este nuevo paso adelante. Todos los informes son favorables. Aimar Oroz está preparado.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora