Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fútbol

Osasuna termina la temporada con un emotivo empate

Las rojillas han concluido la temporada con un empate a 3 ante el SE AEM con la despedida de Lorena Herrera, que ha marcado 2 de los goles

Actualizado el 29/05/2022 a las 08:44
Marco, de 9 años, y Alain Alzueta, de 7, se secaron la garganta de gritar ayer desde la banda. Vestidos con su uniforme rojillo, los dos niños provocaron la sonrisa y la ternura de la afición al escucharles cantar durante todo el encuentro, en especial cuando entonaron cánticos a todas y cada una de las futbolistas de Osasuna que se despedían en el campo de una temporada que no tuvo el broche del ascenso. Pero a Marco y a Alain, como a toda la afición que asistió ayer a Tajonar, no les importa estar en Primera Iberdrola. La grada fue este sábado una auténtica fiesta, con ambiente sanferminero.
Había demasiados ingredientes emotivos en un encuentro en el que se reunía la despedida de la temporada, la retirada de la mítica capitana Mai Garde y de la estupenda extremo Lorena Herrera, el intento de brindar una victoria para decir adiós, el pasillo del primer equipo a ese filial que es el mejor apoyo cada partido.
No fue posible esa victoria. Seis goles se vieron en el cierre del curso, en un choque en el que Osasuna certifica su ascenso a la segunda unificada y el SE AEM se queda sin nada, como el Deportivo Abanca y otros equipos que soñaron con Primera Iberdrola y ahora tendrán que conformarse con luchar por la segunda. Con ese logro en el bolsillo, las rojillas intentaron brindar un buen espectáculo y lo hicieron, con una protagonista estelar.
Lorena Herrera había anunciado el pasado viernes que dejaba el fútbol. Totalmente inesperado. Pero la joven rojilla lo tenía tan claro como que iba a despedirse a lo grande. Tardó 4 minutos en marcar el primer gol de la tarde y elevar el ambientazo. Tajonar se emocionó con la gran futbolista de Marcilla, que vivía sus últimos minutos como futbolista.
Desde la grada, Mai Garde veía el partido con los ojos llorosos. Ya había derramado lágrimas en el vestuario con sus compañeras antes de empezar. Ver el encuentro a través de los ojos de Mai Garde no era nada sencillo. Orgullo, recuerdos maravillosos, pero también tristeza, ser consciente de que nunca más se calzará las botas. Todas sus compañeras querían dedicarle el ascenso, y no pudo ser. Este sábado era momento de disfrutar, pero era difícil.
Mai gritaba a sus compañeras como una fan más. La música sanferminera animaba el cotarro. Como si de una banda se tratase, las jugadoras de Osasuna B, incansables, cantaban al ritmo de un acordeón que tocaba con gran salero un espectador muy especial: el padre de Kakun.
Lo de menos era casi el resultado. Patri, Celia y, sobre todo, Ibra, pudieron hacer el segundo. El travesaño se lo impidió a la delantera catalana justo al borde del descanso.
‘Lorenazo’ y despedida en pie
A la vuelta de vestuarios, el equipo ilerdense le dio la vuelta en un santiamén. Pero no hubo desánimo, hubo otro lorenazo. La cabeza de oro de la rojilla puso el empate antes de marcharse, con el público en pie. En el minuto 61, a las 20:15 del sábado 27 de mayo, Lorena Herrera dejó el fútbol. Se retiró muy emocionada y recibió el abrazo de todo el banquillo.
Todavía quedaba mucho por ver. Ibra se había quedado con ganas y enganchó un zapatazo en el 66 que terminó rompiendo telarañas para poner el 3-2. No remachó Patri su falta y fue Nadia la que llevó de nuevo el empate.
Lo intentó Celia pero no hubo más movimiento. Osasuna queda tercero, a la espera de que hoy se decida el campeón, y el SE AEM, séptimo. Alain y Marco se lo pasaron en grande y eso es lo que está ganando este equipo: que los niños quieran ver jugar a las rojillas. ¡Hasta septiembre!

3 - Osasuna: Silvia Pérez; Fresneda, Aitana, Josune (Herrero, m. 69), Larumbe (Guallar, m.79); Mar Torras, Celia; Lorena (Iara, m.61), María González (Anita, m.79), Patri Zugasti; Vilariño (Miriam, m.79).

3 - SE AEM: Mireya, Cristina, Nadia, Iris, Kytayeva, Julia, Pixu, Alexia JR (Andrea Gómez, m.75), Tania Riso (Algimante, m.56), Astudillo y Lisa (Abril, m.89).

Árbitro : Alejandro Morrilla Turrión.

Goles: 1-0 (m.4): Lorena. 1-1 (m.46): Kytayeva. 1-2 (m.49): Iris. 2-2 (m.52): Lorena. 3-2 (m.66): María González. 3-3 (m.80): Nadia.

Incidencias: 440 espectadores en Tajonar. Las jugadoras del primer equipo hicieron el pasillo a las del filial por su ascenso a Reto Iberdrola.

Mai Garde y Lorena, manteadas por el equipo

Mai Garde y Lorena Herrera pusieron ayer fin a su carrera deportiva. La capitana ya lo había anunciado el pasado 3 de mayo y su despedida podría entrar dentro de la lógica, a pesar de que no han sido pocas las compañeras que le han pedido que continúe. Mucho más sorprendente ha sido la decisión de la marcillesa, pieza imprescindible del equipo, como quedó ayer patente con sus dos goles, y muy joven, 26 años. Las dos rojillas vivieron de forma diferente el encuentro. Mai, emocionada en la grada, Lorena, en el campo, e igualmente emocionada al dejar el campo.
Tras terminar el encuentro, el equipo se reunió para agradecer el apoyo de la afición, y las rojillas se fundieron en intensos abrazos con mucho significado: despedida, un ascenso a Primera que no se pudo conseguir, satisfacción por el trabajo bien hecho, y adiós a las compañeras que, seguramente, no continuarán.
Pero el gesto más especial se brindó a las dos que cuelgan las botas. Tanto Mai Garde como Lorena Herrera fueron manteadas por sus compañeras, entre los aplausos de la afición, que tardará en ver a dos jugadoras con tanto peso en Osasuna.

Un espectador provocó el enorme enfado de Kakun Mainz

El ambiente del partido fue espectacular, liderado por el acordeón del padre de Kakun Mainz y los cánticos de las jugadoras del filial. Sin embargo, un único espectador se pasó la segunda parte gritando a limpio pulmón “¡Cambios!”, “¡Haz cambios!”. Nadie le hizo especial caso ni le respondió o apoyó, porque no tenía ningún sentido. Fue al terminar el encuentro, cuando Kakun Mainz se dirigió a este hombre y le mostró su enfado en unos términos muy claros. “Estoy trabajando”, concluyó, antes de marcharse entre varios miembros del equipo que trataron de calmarle. El espectador permaneció inmóvil.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones