Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

El osasunista Valdo, del césped al cine

Se acaba de estrenar la película 'Llenos de Gracia', inspirada en la infancia del excentrocampista de Osasuna

Ampliar De izquierda a derecha, Roberto Bueso, director, las actrices Paula Usero y Anis Doroftei, Dairon Tallón, que hace de Valdo de niño, Carmen Machi y Valdo en el estreno.
De izquierda a derecha, Roberto Bueso, director, las actrices Paula Usero y Anis Doroftei, Dairon Tallón, que hace de Valdo de niño, Carmen Machi y Valdo en el estrenodn
  • Fernando R. Gorena
Actualizado el 28/06/2022 a las 20:17
Se acaba de estrenar la película ‘Llenos de Gracia’, una comedia dramática a la medida de su protagonista, Carmen Machi, y del gusto del público estival. El guión se inspira, sin ser un calco exacto, en la vida de Valdo, que jugó en Osasuna entre 2003 y 2007 y que hoy vive en Pamplona.
La historia que la inspiró comienza un 19 de diciembre de 2004. Osasuna jugaba en Mallorca. A la media hora de juego, Valdo enganchaba una volea y subía el 0-1 al marcador. En la celebración, el centrocampista leonés se levantaba la camiseta y mostraba otra debajo en la que se leía “Hermana Marina”. Esto llamó la atención de la psicóloga Inma Puig, que se puso en contacto con Valdo. Así lo recuerda el jugador: “Empezó todo con ese gol. No solía llevar camisetas con el nombre de Marina porque se los solía dedicar a mi padre, a mi novia o a mis amigos. Inma pensaba que sería a alguna hermana mía”. Pero la hermana era la Hermana Marina, una monja madrileña, que hoy tiene 94 años, y que fue una de las educadoras del niño Valdo en el Centro Santa María de El Parral de Aravaca. Valdo recuerda cómo llegó a aquel centro: “Mis padres se separaron y mi madre y yo fuimos a Madrid. Mi padre continuó trabajando de minero en Laciana (León) y mi madre se colocó de interina en una casa. Yo me quedaba en el internado y los fines de semana me recogía y estaba con ella. Después se marchó a trabajar a Portugal y yo todos los veranos, fiestas y puentes me iba a Laciana con mi padre”.
En la película, por aquello de acentuar el dramatismo, el centro es un orfanato y Valdo, huérfano, algo que no es real. “Yo no estuve nunca en ningún orfanato, sino en un colegio interno. Mi padre se hacía cargo de todos mis gastos y los días libres me iba al pueblo y estaba con él”, aclara. Sí que guarda un gran recuerdo de la Hermana Marina: “Montó un equipo de fútbol para los internos. Había de todo, hijos de familias desestructuradas o con los padres en la cárcel pero también chicos con familias más convencionales. Recondujo con el fútbol a los más rebeldes. Era muy futbolera y muy madridista. Tenía la sala llena de posters del Madrid”, confirma.
Casi veinte años después del gol, Valdo recibió la llamada del director e impulsor de ‘Llenos de Gracia’, Roberto Bueso, que le transmitió su propósito de poner en marcha la película. “Al principio pensé que no iba a salir. Me sorprendió; no me lo podía creer. Estaba un poco escéptico sobre lo que iban a rodar. Se me hacía bastante raro”, afirma Valdo.
El resultado es la comedia dramática ‘Llenos de Gracia’. La Hermana Marina, Carmen Machi, llega a un orfanato amenazado de cierre. Los chavales internos le convierten en diana de sus gamberradas pero ésta consigue revertir la situación impulsando un equipo de fútbol con el encauzar su hiperactividad. Con el joven Valdo conecta de una forma especial.
Hace unos días, Valdo acudió al estreno junto a Carmen Machi y el elenco de la película. Le gustó: “Está bien. Es bonita y transmite cosas muy buenas. Es graciosa y está muy bien hecha. Es una inspiración libre de lo que vivimos en ese colegio, basado más en la historia de Marina”, comenta. “Los valores que transmite, como el compañerismo y el respeto, son positivos”, concluye.
VALDO: "SI YO HE SIDO FUTBOLISTA, HA SIDO GRACIAS A MI PADRE”
Una de las puntos que no le han gustado a Valdo es que, para aumentar el drama, los guionistas convirtieran el centro El Parral en un orfanato para huérfanos y chicos abandonados en lugar de un internado, como él lo vivió. “Yo no he estado nunca abandonado en ningún orfanato y con lo que cuenta la película mi padre no está quedando muy bien. Si yo soy futbolista es gracias a él porque es muy futbolero. En el pueblo se montaba los veranos un campeonato de 24 horas de fútbol sala y ahí estaba mi padre con varios equipos. Siempre ha estado ayudando a chavales con el fútbol y muy involucrado”, aclara. En la actualidad, Valdo está al frente de la AFE en Navarra ayudando y asesorando a futbolistas que tienen problemas contractuales con sus clubes en categorías RFEF. “Necesitan a alguien cercano que les ayude. Es lo que me habría gustado recibir a mí, aunque, gracias a Dios, nunca lo necesité”, afirma Valdo que recientemente ha colgado las botas en el Izarra.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE